Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mil piedras del pasado del tren

La fachada de la antigua estación del ferrocarril se ha reconstruido pegada al muro de Urzáiz.

La fachada de la antigua estación del ferrocarril se ha reconstruido pegada al muro de Urzáiz. Ricardo Grobas

Mientras las obras de la nueva estación de Thom Mayne avanzan hacia su inauguración a final de mes, con centro comercial includo, a unos cuantos metros las viejas piedras de lo que fue la antigua estación del ferrocarril de Vigo recuperan verticalidad sobre el muro de Urzáiz.

La fachada de la antigua estación recupera verticalidad frente al proyecto de Mayne

Hace cuatros meses los trabajadores de la empresa Godoy Maceira comenzaron la reconstrucción de la fachada y actualmente se encuentran ya con los remates finales: lavado, encintado y colocación de las últimas ménsulas.

Remodelación del entorno de Baixada á estación Ricardo Grobas

Hasta 1.050 piezas de la fachada de 1878 fueron numeradas y almacenadas en la explanada de la estación de Redondela en 2001 y, veinte años después, el proyecto de renovación de las obras de remodelación del contorno de la Baixada á Estación incluye su restauración como monumento y mirador.“Trátase dun traballo laborioso, artesán e de cantería. Hai cousas que non se poden facer doutro xeito”, explica Fernando Godoy, gerente de la empresa que ejecuta las obras de reconstrucción.

11

¿Recuerdan la fachada de la original estación ferroviaria de Urzáiz? FDV

Tres operarios a pie de obra y un camión con una grúa que iba trayendo poco a poco las piedras de Redondela, que se extendían en el suelo y se ordenaban y valoraban según su estado de conservación, son los artífices de que parte del pasado del ferrocarril de Vigo luzca en el área de la estación 140 años después de su inauguración oficial en 1881, en tiempos de Alfonso XII.

27

Viaje en tren a la estación de Vigo Hilda Gómez

Las mil piedras de la fachada de la antigua estación del ferrocarril permanecieron en pie recibiendo a sus pasajeros durante más de un siglo has que en 1988 se decidió su cierre para construir otra con más capacidad. Y no fue hasta 2001 cuando a falta de un destino mejor, el edificio fue despiezado y trasladado a Redondela.

El paso del tiempo y sobre todo de la lluvia y materiales diversos sobre un acopio al aire libre sobre tierra fueron erosionando algunas piezas. Otras incluso fueron robadas, por lo que los trabajos ejecutados incluyeron también reparaciones y alguna reposición.

  • Los arquitectos de Vialia: “Es un reto brutal hacer construible a Thom Mayne”

Historia y modernidad

Desde la corporación municipal se muestran satisfechos con el proyecto diseñado, que consigue recuperar parte del patrimonio civil de Vigo dentro de lo que las decisiones de otros gobiernos del pasado permitió.

Para el alcalde, Abel Caballero, la solución adoptada permite conjugar con sensibilidad “el histórico acceso a la estación de tren con la modernidad de Thom Mayne”.

“Lo ideal habría sido la integración en el nuevo proyecto”

decoration

Aunque recuperar y reconstruir las piedras de la antigua estación denota “cierta sensibilidad”, la arquitecta Iria Sobrino lamenta el cambio de ubicación de la fachada. “Ahora deja de ser arquitectura para ser escultura. La puerta va para un muro y no se entiende. Es un decorado”, explica. 

Tanto Sobrino como el arquitecto Martín Curty coinciden que que lo ideal habría sido su integración en el nuevo proyecto. “El recuperar solo la fachada no sé si es una caricatura o qué pretende ser, pero lo ideal sería integrar la antigua estación, como hacen otras ciudades”, dice Curty. El arquitecto recuerda la época en la que se decidió despiezar, en los 80. “El Concello quería demoler tanto la estación como el Marco, la antigua cárcel, para hacer una plaza mediterránea con palmeras, ya con Manolo Soto. Jaime Garrido se opuso y consiguió que se salvara el Marco y que la estación se despiezara.

Compartir el artículo

stats