¿Dónde aparco el coche? Esta puede ser una de las preguntas más repetidas en Vigo. Todo el año y, especialmente, en fechas señaladas como la Navidad y la Reconquista..

Primer consejo si quieres asistir al encendido de las luces: no te metas en el centro y el Náutico. Hay multitud de calles cortadas y se esperan importantes atascos. Pero si no te queda otra alternativa, toma nota: te damos las mejores alternativas para estacionar. Desde los parkings más baratos y cómodos, pasando por la zona azul y llegando incluso a los 'oasis' gratuitos.

Conseguir un hueco libre para dejar el coche aparcado en superficie en el centro de Vigo es cada vez más difícil. Y la situación, lejos de mejorar, empeorará durante este fin de semana con motivo del regreso de la "romería urbana" más esperada. Se prevé un aluvión de vigueses y turistas hacia el corazón del casco urbano para degustar sus manjares y participar en las actividades programadas.

¿Lo mejor? Utilizar el transporte público. De lo contrario, la mayoría tendrá que acabar en algún parking subterráneo y echar cuentas. Y la elección puede suponer un importante ahorro. La oferta es amplia. Los hay que no se llevan ni un céntimo durante la primera hora, hasta los que cobran más de 2 euros por cada 60 minutos.

A Laxe, Guixar y Prazas de Portugal y do Rei, entre los parkings más baratos

El subterráneo del Centro Comercial A Laxe es una de las grandes excepciones de Vigo en el que se puede dejar el coche durante 1 hora sin pagar nada. Presume de 500 plazas y, de cara a la Reconquista en Vigo, es el más cercano a todos los puntos neurálgicos del Berbés y el Casco Vello.

Esta oferta hace que sea de los más económicos, también en las siguientes franjas de estacionamiento. Según sus tarifas oficiales, 2 horas de aparcamiento cuestan 2 euros (lo que cobran buena parte de los parkings del centro por solo 60 minutos); 3 horas, 3,85; 4 horas, 5,75... Eso sí, este subterráneo está entre los más codiciados, colgando el cartel de "completo" durante gran parte del fin de semana.

También en un punto neurálgico, incluso para evitar meterse en el corazón de Vigo, se ubica otro de los subterráneos más económicos para dejar el coche: Praza do Rei. El subterráneo ubicado a los pies del Ayuntamiento cobra menos de 3 céntimos el minuto, lo que permite dejar el coche por 1,5 euros cada hora. Presume de 450 plazas y está a escasos 5 minutos de Porta do Sol.

La misma tarifa, aunque en una zona más apartada pero también estratégica para visitar la ciudad caminando está el parking de la estación de trenes de Guixar. Eso sí, sus usuarios deben tener en cuenta que es un aparcamiento al aire libre.

También se cobran 1,4 euros la hora en el de Jenaro de la Fuente, un parking que está pegado a la zona peatonal de O Calvario. Más céntrico, y por solo 10 céntimos más cada hora, se puede dejar el coche en El Dorado, el estacionamiento ubicado en la calle Uruguay. Los mismo que en este último se cobra en el de Castelao, en Coia.

En un nivel intermedio de precios está el de la Plaza de Portugal. Su ubicación también es estratégica. Su coste por cada hora de aparcamiento es de 1,69 euros. Tiene capacidad para 183 coches. Algo más caros hasta llegar a los 2 euros se sitúan otros aparcamientos de Vigo (consultar gráfico).

Los estacionamientos subterráneos más caros superan ya los 2 euros por cada hora de aparcamiento. El de la calle Coruña, que da servicio a la zona de los juzgados, está en cabeza, con una tarifa de 2,2 euros. Tras ellos, se sitúan otros más céntricos, donde el contador irá descontando 2 euros de la cartera de sus clientes por cada hora de estacionamiento: Urzáiz (2,1 euros); Policarpo SanzVenezuelaFernando el Católico y Plaza de Independencia.

Otra opción para los que lleguen desde fuera de la ciudad es el transporte público. El tren, con casi todas sus frecuencias recuperadas tras casi dos años de pandemia, se consolida como la mejor opción para el Eje Atlántico. La alta demanda los domingos -día de viaje para universitarios- aconseja comprar el billete de vuelta con antelación.

La zona azul, más económica y gratis los fines de semana

La zona azul es quizás lo más 'equilibrado'. La probabilidad de encontrar un hueco libre no es alta, pero el coste es de solo 0,60 euros por una hora y de 1,45, por dos. Eso sí, el tiempo máximo de estacionamiento son 120 minutos. Luego es preciso cambiar el coche de plaza. Los fines de semana y festivos es gratis. Durante la semana hay que pagar de 09.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas.

Una de las ventajas es que se puede pagar y renovar el tique através de una aplicación para el telófono móvil.

Un controlador de la Zona Azul de Vigo. // FdV

Y, aunque encontrar plazas libres de pago en el centro de Vigo es complicado, todavía quedan algunos "oasis" donde es posible conseguirlo, como todo el entorno de O Castro (donde aparcan cada día cientos de conductores), la parte baja de Simón Bolívar o Serafín Avendaño (tras las torres de García Barbón), entre otros. Son pequeñas excepciones y, por lo tanto, la demanda es muy elevada, lo que hace que el factor suerte sea indispensable para conseguir aparcar ahí el coche.

Llegada por mar sin temor al parkímetro

Existe una opción que para pasar el día completo puede ser aún más económica que cualquier otra e incluso conlleva más frecuencias que el tren.

REPRESENTACION DE LA EXPULSION DE LAS TROPAS FRANCESAS DE VIGO EN 1809 EN LA FESTA DA RECONQUISTA, CELEBRADA EN EL ENTORNO DEL CASCO VELLO. EN IMAGEN, HUIDA DE LOS FRANCESES A BORDO DE LA GOLETA " NAUJA ", AMARRADA EN EL REAL CLUB NAUTICO DE VIGO, SIMULANDO LA HUIDA DE LOS 39 OFICIALES Y CASI 1.500 SOLDADOS A BORDO DE LAS FRAGATAS " VENUS " Y " LIVELY ". RICARDO GROBAS

Las navieras Nabia y Mar de Ons ofrecen la conexión en 15 minutos entre las estaciones marítimas de Moaña y Cangas con la de Vigo, a escasos metros del recinto de la fiesta. En estos concellos es más fácil encontrar aparcamiento en superficie gratuito y el viaje de ida y vuelta cuesta menos de tres euros. Hay frecuencias cada hora hasta las 22:30 de la noche, lo que permite disfrutar de la jornada entera sin que el precio del parkímetro se dispare. En el caso de Moaña, no opera los domingos.