Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así es el proyecto de los hosteleros para impulsar As Avenidas

Un modelo similar al que proponen los hosteleros y comerciantes para la zona.

Un modelo similar al que proponen los hosteleros y comerciantes para la zona.

La Asociación Zona Náutico y la Federación Provincial presentarán la propuesta al Puerto y la Xunta

Que los vigueses puedan tocar el agua del mar en el centro de la ciudad, sin necesidad de ir a Samil, Bouzas o Teis, y, a su vez, potenciar una de las zonas clave de la parrilla turística olívica: el entorno del Náutico, la puerta de entrada de los cruceristas y hogar del festival urbano O Marisquiño o el SeaFest. Es el objetivo que tienen entre ceja y ceja tanto la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos) como la Asociación de Comerciantes y Hosteleros Zona Náutico.

Una de las ideas que proponen ambas entidades, que trabajan mano a mano con técnicos expertos en la cuestión, es la retirada definitiva del paseo de madera que se pretende arreglar en la recta de As Avenidas –se extiende, aproximadamente, desde el monumento a Julio Verne hasta el inicio del espigón, en forma de ele– y proyectar una solución en el que el ciudadano “consiga tocar el mar, incluso bañarse”. “Podrían ser unas gradas, por ejemplo. El pantalán haría de límite entre esta zona pública y la lámina de agua del puerto deportivo. El coste económico no sería muy elevado. Esta idea se la presentaremos al Puerto y la Xunta”, apuntan.

“Queremos que la gente consiga tocar el mar sin tener que ir a Samil o Bouzas”

decoration

Son conscientes de la dificultad que tendría dar este paso, puesto que, precisamente, la Autoridad Portuaria está reformando este punto de la urbe: las obras comenzaron en enero, tienen un plazo de ejecución de, aproximadamente, nueve meses y un presupuesto de unos 5 millones de euros. En su hoja de ruta, está el acondicionamiento del tramo enlosado y la reconstrucción del paseo de madera, es decir, un lavado de cara sin el cambio de filosofía que pregonan los representantes de hostelería y comercio.

Los técnicos que colaboran con Zona Náutico y Feprohos mencionan ejemplos de recuperación de áreas similares en otras ciudades de España y del resto del mundo: San Sebastián–la playa de la Concha–, Santander, Málaga –donde se permite la entrada de ciudadanos en el recinto del muelle de transatlánticos–, Barcelona –la Rambla del Mar–, Nueva York, Oslo o Copenhague. “Casi todas las ciudades con historia portuaria están haciendo proyectos de recuperación de estas zonas”, concretan antes de lamentar que, en la olívica, esto no sucede: señalan que Vigo “linda al norte con el Puerto”, ya que “tapa” una gran parte del borde litoral.

“El proyecto de reforma actual se basa en reponer con un pavimento de madera por encima una estructura pensada hace 40 años para ser un aparcamiento de coches. Este espacio, tanto As Avenidas como todo el que está comprendido entre Portocultura y el edificio de la Xunta, se merece una mayor reflexión y cuidado como zona de contacto centro ciudad-mar. No tiene sentido retomar un concepto de hace décadas”, argumentan. Y es que sostienen que, de tenerse esto en cuenta, se potenciaría toda la zona. “Habitualmente, el vigués no baja más allá de Policarpo Sanz, con la excepción de la Alameda y Montero Ríos, aunque ambos puntos deberían estar mucho más abarrotados; con esta reforma, además, se potenciaría uno de los cinco edificios con más valor arquitectónico de la ciudad: el del Real Club Náutico”, manifiestan. Por ello, creen fundamental “recuperar las zonas portuarias más sensibles” y, de este modo, “lograr la simultaneidad puerto-ciudad”. “El muelle de transatlánticos estuvo durante mucho tiempo sin recibir embarcaciones y, en ese periodo, los ciudadanos no pudieron disfrutarlo”, apostillan.

“Habría que modificar la reforma actual, pero merece la pena”

decoration

El presidente de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros Zona Náutico, Rubén Pérez, detalla que es “clave” llevar a cabo actuaciones que permitan “acercar a vigueses y visitantes al mar” en una de las “millas de oro” de la ciudad. “El ciudadano no puede sufrir que, desde A Guía hasta Samil, casi todo esté copado por la actividad portuaria. Tenemos que explotar al máximo el espacio que está desde la Praza da Estrela hasta Portocultura. Vigo no se merece renunciar a todo este ámbito”, anota.

Pérez reconoce que es “complicado” que se modifique la actuación que se está realizando actualmente en As Avenidas, ya que está en fase de ejecución, pero asegura que merece la pena. “En turismo, estamos en el top 5 a nivel nacional casi todo el año. Presumimos de atractivos, como la gastronomía o las islas Cíes. Y el tiempo nos respeta nueve o diez meses al mes. No tenemos rival, por eso la ciudad debe ser lo más acogedora posible con los visitantes, hay que estar a la altura”, expone antes de citar la aprobación inminente de la ordenanza que permitirá cubrir las terrazas de los locales hosteleros con estructuras autoportantes.

Una de las ideas que seducían al anterior presidente del Puerto, Enrique López Veiga, era la creación de gradas en el espigón del Náutico, una zona de paseo privilegiada que está “desaprovechada”.

Compartir el artículo

stats