Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoteles y hostelería urgen un refuerzo de los enlaces ante un verano clave: “Es un lastre”

Pasajeros en el aeropuerto de Pienador

Pasajeros en el aeropuerto de Pienador Alba Villar

Destino seguro, libre de multitudes y grandes aglomeraciones, con naturaleza, unas playas envidiables, amplia oferta de alojamientos, precios razonables y el plus añadido –a modo de guinda– de las Islas Cíes, un Parque Nacional con un cupo de visitas bien controlado... Pero, al mismo tiempo, un destino  inalcanzable, al menos si se quiere recurrir al transporte público.

Reconocen “preocupación” por la pérdida de frecuencias con Madrid | “Es un hándicap, confiamos en que poco a poco haya más”, señala el sector, que teme un alza de precios | La pandemia deja menos vuelos, trenes y buses

Vigo afronta la campaña de verano con el riesgo de que esfuerzos como los que acaba de desplegar en Fitur se vean ensombrecidos por una contradicción: que, en tiempos de COVID, su oferta sea tan atractiva como difícil disfrutarla. ¿El motivo? La escasez de trenes, vuelos y buses con el resto del país –donde está su principal nicho de clientes–, agravada por la crisis sanitaria.

  • El área de Vigo perdió más de la mitad de sus conexiones con Madrid con el COVID

    Los enlaces con la capital desde la ciudad, en mínimos | De lunes a miércoles no hay ningún trayecto en bus | Air Europa redujo un 68% las frecuencias aéreas semanales

Con la parrilla de frecuencias con Madrid recortada en Peinador, menos buses con la capital y suspendido sine die el segundo Alvia diario y el servicio de Tren Hotel con Chamartín, todo a consecuencia de la pandemia, Vigo corre un riesgo que el sector turístico local ya ve como una amenaza cierta: que la dificultad para llegar y salir de las Rías Baixas les termine restando atractivo como opción.

“Nuestras esperanzas están puestas en verano; tener más vuelos con_Madrid sería un apoyo”

Jaime Pereira - Asociación de Hoteles de Vigo

decoration

Jaime Pereira - Asociación de Hoteles de Vigo

El recelo es aun mayor a las puertas de una campaña clave que el sector espera con expectativa tras meses en un estado comatoso, con la Navidad a medio gas, sin Semana Santa ni festivos y las escapadas muy marcadas por los cierres perimetrales y toques de queda. “Confío en que poco a poco haya más conexiones porque es un lastre importante”, reconoce Jaime Pereira, presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi): “El verano está ahí, la gente empieza a moverse y ya tenemos reservas. Nuestras esperanzas fundadas están puestas en los meses de julio y agosto. Disponer de más frecuencias con Madrid sería un apoyo”.

  • Palma, París y Londres: lo que falta en el “menú soñado” de Peinador

    Son las rutas con mayor volumen de viajeros con conexión. Destaca el interés por Italia, el centro de Europa, el sur de España y las islas

“Tiene que haber suficiente oferta para que la gente no opte por otros destinos”

César S. Ballesteros - Federación de Hosteleros

decoration
César S. Ballesteros.

César S. Ballesteros. Marta G. Brea

A favor del sector, explica Pereira y concuerda César Sánchez-Ballesteros, presidente de la federación provincial de hosteleros, juega que la inmensa mayoría de la clientela de verano llega a Vigo por carretera, en sus propios vehículos. “Una de las tareas pendientes de Galicia es la falta de transportes, el 70% viene en coche. Es muy difícil acceder a un cliente de Madrid para un fin de semana”, señala el responsable de Feprohos. La clave –abunda– es disponer de una oferta de conexiones suficiente para que los potenciales turistas no opten por otras ciudades mejor enlazadas. Hoy por hoy y a la espera de que se complete la línea de AVE hasta Galicia, un madrileño tarda cinco horas y 45 minutos en llegar en tren a Vigo. A Barcelona o Cádiz –situadas a distancias similares–, dos horas y media y cuatro horas, respectivamente. A ese hándicap se añade ahora la pérdida de frecuencias: de los dos Alvia diarios por sentido que había en 2019 se ha pasado a solo uno y se ha suspendido también el servicio nocturno. La situación es similar en el bus, sin servicio con la capital durante varios días; y el transporte aéreo, en el que destaca el recorte aplicado por Air Europa.

“Mucha demanda y poca oferta supondrá que los precios suban; apostaría por los hubs”

Diego Otero - Agencia de Viajes Abramar

decoration

Diego Otero - Agencia de Viajes Abramar

Diego Otero, de la agencia de viajes Abramar, advierte de que la escasez de la oferta y un posible alza de demanda de destinos nacionales se traducirá en un aumento de tarifas. Ayer un vuelo de ida a Madrid con Iberia para el primer viernes de junio costaba entre los 86 euros que se pedían por un asiento en clase turista para el vuelo de primera hora del día (7.25 h) y los 369 que se cobraban, por la misma categoría, para los servicios vespertinos (15.50 y 19.40 h). Otero aboga en especial por reforzar la conectividad internacional y los hub, fórmula que ya dio buenos frutos hace años con Ryanair, que gracias a sus vuelos con Italia atrajo un importante flujo de turistas.

El COVID amplía el perfil de clientes de las agencias de viaje: la búsqueda de seguridad atrae a usuarios jóvenes

Pocos sectores se salvaron del zarandeo de la pandemia; pero muy pocos, también, lo han sufrido en sus carnes con tanta crudeza como los dedicados al turismo. Cierres perimetrales, toques de queda, restricciones de aforo y el desplome de vuelos y conexiones de trenes han obligado a las agencias de viajes a afrontar retos que en 2019 sonaban casi a ciencia ficción. La pandemia también deja sin embargo algunas lecturas positivas. Una de las que despunta en sus oficinas es una diversificación del perfil del cliente. A las agencias han empezado a llegar usuarios jóvenes que hasta 2019 organizaban sus vacaciones de forma autónoma, recurriendo a la Red y que ahora buscan el asesoramiento y la seguridad que pueden ofrecer profesionales.

“Le gente busca y se informa en Internet, pero acaban yendo a las agencias”

Diego Otero - Abramar

decoration

Si antes de la pandemia la cuota de mercado del sector en la población comprendida entre los 25 y 35 años podía rondar el 30%, ahora ese porcentaje –estima Otero– ha podido duplicarse. Queda por ver, aclara, si la tendencia se consolida y estabiliza con el tiempo. A pesar de ese cambio en el perfil, el balance final seguirá lejos sin embargo del que podía manejar el colectivo hace dos años, antes de la crisis sanitaria. Sigue habiendo incerteza, temor y menos opciones a la hora de desplazarse.

  • Las agencias de viajes constatan la subida de consultas para destinos nacionales en verano

    Despiertan interés zonas de playa extranjeras pero con vuelo directo | Los seguros ya incluyen cobertura para cancelar por COVID | Los operadores siguen tramitando devoluciones por viajes anulados en 2020

    w.farodevigo

Desde Ademar confirman un aumento de quienes acuden a las agencias en busca de seguridad, garantías y la cobertura de los seguros con los que los negocios trabajan desde hace tiempo. Las agencias constatan también interés en destinos nacionales que garantizan naturaleza y espacios no masificados. Una tendencia en paralelo perciben por ejemplo desde Navegante Vigo, empresa dedicada al alquiler de embarcaciones tripuladas. Su responsable, Javier Romero, ha registrado ya un repunte de llamadas. A día de hoy ya tienen de hecho casi una veintena de reservas para verano.

Compartir el artículo

stats