Invasión portuguesa el día de su Independencia: “Es abrumador”

Miles de visitantes del país vecino toman las calles de la ciudad para disfutar del alumbrado: ”No tenemos algo así”

A falta de cifras oficiales, se puede decir que Vigo vivió ayer uno de los días de mayor afluencia de su historia. Si el hecho de ser viernes previo al gran puente de la Constitución no fuese suficiente, ayer fue festivo nacional el Portugal. El país vecino celebraba la Restauración de su Independencia y miles de ciudadanos lusos, sin temor a exagerar, vinieron a Vigo a disfrutar del alumbrado navideño. Ese cóctel perfecto provocó que ayer durante toda la tarde prácticamente fuese imposible avanzar unos metros en todo el casco urbano tanto por carretera como caminando.

Porta do Sol, ayer, a rebosar de turistas, la mayoría venidos de Portugal.   | // R. GROBAS

Porta do Sol, ayer, a rebosar de turistas, la mayoría venidos de Portugal. | // R. GROBAS / Carlos Ponce / V. Currás

Fabio Pinheiro es uno de los portugueses que estaba ayer en Vigo. Procedente de Vila Nova de Cerveira, acudió con toda su familia (mujer y dos hijas). “Teníamos este día marcado en el calendario desde hace tiempo. Las niñas nos pidieron muchas veces ver las luces de Vigo y aquí estamos. Es impresionante”, aseguraba antes de reconocer que le pareció “abrumador” la cantidad de gente que había. “Sabemos que la mayoría de los que estamos aquí hoy somos portugueses”, bromeaba.

Diciembre comienza en Vigo con atascos por la Navidad

Diciembre comienza en Vigo con atascos por la Navidad / Javier Teniente

Pero no le faltaba razón. Un simple vistazo a las matrículas de los centenares de coches atrapados en el monumental atasco dejaba entrever que un gran porcentaje de las personas que había ayer en Vigo procedían del país vecino. “Llevamos dos horas en el coche y aún no pudimos ver nada. No hay sitio en ningún parking. Pero no pasa nada, sabemos que merecerá la pena. Nos lo pasaremos bien”, comentaba sin bajarse del vehículo Andreia Vaz, que llegaba ayer a media tarde a Vigo junto a dos amigas y se quedaban hasta el sábado.

Una de las cosas que más enamoró a los lusos fue el mercado de Navidad de Plaza de Compostela. “Venimos de Oporto y no tenemos algo así. Ya hemos comprado varios regalos y también cosas para comer. Hay mucha variedad y es precioso”, aseguraba Angelina Oliveira, que estaba ayer en Vigo junto a su novio: “Hemos visto todas las atracciones que salen en la tele. Y en persona son mucho mejor”.

Colas kilométricas

Dentro del tráfico habitual de un viernes, las calles del centro comenzaron a sufrir retenciones desde poco antes de la hora de comer; por lo que desde el Concello se decidió adelantar tres horas la activación del plan de tráfico especial que normalmente arranca a las 17 horas. En él participaron 41 agentes de la Policía Local, de los cuales 15 ejercieron como refuerzo. Al mismo tiempo, la Subdelegación de Gobierno activó su dispositivo de “medidas especiales” en el que incrementó la vigilancia y control en la Autopista del Atlántico, la VG-20, A-55 y N-552. El túnel de Beiramar, la AP-9V, la Avenida de Madrid y viales céntricos como Gran Vía, Alfonso XIII y Rosalía de Castro volvieron a registrar retenciones kilométricas –hasta 5 kilómetros en la autopista– al tiempo que los aparcamientos colgaban el cartel de completo.

Primer viernes de Navidad en Vigo: el festivo en Portugal desata el caos circulatorio

FDV

Incluso antes del encendido de las luces numerosos coches con matrícula del país vecino comenzaron a aparcar en aceras, bordillos y demás espacios de la vía pública. Un año después se volvieron a vivir situaciones tan peligrosas como las de los coches aparcados en el interior del túnel de Beiramar, haciéndolo esta vez en los accesos de la AP-9. Algunos conductores llegaron a encararse con los vecinos que les recriminaron el lugar donde estacionaron sus vehículos.

Había coches aparcados en lugares prohibidos -la mayoría de matricula portuguesa- como en la entrada a la autopista AP-9 por Isaac Peral, el lateral de Beiramar e incluso encima de aceras.

Había coches aparcados en lugares prohibidos -la mayoría de matricula portuguesa- como en la entrada a la autopista AP-9 por Isaac Peral, el lateral de Beiramar e incluso encima de aceras. / FDV

Desde la sala de control de tráfico se indicó que no se produjeron incidencias reseñables, limitándose a multar a aquellos coches mal estacionados y tratando de redirigir el tráfico hacia Samil. El principal quebradero de cabeza fue el corte de tráfico adicional desde Praza de España por la manifestación de los trabajadores de Vitrasa. Estos atascos afectaron también a la ministra de Educación, Formación Profesional y Deportes, Pilar Alegría, quien iba a mantener un encuentro con el PSdeG-PSOE local. La elección del mismo, en una cafetería de Porta do Sol –kilómetro cero también de la Navidad– provocó que ante los atascos presntes y la imposibilidad de llegar a las 17.45 horas al lugar fuera cancelado a esa hora. De esta manera, la portavoz del Gobierno puso rumbo a Pontevedra, donde presenció el partido de la selección femenina de fútbol en el estadio de Pasarón ante Italia.

Paradójicamente, todas las frecuencias con destino a las estaciones de Vigo del Eje Atlántico o el Tren Celta contaban con plazas disponibles para la tarde de ayer. La ausencia de refuerzos o servicios después de las nueve de la noche hicieron que no fuera una alternativa para los miles de visitantes.