BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de la factoría fotónica viguesa: cronograma, inversión y empleos

Los socios del proyecto firman la constitución de la empresa, bautizada como SPARC - El profesor de la UVigo Francisco Díaz será el CEO

Por abajo desde la izq., José García Costas, Abel Caballero, David Regades y Manuel Reigosa; por arriba desde la derecha, Francisco Díaz, Samuel Méndez, Carlos Mosquera, Pablo Rueda y Francisco Soares. | // MARTA G. BREA

El centro de producción de semiconductores fotónicos de Vigo ya es una realidad. Los socios de SPARC (III-V Semiconductor Foundry and Advanced Photonics Research Centre), el nombre con el que se ha bautizado a la compañía que dará vida a la fábrica, firmaron ante notario en la sede del Consorcio de la Zona Franca de Vigo su constitución, que prevé colocar a la ciudad “en la vanguardia mundial de esta tecnología”. El objetivo es iniciar la producción a finales de 2025 en las instalaciones del Consorcio en la calle López Mora. Inicialmente, se espera una inversión de 35 millones de euros –llegará a 66 millones hasta 2027–y la creación de 60 empleos directos.

Edificio en el que se construirá la planta fotónica. Marta G. Brea

En el equipo de promotores, están Francisco Díaz-Otero, con más de 15 años de experiencia en industria y 10 en investigación, que será el CEO; Francisco Soares, con más de 25 años en el mundo de la fabricación, simulación y diseño, que será el responsable tecnológico; José Pozo, con más de 25 años de experiencia comercial y desarrollo de negocio, que será el jefe de comunicación; Eladio Crego, con más de 20 años de trayectoria financiera a sus espaldas, que asumirá las responsabilidades de director financiero; y Carlos Mosquera, con más de 20 años de carrera en consultoría e investigación. La compañía contará con tres asesores –equipo de Advisory Board–: José Capmany, que aportará la visión emprendedora; Guillaume Binet, experto en epitaxia –proceso en la fabricación de circuitos integrados que consiste en la deposición de una sobrecapa cristalina sobre un sustrato cristalino–; y Liam Barry, que trae bajo el brazo la visión científica. El despacho de abogados DWF-RCD y la firma de consultoría estratégica Estratega prestarán a SPARC el asesoramiento jurídico, financiero, de inversión y estratégico.

En la hoja de ruta de SPARC, está marcada en rojo la fabricación de más de 1.500 obleas –placas finas de un material semiconductor para construir microcircuitos– anuales, lo que equivale a colocar en el mercado entre 75.000 y 90.000 chips fotónicos al año. Contará con una sala limpia de unos 1.600 metros cuadrados de última generación para la fabricación de volúmenes medios y altos de chips de semiconductores, así como con un centro de I+D para ofrecer a los clientes el acceso a los servicios adicionales necesarios para conseguir productos fotónicos certificados, un concepto que es “único y singular en Europa”, según los promotores.

Programa de formación

Además, la planta fotónica viguesa incluirá un “programa de formación de recursos humanos altamente cualificados” que estará vinculado con las universidades gallegas para acceder al talento y con el ecosistema de fotónica europeo; además, permitirá el fomento de un ecosistema de empresa para demandantes de soluciones fotónicas en Galicia y España. Según informan los responsables del proyecto, “se han sondeado a unas 90 empresas del sector con un índice de respuesta que garantiza la futura producción de la fábrica”.

Este es el primer paso de un centro pionero en Europa, cuyo capital se reparte entre los cinco socios promotores, con un 94,4%, y los cuatro socios financieros e institucionales, con el 5,5%. Entre los socios promotores, está el profesor de la Universidad de Vigo Francisco Díaz, que liderará el equipo y será el CEO de la compañía, y, entre los socios institucionales, se encuentran la Zona Franca de Vigo a través de la sociedad de capital riesgo VigoActivo, y la UVigo.

El delegado del Estado en la Zona Franca, David Regades, destacó que “además de establecer en Vigo un centro puntero en Europa, el proyecto SPARC tendrá un efecto tractor sobre sectores tecnológicos y estratégicos de España, con creación de empleos de altísima cualificación y startups”. “Es un día muy importante para la innovación y tecnología en Europa: nace en la ciudad de Vigo, gracias a los fondos de recuperación europeos, un nuevo sector en España que va a ser capaz de generar y garantizar la industria los próximos 20 años con la creación y fabricación de semiconductores fotónicos”, señaló.

Regades subrayó que esta tecnología, en estos momentos, “solo existe en tres plantas en Europa: Holanda, Alemania y Francia”. “El mayor centro de investigación de semiconductores fotónicos está en Bélgica y nació de la misma forma, a través de la creación de una pequeña planta de producción”, apuntó.

El alcalde de Vigo y presidente de Zona Franca, Abel Caballero, subrayó que “SPARC colocará a la urbe en la vanguardia mundial de la tecnología fotónica”. “Igual que fabricamos automóviles, fabricaremos microchips”, apostilló.

La redacción del proyecto, a principios de 2023

El cronograma de SPARC fija la redacción del proyecto en el primer semestre del año que viene y la solicitud de la licencia urbanística a mediados. Se espera que la obra de renovación del edificio se licite en la segunda mitad de 2023 y los trabajos se prolonguen desde finales de 2023 hasta los primeros pasos de 2025, escalón previo a la instalación de la sala blanca y de sus equipos y a la calibración de estos equipos y de los procesos.

Sus promotores defienden que se trata de un concepto “singular y único” en Europa por las características de la fabricación: volúmenes medios y altos por medio de cassettes, en obleas de 4” con evolución a 6”, en más de un compuesto semiconductor del grupo III-V y anónima e independiente, además de rápida. También destacan la interacción y transparencia con el cliente y los indicadores del estado de los procesos, “priorizando la calidad del servicio”.

Los responsables del proyecto destacan que las empresas europeas del sector “no tienen fabricación de acceso abierto a terceros, abordan solo mercados específicos y no permiten un acceso a la cadena de valor completa”. En cambio, subrayan que SPARC ofrecerá una ventanilla única que garantiza que los clientes puedan desarrollar productos de semiconductores III-V con partners del ecosistema nacional y/o europeo, una cadena de valor simplificada, reducción en las barreras de entrada a la tecnología para que las empresas desarrollen productos, costes de I+D inferiores, desarrollo de tecnología nacional e incentivos a la industria nacional para la fabricación de componentes a un coste reducido.

Compartir el artículo

stats