Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El músculo industrial permanece: así se reciclan pesqueras gallegas en quiebra

Imagen de archivo de la planta de Isidro 1952. |   // 13FOTOS

Imagen de archivo de la planta de Isidro 1952. | // 13FOTOS

“En aquellos años, la Caja de Ahorros de Vigo se convirtió en el armador más importante a causa de los impagados. Yo compré varios barcos a la mitad del precio que habían costado. Vi la oportunidad de hacer empresas mixtas y nos arriesgamos”

decoration

Son las palabras del fundador de Grupo Pereira, José Pereira, recogidas en el libro Por todos los mares del mundo. Recordaba así cómo, con la crisis de los ochenta, se había hecho con buques como el Puente Belesar, Puente Sabarís o Puente Pereira 2, que sucumbió al fuego en las Malvinas. La compañía familiar, hoy en el top 5 nacional, había rescatado capacidad extractiva de la quiebra de pequeños armadores, lo que le permitió crecer en tiempos convulsos. Es una estrategia, la de preservar activos de empresas en liquidación, que ha perdurado hasta hoy. Con tres flancos claros en la actualidad: las liquidaciones de Isidro 1952 (antigua Isidro de la Cal) y la conservera Thenaisie Provoté, y la compra de buques arrastreros, principalmente del Cantábrico –atenazados por falta de rentabilidad–, con destino a terceros países. Caen players en el sector, pero no se pierden con ellos las instalaciones de producción, logística de frío y barcos.

El proceso de enajenación del frigorífico y la planta de elaborados de Isidro 1952 es un buen ejemplo. La compañía, con base en Cambre (A Coruña), solicitó el concurso voluntario en febrero de 2020. No atisbó salida a sus problemas, y pronto la administración concursal recibió la encomienda de redactar un plan de liquidación. Las viguesas Grupo Profand y Wofco son dos de sus pretendientas; Iberconsa, que sí manifestó interés por los lotes en venta, no ha llegado a presentar oferta firme. Las propuestas se han sucedido a lo largo del mes pasado –Congalsa y Frigoríficos Botana también figuran en la terna–, pero algunas se han mejorado al alza, sobrepasando holgadamente los cinco millones de euros. De un lado está el frigorífico, con capacidad para 6.500 huecos de frío y tasado por la sociedad Tinsa en 5,4 millones de euros; por otro, una sala de elaborados con capacidad semanal para 100.000 bandejas semanales de sushi y otras 45.000 para platos preparados. Las posibles sinergias con Caladero, líder en España en la producción y distribución de pescado envasado en atmósfera protectora y antigua subsidiaria de Mercadona, refuerzan el interés de Profand en esta operación.

La inmensa mayoría de la producción de Isidro 1952 estaba concentrada en un único cliente, la cadena de distribución Lidl, por lo que el administrador concursal ha dado un valor de cero euros a las marcas Apetitosos, la propia Isidro 1952, Special Sushi y Sushilunch. No constaba, para el consumidor final, “marca propia alguna, ya que los productos figuraban en los lineales de los supermercados como marca blanca”. Pese al tirón de este producto, inspirado en la cocina nipona, no hay ningún actor de referencia en Galicia que se haya enfocado en él. De hecho, como desveló FARO, Nueva Pescanova decidió el pasado otoño desprenderse de la filial Katei Alimentación, especializada precisamente en sushi, y de la que había tomado el 100% de su accionariado solo diez meses antes. Proveedora de Mercadona, Katei es ahora de Grupo Kabuki. No tenían plantas de elaboración en suelo gallego. Aunque Isidro 1952 no tenga ahora más que un empleado, al menos una de las interesadas en la compra ha asegurado que priorizará la contratación de sus extrabajadores.

Al menos una de las interesadas en Isidro 1952 ha asegurado que priorizará la contratación de sus extrabajadores

decoration

El caso de Thenaisie Provoté es distinto, aunque la conservera, como la firma coruñesa, también intentó distintos proyectos de recuperación o resarcimiento. El último, con una compañía rumana especializada en carne enlatada, Scandia Food, que no encontró socio inversor ni aceptó ofertas de compra como la del vigués Alfonso Caneiro. Como también desgranó este periódico, la administración concursal, ABAC, ha optado por la transmisión de la unidad productiva para dar continuidad industrial a las instalaciones de Mos y O Grove. Tres millones de euros es lo que ha de pagar el inversor que confíe en que las dos fábricas pueden volver a florecer. Hay interesados de la industria de proteína marina, de hecho, para la de Mos, cuya oferta mínima debe ser de un millón de euros (sin la subsistencia de garantías). La grovense parte de dos millones de euros. La cristalización de ofertas está pendiente, en todo caso, de que el juzgado emita el auto de aprobación del plan de liquidación.

Flota

El reciclaje de activos se extiende a los barcos. Existen dos tipos de traspasos de buques, propiciados por las exiguas cuotas y la falta de relevo en armadoras familiares gallegas. Los primeros, de estas empresas, que se apartan del negocio y venden capacidad pesquera a compañías más grandes con capacidad de crecer en caladeros extracomunitarios, tanto en países donde ya estaban asentados como en los que no. La viguesa Vieira, por ejemplo, reforzó su flota en Senegal con la incorporación de dos barcos lucenses: Praia da Marosa y Abrela (ex Minchos Sexto), que fueron reformados antes de partir en 2019 a Dakar. Otros dos buques de la saga Minchos también han encontrado cobijo lejos de las costas gallegas: el Minchos Octavo y Minchos Noveno, sometidos a sendas operaciones de alargamiento y faenando bajo pabellón argentino namibio para Grupo Iberconsa, que acaba de abanderar en Camerún el Monte de Víos. En segunda instancia, además de los traspasos hacia empresas más grandes –y de capital gallego–, están las armadoras que “buscan suerte” fuera de aguas comunitarias para obtener mayor rentabilidad.

Es capacidad que no desaparece completamente; se transforma.

1. Thenaisie Provoté

La planta de Mos, con un precio de salida de un millón de euros, tiene interesados dentro del sector pesquero.

La pesca gallega gana capacidad industrial y extractiva con el rescate de plantas y barcos

2. Frigalsa y Atunlo

Recuperaron las antiguas instalaciones de Freiremar en Beiramar; Iberconsa hizo lo propio con las de Bouzas.

La pesca gallega gana capacidad industrial y extractiva con el rescate de plantas y barcos

3. Nuevos destinos para la flota

El Praia da Marosa es uno de los barcos exportados a caladeros de terceros países, como el Minchos Octavo o el Avedal, de Iberconsa y Pescapuerta, respectivamente

La pesca gallega gana capacidad industrial y extractiva con el rescate de plantas y barcos

Compartir el artículo

stats