Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Vigo, la ciudad española sin servicios de AVE con más viajeros de Media Distancia en 2020

Pese a la ausencia de la Salida Sur o una línea de Alta Velocidad a Ourense, el Eje Atlántico resistió mejor el impacto de pandemia en el tráfico | La estación de Urzáiz sumó 375.000 viajeros y Guixar, otros 163.000

Viajeros de un tren de Media Distancia procedente de A Coruña saliendo ayer en la estación de Urzáiz.. | // MARTA G. BREA

Dos años después del estallido de la pandemia en España, Renfe por fin pone cifras al desplome del tráfico de pasajeros en sus trenes en 2020. Los servicios de Media Distancia resistieron mucho mejor que los de largo recorrido las medidas impuestas para frenar el coronavirus; incluyendo los dos meses de confinamiento severo y otros seis con restricciones de movilidad en vigor.

Y en ese contexto de desplomes de hasta el 65% en el número de usuarios e ingresos, Vigo –y el resto del Eje Atlántico– resiste con unos datos ligeramente mejores que la media pese a perder a más de 625.000 usuarios. Son los datos que se desprenden del informe del Observatorio del Ferrocarril en España.

Este documento, coordinado entre la Fundación de Ferrocarriles Españoles y el Ministerio de Transportes, es la única fuente de información sobre las estadísticas que Renfe se niega a hacer públicas.

usuarios trenes Hugo Barreiro

La suma de las terminales de Urzáiz (374.075 pasajeros) y Guixar (163.300) permite a la ciudad olívica situarse como 12ª en el ránking nacional de este tipo de desplazamientos. De esta forma aventaja a urbes mayores en población y conexiones como Zaragoza, Valencia o Málaga.

Y todas las que están por delante tienen un denominador común: disfrutan, como mínimo desde hace una década, de algún tipo de servicio de Alta Velocidad Avant en Media Distancia, AVE en Larga– en su parrilla.

En lo que a itinerarios concretos se refiere, desde Vigo solamente se da a conocer el de la línea hacia Santiago, la sexta más usada de la Media Distancia Convencional en toda España con 156.000 viajeros. Fuera de Cataluña, únicamente el trayecto entre la capital gallega y A Coruña consigue superarle con 569.000 viajeros –el 27% en Avant– gracias a tener el doble de frecuencias diarias.

Guixar resiste... de momento

Sorprendentemente, la estación de Guixar resistió mejor los envites de la pandemia. Pese a la anulación de los servicios por el corredor del Miño o el Tren Celta y el notable descenso en el Alvia a Madrid y Barcelona, la terminal de la calle Areal retuvo un 48% de sus viajeros; dos puntos más que la de Urzáiz.

Después de varios años estabilizada en los 310.000 usuarios desde la apertura de la estación provisional diseñada por Thom Mayne, en 2019 lograba crecer un 6,3%; lo que le permitía aguantar el COVID mejor.

Sin embargo, difícilmente podrá repetir este pequeño balón de oxígeno con los datos del 2021. En junio Renfe comenzaba a operar los Alvia desde Urzáiz para aprovechar los mejores tiempos del Eje Atlántico, mientras que en septiembre era inaugurado el centro comercial Vialia que en sus dos primeros meses de vida registró dos millones de visitas.

De esta forma y con un futuro incierto en el horizonte, la terminal inaugurada hace una década iniciaría un descenso en el número de pasajeros que difícilmente tendrá solución.

Notable margen de crecimiento

A diferencia de Santiago –impulsada además por los universitarios cada fin de semana– y Pontevedra o Vilagarcía, la ciudad olívica no cuenta con unas conexiones competitivas con todas sus áreas de influencia.

Es el caso de Tui y Porriño, con una única frecuencia diaria e incompatible con jornadas laborales; y que aguardan por la Salida Sur para dar continuidad al Eje Atlántico. Más sangrante es la relación con la tercera ciudad de Galicia a través de la decimonónica vía del Miño.

Históricamente, Vigo y Ourense fueron una de las conexiones con más usuarios de toda la red gallega. En 2019 esta cifra se redujo a 21.200 viajeros frente a los 187. 400 que tienen los trenes Avant hacia A Coruña, estrenados en 2011 gracias a una inversión de 3.300 millones de euros; similar a la que se pretende en la variante de Cerdedo a ambas ciudades en 45 minutos.

Ese primer ejercicio marcado por el COVID-19 también supuso la desaparición del Trenhotel que conectaba Galicia con Barcelona y Madrid. En toda España, este servicio únicamente desplazó 39.910 viajeros y pérdidas de 25 millones.

Las ciudades del Eje Atlántico, como una red de cercanías

El éxito del Eje Atlántico, cinco años después de su inauguración, es palpable y a prueba de pandemias. La línea que conecta Vigo y A Coruña en ochenta minutos de trayecto mantuvo su uso durante lo peor de la pandemia. Fue el caso de Santiago (sexta con 1,15 millones), A Coruña (séptima con 0,96 millones), Pontevedra (décimosexta con 410.000) y Vilagarcía (17ª con 350.000) demuestran el uso diario que incluso, con restricciones de movilidad, tenía la línea.

Ourense, pese al éxito de los servicios Avant, se conforma con el 23º puesto y solamente destaca en los tráficos de Larga Distancia con 169.155 viajeros. Esto se debe a que en Galicia, buena parte de los tráficos que en otros núcleos se cubren mediante servicios de Cercanías –Elche y Alicante, Bahía de Cádiz, Asturias– son asumidos por trenes regionales, más caros y con menos frecuencias.

Sin embargo, en los últimos meses este éxito ha llevado a notables retrasos en algunas de sus frecuencias más utilizadas. Las colas en los controles de acceso –algunas veces de más de 500 personas en diez minutos– y las limitaciones de velocidad en puntos de la línea impiden cumplir los horarios programados, reduciendo su fiabilidad.

Compartir el artículo

stats