Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ría ‘hierve’ con su récord del año

La temperatura más alta se alcanzó el domingo: 21,9 ºC | Es también el mayor valor registrado en un mes septiembre en el observatorio de Torallamar, con datos desde 2013

16

El último chapuzón del verano, a 22 grados Pablo Hernández / Manuel E. Garci

El verano pulveriza otro récord en sus últimos coletazos. Desde hace semanas, el agua de la Ría se mantiene por encima de los 19 ºC, una temperatura inusualmente elevada que, unida a su aspecto cristalino, está convirtiendo las zambullidas de los bañistas en un deleite pocas veces experimentado en el litoral gallego. El pasado domingo 18 se alcanzó el valor más elevado de todo el año, 21,9 ºC.

Una cifra que es también la mayor registrada durante un mes de septiembre en el Observatorio de Torallamar (Centro de Investigación Mariña-Universidad de Vigo), cuyas series históricas se remontan a 2013. No es, sin embargo, la primera vez que la Ría supera los 21º en el último mes del verano. Ya ocurrió en 2014 y el año pasado, cuando se alcanzó una marca de 21,8 ºC. 

Pero, hasta el momento, la máxima total registrada se alcanzó en el mes de agosto de 2020: el mercurio llegó a subir hasta los 22,3 grados.

“Estos días, las temperaturas no solo son elevadas en superficie, sino también en profundidad. En la Estación de Toralla tomamos el agua a 10 metros y estos días entra a casi 20 ºC”, apunta Jose González, responsable de la plataforma de observación del CIM.

“Pero lo anómalo no es tanto el valor puntual, sino que se mantengan durante tanto tiempo”, subraya González, que apunta a la sucesión de varios días con viento del sur con otros en los que apenas se aprecia la brisa en lugar de la habitual alternancia norte-sur.

“El viento del sur provoca un fenómeno contrario al del afloramiento. Empuja el agua superficial del océano, con menos nutrientes y más cálida porque lleva más tiempo expuesta al sol, hacia el interior de la Ría e incluso desplaza el agua del fondo. La falta de viento en los días posteriores ha hecho que la renovación sea mucho menor y esto, unido a que la temperatura del aire es muy elevada, contribuye a incrementar la del agua”, explica el oceanógrafo.

Desde el segundo fin de semana de este mes de septiembre, los valores del agua ya empezaron a marcar los 18,7 y 18,8 grados centígrados, siguieron subiendo hasta los 19 ºC y desde hace unos diez días se mantienen por encima de ese valor y en torno a los 20-21 ºC.

“Lo anómalo no es tanto el valor puntual, sino que se mantenga durante tanto tiempo”

decoration

Estas condiciones se prolongarán en la Ría, al menos, hasta el viernes: “Si la previsión se mantiene, por la tarde ya entrará algo de viento del norte y puede hacer que la temperatura empiece a bajar porque llegará agua más fría por el fondo. Aunque tardará en notarse en la superficie. Va a depender de cómo se desarrolle este episodio de viento”.

El experto del Centro de Investigación Mariña de la UVigo recuerda que el cambio climático está originando el incremento de eventos anómalos como el encadenamiento de muchas jornadas durante un mes de septiembre con el agua tan caliente. “El problema no es tanto la temperatura, que también, sino la duración. Los episodios que alteran el régimen de vientos habitual y la circulación oceánica provocan que durante 10 o 15 días los valores estén muy por encima de la media”, destaca.

“Si la temperatura se incrementa un grado centígrado un día es probable que no pase nada, pero si se prolonga se va a ver afectada la zona de confort de las especies. Los organismos acostumbrados a nuestras condiciones se irán más hacia el norte y aquí encontraremos especies del sur con más frecuencia. Por eso es más importante fijarnos en la duración que en los valores puntuales”, insiste González.

Así que la oportunidad de despedir el verano con temperaturas tan agradables en la Ría no debería hacernos olvidar el contexto global. “No se trata de ser alarmista, pero los eventos anómalos lo son cada vez menos. Lo estamos viendo en meteorología con episodios de olas de calor y lluvias torrenciales más frecuentes”, concluye.

Pronóstico

Según la previsión marítima de MeteoGalicia, el agua en las playas de Samil y Rodas, que ayer rondaron los 22 y 21 ºC, respectivamente, bajará hasta los 20 grados durante las jornadas de hoy y mañana. 

Ya en tierra, en la ciudad de Vigo se espera una alternancia de periodos de cielos con nubes y claros con otros poco nublados o despejados. Las máximas se mantendrán en valores normales para esta época, bajando sucesivamente desde los 26 ºC previstos para hoy a los 23 ºC del sábado. Y las mínimas serán altas, entre los 18 y los 15 grados centígrados.

MeteoGalicia también avanza que toda la comunidad quedará bajo la influencia de los vientos de componente norte a partir del domingo

Compartir el artículo

stats