El hijo de la fallecida por cáncer a la que diagnosticaron lumbalgia: "El trato del Sergas fue insultante"

Iván Mosquera relata el "duro" proceso desde que enfermó su madre hasta que la Justicia reconoció los fallos médicos | "No vamos a gastar los pocos recursos que tenemos cuando lo que le pasa está tan claro", les había dicho un traumatólogo

La fallecida, Estrella del Carmen Goce Ferreira, con su marido - Raúl Mosquera Rodríguez- y sus dos hijos - Iván (izq.) y Cristian (dcha.).

La fallecida, Estrella del Carmen Goce Ferreira, con su marido - Raúl Mosquera Rodríguez- y sus dos hijos - Iván (izq.) y Cristian (dcha.). / Cedida

Iván Mosquera Goce rememora con nitidez la mañana de septiembre de 2015 en la que tuvo que practicarle a su madre, de 56 años, una infructuosa maniobra de reanimación. Su padre, a punto de llevarla una vez más urgencias, se encontró con que no respondía y llamó a sus hijos. ¿Cómo era posible estar viviendo esa situación, estar acompañando su cuerpo inerte en la ambulancia, si los médicos les habían repetido una y otra vez que la mujer solo sufría un problema lumbar?

La respuesta llegó uno o días después, por vía telefónica. La doctora que le practicó la autopsia preliminar se lo explicó: Estrella del Carmen Goce Ferreira, de Ponteareas, murió de un cáncer de pulmón que se había extendido por su cuerpo. "Tuvo que sufrir un dolor inhumano", le contó a su hijo la médica, que también calificó de "grotesco" el papel del Sergas durante los tres meses anteriores. Pero pronto se encontraron con que "nadie" respondería de aquellos errores.

Lo que había ocurrido en ese periodo previo lo cuenta, a grandes rasgos, la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en la que condena al Servizo Galego de Saúde a indemnizar con 20.000 euros más intereses —10.000 para el viudo y 5.000 para cada uno de los hijos— a la familia de la víctima. Contra la resolución cabe recurso, hasta finales de este mes, ante el Tribunal Supremo, pero de momento el Sergas no lo ha presentado.

"No vamos a gastar los pocos recursos que tenemos en otras pruebas cuando lo que le pasa está tan claro", les dijo un traumatólogo

En declaraciones a FARO, detalla más los hechos relatados en la resolución judicial Iván Mosquera. "Fue un desastre, muy duro. La médica de la ambulancia me decía que por un disco intervertebral no podía pasar eso".

Porque el de los problemas lumbares fue el único diagnóstico que obtuvo Estrella del Carmen desde que a principios del verano fue a su médico de cabecera en el centro de salud de Ponteareas. Los sucesivos galenos que la vieron coincidieron, incluido un traumatólogo que "en 20 segundos" revisó una placa. "No vamos a gastar los pocos recursos que tenemos en otras pruebas cuando lo que le pasa está tan claro", recuerda Iván que les comunicó.

¿Dolor psicológico?

Como el dolor de la mujer no remitía pese a que la analgesia iba en aumento, los médicos llegaron a la conclusión de que su sufrimiento debía tener raíz psicológica. La familia se resignó ante tanta unanimidad. "Piensas que deben de tener razón", explica el hijo, ahora de 36 años. Pero no la tenían, como supieron gracias a aquella llamada sobre la autopsia preliminar.

A partir de ahí, la familia afrontó un largo "y doloroso" proceso de casi ocho años hasta obtener el reconocimiento de la Justicia, un periodo en el que les acompañó el abogado Cipriano Castreje. Lo primero que hizo Iván Mosquera para preparar la reclamación patrimonial frente al Sergasfue pedirle al médico de cabecera los informes sobre su madre. Le dio las condolencias, le dijo que les ayudaría, pero días después le informó de que no podía pasarle esa documentación para no "meterse en líos".

Estrella del Carmen Goce Ferreira.

La fallecida, Estrella del Carmen Goce Ferreira. / Cedida

Una vez presentada la denuncia, el Servizo Galego de Saúde, "la despachó en unos días". "Su actuación fue vergonzosa desde el principio, primero diciendo que todo estaba bien hecho". Luego, ya en el juicio, cambiaron la línea de defensa, y argumentaron que, aún detectando el cáncer, solo un 16 % de pacientes en ese estadio habría sobrevivido dos años. "¿Y por qué no iba a ser mi madre una de esas 16 de cada 100 personas? Y aunque no lo fuera, si lo supiéramos habríamos vivido esos tres meses de otra manera. Nos privaron de disfrutar de ella".

"Insultante"

Iván Mosquera mantiene la calma mientras relata unos hechos que tanto a él como a su hermano (29 años) y a su padre (60 años) le supusieron "un impacto muy fuerte" que los dejaron "desubicados durante un tiempo". Ha decidido conceder esta entrevista para que la gente sea consciente de que a cualquiera le puede pasar, y que, en caso de duda, pidan una segunda opinión.

También aprovecha para denunciar la falta de empatía de la Administración sanitaria y su actitud a lo largo de estos años. "No es un coche, es un persona (...) Es insultante hacia el paciente y hacia la sociedad que con sus impuestos sufraga el servicio", protesta. Las únicas muestras de consideración desde el Sergas las tuvieron por parte de aquella médica que hizo la autopsia preliminar y, en primer término, del doctor de cabecera. Ahora han encontrado el alivio y el reconocimiento por la vía judicial.