Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tirón de la Reconquista y la Semana Santa consolida la desestacionalización del turismo

Los hoteles y los pisos turísticos de la ciudad prevén llenos el Jueves, Viernes y Sábado Santos si el tiempo, el COVID y la situación en Ucrania lo permiten | Con las reservas “a cuentagotas”, confían en las operaciones de última hora

El alumbrado de Navidad, O Marisquiño, las Cíes, Conxemar, La Reconquista y el fútbol, principales atractivos turísticos Marta G. Brea / R. Grobas / Alba Villar

Vigo ya no es solo para el verano. Ni solo para la Navidad. En los últimos años, se ha convertido en una ciudad de referencia en el ámbito turístico en diferentes meses. El poder de atracción de visitantes logrado por la fiesta de la Reconquista hace días y el que se prevé en la Semana Santa permite a la ciudad olívica lograr la tan ansiada desestacionalización, completada con citas de renombre como O Marisquiño, Navalia, Conxemar, Vigo Porté, la Vig-Bay, los conciertos estivales o Mindtech. En conjunto, posibilitan cubrir un amplio abanico en el que tan solo faltan enero y febrero.

El presidente de la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos), César Sánchez-Ballesteros, deja clara la importancia que ha cobrado la fiesta de conmemoración de la expulsión de los franceses, cuya última edición fue “espectacular”, así como la Semana Santa en un escenario favorecido por el evento estrella de la urbe: la Navidad, capaz de poner a Vigo en el mapa a nivel internacional con momentos clave como el encendido, a finales de noviembre, el puente de la Constitución y los fines de semana de diciembre.

  • El alumbrado de Navidad

    Los millones de luces atraen a turistas de infinidad de localidades de España y de otros países.

  • O Marisquiño

    El evento estrella del deporte urbano reúne en Vigo a miles y miles de personas y llena hoteles y restaurantes.

En verano, al tirón de las playas y las islas Cíes, se suma el éxito de O Marisquiño –en agosto–. El resultado: lleno en los hoteles y actividad en los negocios de la ciudad, que sonríen de oreja a oreja gracias a los visitantes. Más factores en la ecuación: los congresos –repartidos en diferentes meses–, el World Padel Tour –que atrajo a gente de España o Portugal el pasado fin de semana–, la travesía a nado Batalla de Rande –en junio–, los partidos del Celta contra equipos con mucha masa social –el Real Madrid, que visita este sábado Balaídos, el FC Barcelona o los conjuntos vascos–, Mindtech –cada dos años, en septiembre (vuelve en 2023)–, Navalia –cada dos años, en mayo (se celebra en 2022)–, Conxemar –octubre–, Vigo Porté –en abril/mayo– o la Vig-Bay –se desarrolla en abril–.

Esta continuidad de citas posibilita “romper la estacionalidad y mantener puestos de trabajo” en el sector de la hostelería. “Se alargan muchísimo los contratos, y eso es estabilidad”, defiende Sánchez-Ballesteros antes de aseverar que los efectos positivos se extienden al gremio del comercio y al de taxi. “Quedan pendientes enero y febrero. Lo ideal sería concentrar eventos en esos dos meses y en las primeras semanas de marzo, que suelen ser malas”, argumenta.

En la agenda del sector de alojamientos, superada con sobresaliente la Reconquista, ya está marcada en rojo la Semana Santa. Los hoteles y los pisos turísticos de la ciudad prevén llenar en estas fechas, que están a la vuelta de la esquina: se celebra del 11 al 17 de abril. Reconocen que sus expectativas son altas no por el nivel de reservas que registran –hasta más del 50% en el mejor de los casos–, sino por el tirón turístico que experimenta la ciudad, visible el pasado fin de semana de la mano de la Reconquista. Creen que es “demasiado pronto” para echar las campanas al vuelo, pero son “optimistas”: las expectativas son altas, además, por ser Año Santo. Saben que las cifras dependerán del parte meteorológico y de que la invasión de Rusia a Ucrania no afecte todavía más a las economías familiares, así como de la situación marcada por el COVID.

  • Las playas y las islas Cíes

    Las banderas azules de los arenales y las Cíes generan desde hace años una elevada afluencia de turistas.

  • Grandes ferias: Conxemar o Navalia

    Son eventos capaces de reunir en la urbe a personas procedentes de diferentes partes del mundo.

Sánchez-Ballesteros subraya que una de las peculiaridades de los clientes en Semana Santa es “esperar a la última semana” para cerrar las reservas. A la razón principal de antaño, el tiempo, se suman el coronavirus y el conflicto bélico a las puertas de la Unión Europea: “Hay ya peticiones, en parte, por ser Año Santo. También entra en juego la nieve: si hay, mucha gente optará por ir a estaciones de esquí, sobre todo, los turistas nacionales”.

El representante de la patronal indica “con prudencia” que las previsiones apuntan a un lleno total el jueves, viernes y sábado, y porcentajes rondando el 50% el resto de los días de Semana Santa. Eso sí: advierte de que el coste del combustible puede ser un contratiempo para los destinos gallegos, puesto que una gran parte de los turistas que se decantan por la comunidad viajan en coche, una opción que ha ganado peso debido al coronavirus: “Este año, igual hay que pensar que podemos ser muy atractivos para provincias y comunidades limítrofes”. En su negocio, el Hotel Bahía, las reservas para las tres jornadas más potentes estaban ayer en un porcentaje superior al 20%: “Es pronto. La gente reserva con poca antelación, incluso hay algunas personas que cogen habitaciones en varios hoteles y no se deciden hasta días antes de ir: no les cuesta nada porque las cancelaciones son gratis hasta las 24 horas previas”.

Misma radiografía hace el presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi), Jaime Pereira: “La Semana Santa siempre es una gran incógnita. Las reservas suelen ser muy de última hora, están condicionadas por el tiempo, pero, en este mes de marzo, ya hemos tenido un goteo de ellas, aunque se ralentizó un poco, no sé si por la invasión de Ucrania o la subida del precio del combustible. Tenemos muy buenas sensaciones”.

  • La Reconquista

    Estrenó este año su distinción de fiesta de interés turístico nacional a lo grande: con una afluencia masiva.

  • Eventos deportivos: pádel, fútbol, baile...

    El World Padel Tour, los partidos del_Celta o Vigo Porté provocan un repunte de actividad en hoteles.

En el Hotel Atlántico Vigo, ya han registrado reservas para Semana Santa, pero “pocas” por ahora. Tienen la esperanza de que la gente “se anime a última hora” siempre y cuando la lluvia no haga acto de presencia en Galicia. “La mayoría de las reservas entrarán a partir del Domingo de Ramos. No sabemos cómo será Semana Santa: nadie contaba con que fuera así de bien la Reconquista”, apuntan antes de añadir que los precios, debido a la situación de incertidumbre, están “bajos”. En el Oca Ipanema, las reservas para Semana Santa “se mueven poco a poco”. Estaban ayer al 35%.

Los pisos turísticos también confían en colgar el cartel de completo en Semana Santa. La mitad de los 350 establecimientos disponibles están reservados para las fechas clave. “Todo dependerá del buen tiempo, del COVID y de lo que haga Putin”, destaca Pablo Conde, director de atención al cliente de anfitriona.es, que gestiona más de medio centenar de pisos en Vigo. Al igual que los hoteles, prevén reservas de última hora.

Compartir el artículo

stats