Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puente en Madrid llena trenes y aviones a Vigo y eleva la ocupación de hoteles y pisos

Estudiantes, trabajadores y visitantes abarrotan los transportes hacia Vigo desde mañana y los de regreso a la capital el lunes

Llegada a Vigo de pasajeros procedentes de Madrid en tren MARTA G. BREA

Vigo volverá a vivir ajetreo desde el jueves hasta el lunes en el aeropuerto, las estaciones de tren de Vialia y Guixar y, seguramente, en la estación de autobuses. También en las entradas y salidas por carretera. Y es que, en siete comunidades autónomas españolas, se ha trasladado la fiesta del 1 de mayo al 2 –Aragón, Andalucía, Asturias, Extremadura, Castilla y León, y Murcia– y la Comunidad de Madrid celebra su día grande el lunes: conmemora el hito de 1808 en el que la población se levantó contra las tropas de Napoleón en la Guerra de la Independencia. Tras la Reconquista y la Semana Santa, la ciudad espera de nuevo jornadas intensas gracias, además, a la celebración del evento de baile Vigo Porté, que reunirá a cientos de bailarines y acompañantes de España y Portugal.

La actividad que vivirá la ciudad en los próximos días se refleja en los medios de transporte. Ayer, ya había 21 trenes que conectan la capital con la urbe olívica sin plazas disponibles –tanto directos como con transbordos–. Para el jueves, la página de Renfe indicaba el cartel de completo en los trayectos con inicio a las 14.30, 16.00, 17.45 horas –dos a esta hora– desde Madrid. Para el viernes, más de lo mismo: sin plazas en los nueves trenes que salen desde las 9.30 hasta las 19.15 horas. Para esa fecha, tan solo quedaban tres convoyes con asientos sin ocupar a precios desde 62,40 euros. Incluso el sábado y el domingo, ya hay trenes llenos para poner rumbo a Vigo. El lunes, cinco de los ocho ferrocarriles para regresar a la capital ya no aceptan pasajeros.

El aeródromo de Peinador también sirve de termómetro. Ayer, ya estaban a punto de agotarse las plazas para el vuelo de Air Europa del viernes a las 14.55 horas desde Madrid. En la otra aerolínea que cubre la conexión entre la ciudad olívica y la capital, Iberia, el panorama es parecido. Dos trayectos desde Barajas rozaban el lleno: los dos del viernes a la tarde –15.45 y 19.40 horas–. En el sentido inverso, las páginas web de ambas compañías ya no permitían comprar billetes para el vuelo de las 13.45 del lunes –Air Europa– ni el de las 20.45 horas –Iberia–. Se espera que, en los próximos días, tanto en los trenes como en las aeronaves, las cifras de ocupación vayan aumentando. Los precios: hay billetes de tren para viajar de Madrid a Vigo desde 38,90 euros y de avión desde 82,22 euros.

El autobús, en cambio, ocupa actualmente una posición menos relevante que el avión y el tren. En la página de la empresa Avanza, que completa la conexión entre Madrid y Vigo, había más de una veintena de billetes disponibles. El mayor inconveniente que presenta es la duración: el trayecto es de casi 9 horas y el precio asciende a 53 euros. El tren más rápido cubre la ruta entre la capital y la urbe gallega en poco más de 4 horas; el avión lo hace en algo más de una hora.

De los ciudadanos que saturan los medios de transporte para viajar hasta Vigo el fin de semana, una buena parte se corresponde con estudiantes y trabajadores que aprovechan el día festivo para pasar más tiempo en sus casas y visitar a seres queridos, pero también se encuentran turistas que buscan desconectar y conocer de primera mano la urbe, cuyo tirón se percibe a lo largo de casi todo el año. El hecho de que sea festivo en comunidades limítrofes como Asturias o Castilla y León contribuirá a engordar las cifras de ocupación. El tiempo ayudará a que los indecisos se decanten por la ciudad: la previsión indica temperaturas de hasta 23 grados el viernes, con cielos despejados, y cifras por encima de los 20 el fin de semana y el lunes, con nubes.

El presidente de la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos), César Sánchez-Ballesteros, avanzaba ayer que la previsión para el fin de semana es buena. Las reservas estaban en torno al 50%. “Somos optimistas. Llenar es complicado, pero esperamos un buen porcentaje. Nos ayuda a ganar actividad antes de que llegue el verano, que es lo fuerte”, anota. Los pisos turísticos apuntan al lleno. “A falta de tres días, la ocupación es altísima: casi el 90%. Vigo está funcionando genial”, comentaba Pablo Conde, director de atención al cliente de anfitriona. es, empresa que gestiona más de medio centenar de pisos turísticos en Vigo y área.

Compartir el artículo

stats