Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

La Navidad viguesa surfea la sexta ola

El adelanto del inicio de la campaña logró elevar la recaudación a las cifras de 2019, anticipándose al mal tiempo y el miedo al coronavirus

Cien mil personas, según el Concello, disfrutaron de la Cabalgata estática. R. GROBAS

El comercio y la hostelería de Vigo esquivaron la sexta ola gracias a la larga duración de la campaña navideña. Así lo constatan fuentes del sector ante el pinchazo sufrido en toda Galicia durante las últimas semanas, cuando las restricciones y el miedo al contagiarse por coronavirus provocó una caída generalizada del consumo.

El encendido del alumbrado el 20 de noviembre, tres semanas antes de que se detectara el primer caso de ómicron en la ciudad, permitió que el turismo no se viera resentido hasta después del puente de la Constitución. El empeoramiento del clima en la segunda mitad del mes de diciembre acentuó este descenso en la facturación, y ni siquiera los 20 grados registrados con la entrada del nuevo año paliaron los efectos de las nuevas restricciones sociales en vigor.

Si un colectivo se puede mostrar satisfecho a cinco días del apagado de las luces es el de la hostelería. Con un 85% de ocupación media, las ventas han incluso sobrepasado los niveles de la última campaña prepandémica.

Para Rubén Pérez, presidente de los hosteleros de la Zona Náutico, la facturación ha quedado cerca de los niveles de 2019 pese a que “el miedo se ha ido propagando” durante la explosión de la sexta ola.

Desde el sector inciden especialmente en la desaparición del conocido como “tercer turno”. Más allá de las comidas servidas de la mañana a la noche, la reducción de horarios ha afectado especialmente al consumo de copas u otras bebidas después de la cena; ya que los clientes optan por tomarla en el restaurante donde cenan o directamente ir a su casa.

Aún así, Pérez es optimista ante el nuevo año y las primeras evidencias que deja ómicron en el principio del fin de la pandemia. También celebran el regreso del dirt jump al Marisquiño ya que “es nuestro evento estrella y todo lo que sea bueno para ellos, lo es para nosotros también”. De esta forma y tras una edición deslucida por la ausencia del público, As Avenidas recuperará su esplendor al finalizar también las obras del paseo.

Por su parte, Roberto Giráldez destaca que la incertidumbre en la sociedad –con muchos trabajadores aún en ERTE– frenó ligeramente las ventas en los comercios pese al buen arranque coincidiendo con el Black Friday.

En el comienzo de esta primera semana de rebajas, el presidente de Vigo Comercio reconoce que la descentralización de las atracciones en barrios como el Calvario o Teis ha permitido incentivar el comercio de proximidad, a pesar de que el centro sigue protagonizando la llegada de turistas.

100.000 asistentes en la Cabalgata estática

En su primera rueda de prensa tras la Cabalgata de los Reyes Magos, el alcalde aprovechó para presumir de las cifras y la organización de la misma. Abel Caballero cifró en 100.000 personas la asistencia a la segunda cabalgata estática de la historia de la ciudad, mejorando considerablemente las 45.000 presentes el año pasado en el debut de este formato.

El regidor señala que estas cifras son las finales ya que el formato permitió contabilizar a todas las personas que pasaron por delante de las carrozas ubicadas en la Avenida de Castelao el pasado miércoles 5. “Un éxito colosal” en palabras del alcalde, quien insistió en la seguridad “1000% COVID y el acierto con las previsiones de lluvia” durante las 7 horas que Sus Majestades recibieron a los niños.

Vuelve la romería de San Blas... pero sin furanchos

En la recta final de la Navidad, el Concello prepara ya la siguiente festividad para miles de vigueses. Tras una edición limitada únicamente al culto litúrgico, la romería de San Blas volverá a Bembrive el próximo 3 de febrero con un formato de “nueva normalidad” Comisión de Fiestas y gobierno local aplazaron la reunión preparatoria al próximo día 24 por problemas de agenda, confiando en que la situación epidemiológica mejore y las restricciones presentes en el DOGA sean más benévolas. Sin embargo, se descarta la presencia de “furanchos”. David Gómez Otero, presidente de dicha Comisión, apuesta por un formato de conciertos reducidos y feria de artesanía en el entorno del centro cultural; lo que permitiría controlar el aforo.

Compartir el artículo

stats