Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación del polígono de Balaídos destina el 20% del suelo a zonas verdes

Caride, Caballero y Regades, ayer, con Balaídos al fondo R. Grobas

“Vigo precisa suelo industrial porque es economía y empleo”, asegura Caballero

decoration

Como no podía ser de otra forma, el nuevo PXOM de Vigo, cuya aprobación inicial está prevista en un pleno extraordinario a finales de este mes, no se olvida de las necesidades del gran pulmón económico de la ciudad. Y es que el Plan Xeral planteado por el gobierno local recoge el encaje urbanístico necesario para la ampliación del polígono empresarial de Balaídos, un proyecto completamente estratégico para no frenar la capacidad de crecimiento de la factoría viguesa de Stellantis. El documento recoge un ensanche del polígono de 235.664 metros cuadrados, de los cuales el 80% estará destinado a suelo urbanizable y el resto será para zonas verdes (18%) y dotaciones públicas (2%). Esas zonas verdes estarán localizadas específicamente para minimizar el impacto visual y el ruido hacia los vecinos de la zona y se situarán de tal modo que permitan generar entornos de protección a los restos arqueológicos existentes, como el petroglifo de Redondelos o el Castro de Matamá. El objetivo es mitigar las molestias que la actividad industrial de la fábrica y el ruido procedente del nuevo vial planteado desde la VG-20 hasta la futura ronda puedan previsiblemente ocasionar a los residentes del entorno.

Hay que recordar que los accesos al polígono y al conjunto de la ciudad se mejorarán adicionalmente con el nuevo vial de comunicación desde Portanet (en los terrenos que hoy ocupa la subestación eléctrica, que pasará a estar soterrada), con la avenida de Castrelos y Clara Campoamor.

La actuación supone incrementar la superficie del polígono de Balaídos en más de un 20% y proporcionar, junto a otras acciones, una mejora en la competitividad de las empresas ya que facilita la conexión directa entre el PTL y la planta de Stellantis y facilitará los accesos directos desde ambos polígonos hacia la futura autovía en túnel a Porriño. “Vigo necesita suelo industrial, porque es la economía y el empleo”, asegura el alcalde, Abel Caballero.

Hugo Barreiro

La inversión del proyecto, que correrá a cargo de Zona Franca, será de unos 18,4 millones de euros sin contar la construcción de las naves que luego el Consorcio arrendaría a la propia Stellantis o a nuevos fabricantes de componentes. De ese montante, unos ocho millones serán para la urbanización del polígono, 5,2 para la circunvalación entre la VG-20 y la Ronda; 3,3 para indemnizaciones de viviendas y 1,8 para el nuevo vial del cementerio. La ampliación de Balaídos forma parte del plan de Zona Franca y Concello de generar suelo industrial en el marco del nuevo Plan Xeral para que ninguna empresa tenga que marcharse de la ciudad o renuncia a nuevos proyectos aquí por falta de terreno. El Concello y el Consorcio buscan también con esta ampliación conseguir atraer a nuevos fabricantes de componentes al polígono que ayuden a la fábrica viguesa a mejorar su competitividad, al tiempo que se refuerza el músculo industrial vigués.

Dentro del ámbito de la ampliación también se ubicarán diferentes áreas de realojo para las viviendas (más de una docena) que se verán afectadas por las expropiaciones necesarias para desarrollar el proyecto.

Compartir el artículo

stats