Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arquitectos de Vialia: “Es un reto brutal hacer construible a Thom Mayne”

Esperanza Valle y
Carlos Martín, ayer, 
en la cubierta del
complejo Vialia.   | // ALBA VILLAR

Esperanza Valle y Carlos Martín, ayer, en la cubierta del complejo Vialia. | // ALBA VILLAR

Sorprendente, innovador, sostenible y cómodo. Son los cuatro adjetivos que, según Carlos Martín y Esperanza Valle, configurarán la huella dactilar del Centro Comercial Vialia Estación de Vigo. Son socios del estudio de arquitectura L35, que se encarga del proyecto de ejecución de la estación de tren –ya en funcionamiento– y del complejo de tiendas y la cubierta –se prevé su apertura a principios de septiembre– en base al diseño inicial esbozado por Morphosis, del prestigioso arquitecto Thom Mayne. Con oficinas en Barcelona, Madrid, París, Ginebra, Estambul, Casablanca, São Paulo, Bogotá o Miami, y la reforma del Santiago Bernabéu a sus espaldas, ultima los detalles de una dotación que modificará el rostro de la ciudad olívica.

Desde el corazón del edificio, entre sonidos de obras, reconocen a FARO que lo más complejo de trasladar del papel a la realidad este proyecto es desarrollar la infraestructura comercial en función del cajón ferroviario, que condiciona “absolutamente” todos los movimientos. También dificulta su labor la existencia de “estructuras muy inclinadas”, seña de identidad de Mayne –al igual que la estructura envolvente o la fachada metálica–. “Es un reto brutal hacer construible el concepto de Morphosis. Resolver la estructura, que genera las formas del edificio, es muy importante: la Ópera de Sídney, por ejemplo, se pudo edificar gracias a un trabajo similar al que nosotros llevamos a cabo en Vialia”, concreta Martín.

Destacan, a su vez, el conflicto que genera adaptar los accesos a la estación teniendo en cuenta la existencia de un edificio comercial. “Es imposible entrar en la estación sin pasar por el centro comercial. Hay que adecuar los pasillos para compatibilizar ambos usos. Se abrirán más de 150 tiendas: cada una debe tener sus accesos, salidas de emergencia… Organizar todo esto es complicado”, apuntan antes de subrayar la “buena integración” del muelle de carga, que, por las características de la zona, es prácticamente invisible para los ciudadanos que visitan la zona en obras. “El objetivo se está logrando. Nos sentimos muy orgullosos de lo desarrollado hasta ahora. Estamos contentos por el resultado obtenido y porque los trabajos han sido bien recibidos en el entorno”, comentan.

Uno de los aspectos sobre el que ponen el acento Martín y Valle es la capacidad de “sorprender” a los visitantes de la que presumirá Vialia, con una plaza pública de más de 20.000 metros cuadrados en la que los ciudadanos podrán disfrutar de oferta hostelera y ocio, con elementos a la vanguardia que aportan “comodidad”. “Será una ganancia para la ciudad. En este sentido, el concepto del complejo es llamativo, ya que conjugará la zona interior y la exterior”, apuntan, a la vez que remarcan la importancia que cobrarán la “forma” del edificio y sus guiños a la urbe olívica: “Contará con elementos relacionados con el sector portuario: hay decoradores locales. Llamarán la atención los escaparates de las tiendas, que serán gigantescamente altos, la gran luminosidad y la relación entre las entradas y el atrio con las galerías comerciales. Es un complejo hecho por y para los viajeros y visitantes con un gran mirador a la ría. Uno de los objetivos es que la gente se identifique con Vialia”.

La sostenibilidad jugará un papel crucial en el macrocomplejo de Urzáiz, al igual que la accesibilidad, puesto que “estará totalmente adaptado a personas con discapacidad”. “El consumo de energía será mínimo. Contará con elementos de recuperación con la finalidad de evitar escapes de calor o frío. La iluminación será led y casi no se gastará agua. Además, los materiales que se usan viven de la contaminación: absorben dióxido de carbono. Es un tema que pasa desapercibido, pero es clave”, detalla Martín, que tiene claro que la inauguración de Vialia potenciará el entorno de una forma “brutal”: “La Vía Norte será muchísimo más amplia y la conexión subterránea con la AP-9 aligerará un montón la circulación en el centro”.

Preguntado por la estructura conocida como Halo, que conectará con dos ascensores la zona de García Barbón con Vialia y Vía Norte, Martín cree que “interrumpe uno de los conceptos principales del edificio”, que contempla un “mirador gigantesco que apunta a la ría”. “Yo hubiera diseñado algo más discreto, como un paso subterráneo moderno”, apostilla.

La “estrella” de Ceetrus

Manuel Teba, director general de Nhood España –la empresa de servicios inmobiliarios de Ceetrus, que se está encargando de levantar la estructura diseñada por Thom Mayne a cambio de asumir su gestión–, ensalzó ayer el proyecto Vialia en la cuarta edición del MobLab Congress, celebrado en el Museu do Carro Eléctrico de Oporto, una cita en la que profesionales del mundo de la construcción, desarrollo de la movilidad y creación de iniciativas más sostenibles para el medio ambiente aportan su visión sobre las nuevas propuestas que mejorarán la calidad de vida de los ciudadanos. Teba puso en valor los avances que traerá bajo el brazo el nuevo Centro Comercial Vialia Estación de Vigo, el proyecto “estrella” de Ceetrus. “Será un referente para todos los ciudadanos, ya que, en un mismo espacio, aúna la terminal de autobuses, la estación de tren y el espacio comercial”, indica la firma en un comunicado. La superficie comercializada del macrocomplejo alcanza el 93%. Su apertura significará el aterrizaje en la ciudad de marcas como Primark, KFC, Taco Bell o Fnac. La lista se completa con un gimnasio, salas de cine y más de un centenar de establecimientos de numerosos sectores: alimentación, deporte...

Compartir el artículo

stats