Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Chuvi ya no desvía las quemaduras de niños a otros hospitales

Unidad de Quemados de A Coruña, referencia para Galicia. |   // 13FOTOS

Unidad de Quemados de A Coruña, referencia para Galicia. | // 13FOTOS

Cuando un niño del área de Vigo sufría una quemadura de tal envergadura que hacía falta darle cuidados críticos e, incluso, intubarle, se tenía que enviar al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), con lo que estos desplazamientos y estancias suponen a unas familias que, además, están atravesando un momento complicado. Si las quemaduras eran de menor extensión, se mandaban al Ribera Povisa, cuyo concierto con el Servicio Galego de Saúde (Sergas) incluye esta atención que no existía en los hospitales públicos vigueses. En estrecha colaboración, los servicios de Cirugía Plástica y de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) ya asume todas las quemaduras en pacientes pediátricos.

Afortunadamente, las grandes quemaduras en niños son algo excepcional. En lo que va de año, no se ha registrado ninguna, pero en 2020, coincidiendo con la pandemia, llegaron dos. Fueron dos escaldaduras que obligaron a intubar a los menores. Para evitar el traslado hasta A Coruña con la situación epidemiológica que se estaba viviendo, la UCI pediátrica y Cirugía Plástica del Cunqueiro se coordinaron para atenderlos en Vigo y funcionó muy bien. “Están de alta, con vida normal. Estamos haciendo el seguimiento de las cicatrices, pero fueron muy bien”, explica el jefe de Cirugía Plástica, el doctor Bruno Gago.

Ese año hubo otro caso infantil más que necesitó ingreso en UCI, pero no intubacion, por lo que no se considera gran quemado. Lo que sí son más habituales son las quemaduras de menor extensión: por contacto, cuando tocan la plancha o la cocina; una pequeña escaldadura al caerle un vaso de agua caliente... Antes se derivaban a Povisa. “Hicimos un protocolo de actuación con el Servicio de Pediatría. Pusimos todo en orden y ahora ya las estamos asumiendo todas”, señala el cirujano del Cunqueiro.

En muchas ocasiones, estas heridas dejan marcas permanentes, pero otras no. “Los niños tienen una plasticidad, una capacidad de curación muy importante. La misma quemadura en un niño, muchas veces, cura mejor que en un adulto”, cuenta.

“La colaboración con Pediatría es excelente y lo siguiente es empezar con adultos”, avanza el doctor Bruno Gago. Trabajan en el protocolo para poder atender a quemados adultos en 2022. La idea no es crear una unidad de quemados –la de A Coruña seguirá siendo la de referencia gallega–, sino asumir aquellas de menor extensión que, en la actualidad, se tienen que derivar al centro de la calle Salamanca. El jefe de Cirugía Plástica explica que hay que organizar los flujos y coordinarse con todos los servicios implicados: Atención Primaria, Urgencias, Anestesia y Reanimación y Cirugía Plástica.

“La gran mayoría de las quemaduras, hoy en día, no son subsidiarias de ir a intensivos. Hay muchas medidas de seguridad, más prevención, más conciencia social… Ya no se ven los quemados que llegaban hace 15- 20 años. Se ganó mucho”, sostiene el doctor Gago.

Grandes quemados

¿Qué son?

- Son aquellos que, por la envergadura de las heridas, necesitan ingresar en UCI y ser intubados.

¿Dónde se atienden?

- Hasta ahora, se enviaban todos al Hospital de A Coruña donde hay una Unidad de Quemados de referencia para toda Galicia.

- El Chuvi asume ahora a los pediátricos –ya sean grandes quemados o de menor extensión–.

- El protocolo en el que el Cunqueiro trabaja para adultos no incluiría a los grandes quemados, que seguirían yendo a A Coruña.

Compartir el artículo

stats