El atasco judicial en Vigo se perpetúa por encima de los 20.000 litigios: 570 por juzgado

Los procuradores urgen implantar el modelo portugués para acabar con el colapso | Los abogados piden además una segunda sección civil para la Audiencia

Lourdes Carballo y José Antonio Fandiño (centro), ayer, en la comparecencia en Santiago en la que participaron agentes de execução de Portugal.

Lourdes Carballo y José Antonio Fandiño (centro), ayer, en la comparecencia en Santiago en la que participaron agentes de execução de Portugal. / X. Álvarez

Marta Fontán

Marta Fontán

Las mareas están agitadas judicialmente hablando. Las huelgas y concentraciones convocadas por distintos operadores judiciales en este 2023 son un claro ejemplo. Ayer mismo los presidentes de los tribunales superiores de justicia de toda España mostraron su “preocupación” por la situación actual, “con graves problemas de eficacia y organización” y “en riesgo de parálisis y colapso”. Y también ayer, en una rueda de prensa en Santiago de Compostela, procuradores y abogados alertaron sobre el atasco que afecta a toda Galicia, comunidad en la que, a día de hoy, “hay más de 400.000 personas esperando por una resolución judicial”.

La comunidad alcanzó en 2022 su “máximo histórico” en colapso judicial, con 167.187 casos sin resolver, según el Informe de la Justicia en Galicia 2023 presentados por el Consello Galego dos Procuradores y el Consello Galego da Avogacía, presididos ambos por los decanos de Vigo, José Antonio Fandiño y Lourdes Carballo respectivamente.

Por ciudades, A Coruña, Lugo y Santiago están a la cabeza. Vigo, con 20.508 asuntos a la espera de respuesta, tuvo un crecimiento del 33,5%, por encima de la media gallega: 570 casos por órgano judicial.

“La situación es caótica”, denuncia Fandiño, que pone sobre la mesa una demanda que llevan años planteando: exportar el modelo portugués que permitió descongestionar sus juzgados. Quieren implantar la figura del procurador ejecutivo. Una ejecución de embargo que en Galicia “puede retrasarse meses”, en el país vecino se hace “en segundos” gracias, explicaron en una comparecencia en la que estuvieron representantes de los agentes de execução lusos. Lourdes Carballo pide además para Vigo otra sala civil de la Audiencia.