Povisa pone en marcha un quirófano de alto rendimiento para operar en fines de semana

Un equipo trabaja alternando dos salas para poder optimizar los tiempos | La seguridad y la humanización son condiciones básicas

El hospital Ribera Povisa.  // Alba Villar

El hospital Ribera Povisa. // Alba Villar / A. Blasco

Para cumplir con los objetivos de lista de espera fijados por el Servizo Galego de Saúde (Sergas) con los usuarios que tiene adscritos, para sacar adelante las cirugías de pacientes públicos que le deriva a mayores del concierto y para atender la creciente demanda en el sector privado, el Hospital Ribera Povisa busca cómo sacar el mayor partido a sus recursos. Una de las últimas medidas implementadas es el quirófano “de alto rendimiento” para realizar operaciones los sábados.

El gerente de Ribera Povisa, José David Zafrilla, explica que la iniciativa ha partido de los propios profesionales. “Es de forma consensuada y a propuesta de los profesionales”, destaca.

El objetivo es poder aprovechar al máximo el tiempo del personal facultativo y de Enfermería. Tras una operación, para poder realizar la siguiente, hay un tiempo de limpieza de las sala que puede extenderse unos 45 minutos. En el sistema de alto rendimiento ya estaría disponible un segundo quirófano para que pudieran intervenir a otro paciente mientras adecuan el primero.

Zafrilla destaca que esta eficiencia no se busca a cualquier precio. Subraya que, “por encima de todo se pone la seguridad del paciente”. “Eso no se puede descuidar nunca”, insiste. También resalta que, con esta iniciativa, siguen prestando especial atención a la humanización. “Por querer ser más productivo, no tenemos que descuidar la información al paciente y la confortabilidad”, remarca y añade: “Esto no es una cadena de montaje”.

Este sistema lo pueden poner en marcha en el centro concertado solo en fines de semana, ya que de lunes a viernes, en horario de mañana, el área quirúrgica está a pleno rendimiento y no hay salas libres para ello.

En una reciente entrevista concedida a FARO DE VIGO, el gerente del hospital ubicado en la calle Salamanca y director de operaciones el Grupo Ribera, detallaba que la actividad quirúrgica no solo había recuperado ya el ritmo de la época prepandemia, sino que lo había incrementado. En concreto, señalaba que la subida en 2022 fue de un 12% con respecto al año anterior y de más de un 4% comparado con 2019.

Los hospitales deben recuperar toda la actividad aplazada en los tres meses de mayor paralización por la pandemia de COVID-19 y en la ralentización posterior. Diferentes circunstancias están llevando a los hospitales privados a tener una “sobredemanda”, según explicaba Zafrilla. En Ribera Povisa se realizan unas 24.300 intervenciones al año.

En cuanto a los objetivos de demora fijados por la Consellería de Sanidade para las listas de espera de los pacientes públicos adscritos –entre 60 y 65 días–, el gerente del hospital aseguró que los tienen “muy controlados”. “Hemos mejorado en algunas especialidades, en Oftalmología y Traumatología, donde estábamos al límite de ese objetivo. Son los servicios más demandados por la población”, indicó.