Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ROY LEONARDO BARRERAS MONTEALEGRE | Presidente del Congreso de Colombia

“Quizás venga a vivir a Vigo, es una ciudad bonita y tranquila”

Visita por primera vez la urbe olívica, donde nació su abuelo | Se encontró con familiares que no conocía

Barreras, ayer, en un hotel del centro de la ciudad. R.G.

“Los hijos de Galicia han demostrado al mundo de muchas maneras su resiliencia, su capacidad de superar la pobreza, el hambre y la guerra y de irse a otros lugares del mundo a triunfar”. La frase es de Roy Leonardo Barreras Montealegre (Cali, 27 de noviembre de 1963), un claro ejemplo de ello. Es presidente del Congreso de Colombia, además de médico cirujano y escritor, y presume de haber firmado hace cinco años, a nombre del Estado colombiano, la paz con la guerrilla más antigua de América Latina, las FARC. Su abuelo, Jesús Barreras Domingo, de la familia de ADN conservero y astillero Barreras Massó, nació en Vigo, pero la Guerra Civil lo expulsó de su tierra: primero, a Estados Unidos; luego, al país sudamericano. Más de 80 años después, su nieto visita la ciudad olívica por primera vez, donde se encontró ayer con familiares que no conocía. Estuvo días atrás en el Parlamento Europeo. Su siguiente parada, Marruecos, adonde irá a cumplir una tarea diplomática oficial. Un cáncer de colon le ha hecho adelantar el término de su vida política: la deja en julio de 2023.

–¿Cómo se encuentra de salud?

–Muy bien, muy animado.

–¿Qué le parece Vigo?

–La estoy conociendo ahora en persona con mis hijos, Lorenzo y Simón, de 17 y 14 años, respectivamente. Conozco la historia que mi abuelo me contaba. Mi abuela Prima García y García nació en Vilalba y mi abuelo Jesús Barreras Domingo, en Vigo, es hijo de Francisco Barreras, familia de José Barreras Massó. Iré a conocer Vilalba y estoy considerando venir a vivir Galicia dentro de un año. Me encantaría vivir en el sitio en el que nacieron mis abuelos. Es el regreso del hijo pródigo, así me siento.

Roy Barreras, en Vigo con sus dos hijos y familiares recién conocidas. R.G.

–¿En qué sitio de Galicia le gustaría vivir?

–Quizá, en Vigo, Vilalba o Santiago. Estoy explorando, tengo tiempo para decidir. Vigo es una ciudad tranquila y bonita. Me parece emocionante que el nieto del emigrante regrese después de más de 80 años, puesto que mi abuelo nunca volvió a Galicia.

–¿Cómo está la salud política de Colombia?

–Estamos en un gobierno de cambio. Por primera vez en 200 años, ganó un gobierno de izquierda democrática. Estamos haciendo una reforma de fondo, tratando de consolidar la paz. Hace cinco años, firmé a nombre del Estado colombiano la paz con la guerrilla más antigua de América latina, las FARC; paramos esa guerra. Ahora, queda la guerrilla más pequeña, que es el ELN (Ejército de Liberación Nacional). Estamos empezando los diálogos con ellos. Por otro lado, estamos haciendo reformas sociales, porque Colombia es un país lleno de riqueza y diversidad, pero inequitativo, donde hay una gran brecha social. Nuestra tarea es cerrarla.

–¿Qué retos tiene por delante hasta julio de 2023?

–Tengo el compromiso de sacar adelante todas las reformas sociales que requiere Colombia. Ya hemos hecho una reforma tributaria fuerte para cobrar más impuestos a los ricos y tener más dinero para la gente más pobre. Hemos aprobado una ley que permite los diálogos de paz con los grupos ilegales, la ley de paz total; un tratado internacional para la protección del medio ambiente; y queremos hacer una reforma del sistema de salud colombiano, laboral, pensional… Es decir, construir condiciones sociales más equitativas.

Barreras, ayer, en García Barbón. R.G.

–¿Y cómo ve la salud política de España?

–Hay estabilidad. El gobierno colombiano tiene la mejor relación con el gobierno de Pedro Sánchez, hay afinidades ideológicas. Acabo de decir en el Parlamento Europeo que esperamos que España, que preside la Unión Europea desde julio [de 2023 hasta el 31 de diciembre de 2023], estimule la integración de América Latina para que la relación entre las comunidades de naciones europea y latinoamericana sea más de bloque.

–¿Con qué Colombia sueña?

–Una Colombia que supere las violencias y la maldición heredada, el narcotráfico, un invento del primer mundo. Tenemos una gran posibilidad de ser una potencia agroindustrial para exportar alimentos al mundo.

–¿A qué se dedicará cuando acabe la vida política?

–Quiero escribir. He escrito ya siete libros. Tengo una maestría en Literatura Sudamericana y soy médico cirujano, pero mi vocación es la literatura. Ojalá pueda hacerlo aquí en Galicia. También le dedicaré más tiempo a la familia.

–¿Tiene algún libro en desarrollo?

–Tengo varias ideas para nuevas novelas. Empecé Las fieras que somos, de corte antropológico a propósito de lo que significa el ser humano violento cuando desaparecen las instituciones, se borran los límites del Estado de derecho y la gente vive sin Dios ni ley. Aparecen los fenómenos y pasiones más primitivos.

–¿Qué sueños le quedan por cumplir?

–Tengo 59 años, hago un balance de si he sido útil o no. Me queda por hacer, simplemente, una cosa: vivir. Disfrutar de los hijos, la familia, crear algo que resulte útil. Durante este año, intentaré poner todo mi esfuerzo para poder firmar la paz completa en Colombia, que es la última tarea que quisiera realizar en mi vida política. Tenemos que terminar el proceso de paz con el ELN, una guerrilla fundamentalista.

Compartir el artículo

stats