Gran Vigo

Hiperxel, a concurso tras sumar más de 30 procedimientos judiciales en toda Galicia

La matriz de la cadena gallega “sortea” la liquidación ante un “posible inversor” y opta por acreditar su insolvencia voluntariamente | La absorción de Cíes “lastró” su actividad, justifica Xeldist Congelados

La plantilla de Hiperxel, en una protesta esta semana delante de una tienda.

La plantilla de Hiperxel, en una protesta esta semana delante de una tienda. / jorge garnelo

Tras un año de altibajos, incertidumbre y sobre todo, con tres o más nóminas pendientes de cobro, los trabajadores de Hiperxel se enfrentaron este viernes a la dura realidad que les espera. Xeldist Congelados –matriz de la histórica cadena gallega– ha presentado finalmente un concurso de acreedores voluntario. Lo hizo durante la tarde de este jueves en el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo, informó a los trabajadores la dirección, que hace 15 días comunicaba a su plantilla que en caso de no obtener ninguna “vía de financiación” se verían abocados a la liquidación. No será así, al menos por ahora. Según fuentes cercanas a la gerencia hay un “posible inversor” interesado en adquirir la compañía, por lo que han optado por esta fórmula para intentar garantizar la continuidad de la firma.

La sociedad con base en A Riouxa (Teis) llega a las puertas de la justicia y lo hace con más de 30 procedimientos judiciales abiertos en toda Galicia. Concentra la mayoría de estos asuntos en juzgados de primera instancia e instrucción (unos 25), principalmente desahucios y reclamaciones de rentas vinculadas al alquiler de algunos inmuebles donde tienen tiendas (ocho). A ellos se añaden otros procedimientos de tipo monitorio y cambiario (cinco y cinco respectivamente) para exigir el pago de deudas. De igual manera, 12 actuaciones son llevadas por distintos juzgados de lo social, la práctica totalidad ligadas a despidos y ceses de empleados que quieren desvincularse de la empresa sin perder el derecho a ser indemnizados.

En la memoria jurídica y económica presentada por Xeldist Congelados al Juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo, la matriz de Hiperxel atribuye su caída “a la concurrencia de distintos factores”, jugando un papel fundamental “las causas externas del entorno económico”. En este sentido, argumentos que utilizan como la merma del poder adquisitivo de los hogares o el descenso gradual del consumo de pescado congelado son cuanto menos llamativos. Se obvia la criticada gestión del Grupo Vinova de Juan José Villamizar –que en solo un año hundió una cadena que funcionaba como un reloj– si bien la firma sitúa la absorción de Congelados Cíes como uno de los detonantes de la crisis.

“Lejos de producir sinergias entre ambas sociedades provocó que se lastrara la actividad de la deudora con incremento de costes”, consta en el auto sellado ayer por la magistrada Amelia María Pérez, la misma jueza que en su momento –el 2 de diciembre del pasado 2022– autorizaba el plan de viabilidad que pretendía reestructurar el pasivo de la compañía. Ese documento terminaría siendo tumbado parcialmente por la Audiencia Provincial de Pontevedra, que el pasado 10 de abril estimaba las impugnaciones presentadas por Novicap Limited, Finanzarel y Finalbion.

Tal como recoge la sentencia de este viernes, la aceptación del recurso de estas tres entidades financieras –a las que se aplicaba quitas “desproporcionadas” del 85%– fue lo que determinó el vencimiento de sus créditos, al no poder extenderse sobre estos los efectos del plan de reestructuración”. Ello influyó en que Xeldist Congelados presentase “un patrimonio neto negativo”, lo que “tensionó” su tesorería y propició su insolvencia.

Entre otros motivos que la matriz de Hiperxel esgrime para acreditar voluntariamente su estado actual destaca “la imposibilidad de acceso a dinero nuevo en los principales mercados bancarios y financieros, fruto de unos niveles de riesgo excesivo”. También “el sobrestock; la caída de ventas motivada por la pérdida de confianza de los clientes, las dificultades de aprovisionamiento y la situación de mercado; y la falta de liquidez, que redujo el gasto de publicidad en campañas promocionales como medio para incrementar la clientela”.

“Negociaciones avanzadas”

Así las cosas, Xeldist Congelados irá concurso aunque en principio no será con el objetivo de liquidar los activos de la compañía, sino para ganar tiempo para renegociar la deuda con sus acreedores. Conforme informaron desde la dirección de la empresa a los trabajadores, esta decisión llega ante las “negociaciones avanzadas” con un “posible inversor”, por lo que su intención pasaría por garantizar la continuidad de la cadena gallega.

En este contexto, el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo nombró ayer administrador concursal al bufete vigués Lener, con domicilio en el 12 de Colón y que tendrá cinco días para presentarse en el juzgado y aceptar o no el cargo. Una vez lo haga y la resolución sea publicada en el BOE, los acreedores tendrán un mes para comunicar la existencia de sus créditos. De igual modo y como es habitual, el administrador concursal tendrá dos meses desde que acepte el cargo para emitir un informe respecto a la situación de la firma.

Este concurso voluntario afecta a todos los establecimientos que Hiperxel y Congelados Cíes poseen en la comunidad autónoma: 10 tiendas en Vigo, 16 en su área metropolitana (contando las dos de Mos y las que hay en Nigrán, O Porriño, Baiona y Salceda de Caselas), 38 en Pontevedra y 102 en toda Galicia (contando con las 34 de A Coruña, las 30 de Ourense y las 18 de Lugo). En riesgo más de 300 puestos de trabajo, casi la mitad en la provincia pontevedresa y unos 70 en la ciudad olívica.

[object Object]

“Nos comentan desde la empresa (Hiperxel) que se solicitó el concurso voluntario de acreedores mientras se sigue negociando con un grupo de inversores... No dicen cuales. Si no se llegara a un acuerdo con ellos, el administrador concursal decidirá la liquidación de la empresa. Como podéis ver, se mantienen en la misma, pero lo que sí es cierto es que se solicitó el concurso voluntario. La muerte de la empresa está más cerca, lo malo es el tiempo que tardará en morir”.

Este mensaje corrió ayer como la pólvora entre los trabajadores de Xeldist Congelados, que poco a poco fueron enterándose del futuro de su compañía por WhatsApp. Ante la falta de respuestas de la dirección, el comité confirmó a FARO que la huelga indefinida se mantiene. Junto al paro también continuarán manifestándose a lo largo de toda la geografía gallega.