Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martín Llamas Nistal Director del centro de investigación atlanTTic

“Nuestra razón de ser es impulsar el avance de la sociedad viguesa y gallega”

“La fábrica de semiconductores es un ejemplo de lo que se logra tras años de trabajo”

Martín Llamas, director de atlanTTic MARTA G. BREA

El centro de I+D en tecnologías de la telecomunicación atlanTTic cumple 12 años con excelentes perspectivas de futuro. Sus investigadores generaron en 2021 el 40% de la facturación por transferencia de toda la UVigo y promueven dos grandes proyectos: el laboratorio de comunicación cuántica QCTech y la fábrica de semiconductores fotónicos (SPARC), que entrará en el PERTE del Gobierno y ya tiene asegurados 20 millones de euros por parte de inversores.

–Están viviendo un buen momento.

–Ha fructificado el trabajo que han desarrollado durante muchos años los promotores del QCTech, Francisco Díaz, Marcos Curty, Fernando Aguado y Carlos Mosquera. Es un proyecto de 7 millones de euros y se prevé que empiece a funcionar en unos meses. Y respecto a la fábrica de microchips pronto habrá noticias.

–Será la primera en el sur de Europa, con todo lo que eso puede suponer para Vigo y para toda Galicia.

–Nuestra razón de ser es impulsar el avance de la sociedad gallega y española a través de la generación y la transferencia de conocimiento en el ámbito de las tecnologías de la telecomunicación y los servicios digitales. Y cuando se consigue un proyecto de esta índole supone un empuje muy importante. En atlanTTic nos dedicamos a tecnologías punteras y la fábrica de semiconductores es un ejemplo de lo que se logra tras años de trabajo. Y ahora se están desarrollando otros proyectos que podrían fructificar en años venideros y lograr otro Perte. Trabajamos en ello y los éxitos llegarán más tarde o más temprano.

–atlanTTic es el centro singular de la UVigo con más contratos con empresas e instituciones. Es más, suman casi el 40% del total.

–Históricamente nos mantuvimos en un tercio y en 2021 alcanzamos el 40%. También depende de cómo se computen los proyectos, pero lo cierto es que ahora mismo tenemos 42 proyectos activos y 21 de ellos son internacionales.

–Estas cifras de transferencia se explican por la buena conexión de sus investigadores con las empresas.

–Sí, por supuesto. Y no solo con las nacionales, sino también con empresas internacionales. Los proyectos del QCTech y SPARC, por ejemplo, son fruto de una colaboración que se mantiene desde hace años con la Agencia Espacial Europea (ESA). Una cooperación que también se desarrolla desde el XaTcobeo en un tema tan novedoso como el de los picosatélites. El buen hacer de nuestros investigadores les ha hecho ganarse la confianza de empresas e instituciones.

–Su campo de aplicaciones es amplísimo: semiconductores, nanosatélites, salud, defensa, patrimonio...

–Estamos divididos en tres áreas estratégicas: comunicaciones, servicios digitales y ciberseguridad. Los proyectos que hemos citado pertenecen a la primera, pero si nos centramos en servicios digitales tenemos proyectos como Panoramix para la detección de deterioro cognitivo dentro de la plataforma europea de salud electrónica Gatekeeper o la aplicación Celia para pacientes con demencia basada en asistentes conversacionales inteligentes. Y en el ámbito de la ciberseguridad, Francisco Díaz acaba de lograr la patente internacional para un generador cuántico de números aleatorios y hay otros investigadores trabajando en el desarrollo de aplicaciones para detectar manipulaciones en archivos de imagen. Somos 170 personas y, de ellas, un total de 70 investigadores sénior.

"No solo pensamos en la aplicación inmediata, sino también en los avances que están por venir"

–Son proyectos que ya pueden mejorar nuestro día a día o que lo harán en el futuro.

–Indudablemente. Las comunicaciones cuánticas serán más seguras y fiables frente a los hackeos y también contamos con un laboratorio 5G de referencia en Galicia y en España donde llevamos a cabo proyectos piloto para demostrar que se pueden desarrollar aplicaciones relacionadas con cirugías en remoto, ciudades inteligentes o coche autónomo. También colabora en otro gran proyecto, Facendo 4.0, promovido por la Xunta y liderado por Stellantis. Trabajamos en muchos ámbitos y no solo pensando en la aplicación inmediata, sino también en los avances que están por venir en cada una de nuestras áreas estratégicas. Nos dedicamos a la investigación y a la transferencia del conocimiento al tejido industrial y la sociedad. Son dos factores importantísimos para nosotros.

–De su actividad también han surgido varias empresas.

–Sí, por ejemplo, Alén Space en el ámbito de los satélites. Cuando una idea es suficientemente madura o bien se puede transferir directamente o crear una empresa.

–¿Hay otras escuelas de Telecomunicación en España que puedan presumir de un ecosistema similar en su entorno?

–Gracias a atlanTTic, la Universidad de Vigo se ha situado entre las 300 mejores del mundo en el ámbito de las telecomunicaciones y como la quinta de España en el ranking de Shanghái (ARWU). Y en TIC, somos el único centro de investigación y la única escuela. Y hay que tener en cuenta que en nuestros país hay unas cincuenta y que nuestro rendimiento es bastante bueno dado que recibimos una financiación menor que en otros países. Mantenerse en un ranking en el que dependes de lo que hacen los demás a nivel nacional e internacional es un mérito que no todas las escuelas y centros de investigación españoles centrados en telecomunicación consiguen.

–Supone además una oportunidad para que las empresas aprovechen este conocimiento.

–Hay un ecosistema muy fértil para que cualquier empresa en este ámbito se pueda localizar aquí y se apoye en nuestro centro de investigación. Nuestra vocación es llegar a cuantas más empresas mejor y y la internacionalización también es un aspecto clave del centro.

–La actividad de atlanTTic también beneficia a los estudiantes de la Escuela de Telecomunicaciones. Algunos de los nuevos másteres de la UVigo están relacionad os con las tecnologías cuánticas o internet de las cosas.

–En la Universidad lo que funciona es el binomio docencia-investigación y que los docentes puedan enseñar conceptos y tecnologías en cuya generación ellos mismos participan. Gran parte del profesorado de la escuela está investigando en atlanTTic y está muy ligado a las empresas y esto es un valor añadido para el grado y los másteres actuales de Ciberseguridad o Visión por computador. Y también para los títulos que se están pidiendo. Los alumnos adquieren unas enseñanzas impartidas por buenos profesionales y en un ámbito donde el paro es prácticamente cero.

“Necesitamos un edificio propio para nuevas infraestructuras y laboratorios”

–El rector se comprometió en campaña a construir un nuevo edificio para atlanTTic.

–Compartimos espacios con la Escuela de Telecomunicación en la que nacimos, pero necesitamos un nuevo edificio propio para albergar nuevas infraestructuras tecnológicas y laboratorios. El compromiso del equipo rectoral es muy de agradecer. El proyecto está por concretar pero la idea es que haya una entrada en la escuela hacia la zona donde está concentrada la actividad de atlanTTic y enfrente un nuevo edificio. Sería buena idea que fuese modular para permitir que vaya creciendo en el futuro.

–¿Van a adquirir nuevos equipamientos?

–Siempre estamos renovando equipos a través de convocatorias y con la ayuda de la Xunta. En este ámbito son muy específicos y especializados y si queremos estar en la cresta de la ola necesitamos infraestructuras modernas y actualizadas.

Compartir el artículo

stats