Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

150.000 metros muertos en el balcón de Vigo

Un viaje por el vacío, el abandono y la decadencia en la fachada marítima de la ciudad

Vista al muelle de Beiramar desde el interior de la nave de Frigoríficos Berbés, sin tapiar.

Vista al muelle de Beiramar desde el interior de la nave de Frigoríficos Berbés, sin tapiar. Alba Villar

Encima de una mesa redonda de madera hay una impresora desconectada. Está fuera de lugar. Como las palomas que entran en los baños de la primera planta, revestidos de unos azulejos que fueron blancos algún día. O un viejo colchón de muelles rosáceo, junto a unos botellines de cerveza, que parece que alguien usó hace no tanto tiempo.

42

Casi 150.000 metros muertos en el balcón de Vigo. Marta G. Brea | Alba Villar | Pablo Hernández

No se ven hoy las gaviotas; seguro que vuelven luego. Conviven, en la antigua Frigoríficos Berbés (Fribesa), lo que quedó de los incendios (2011 y 2013), lo que nadie ha querido saquear y la basura que le han ido llevando. Y animales. Es una inmundicia, abierta a la entrada de cualquiera, en el alféizar al mar de la primera ciudad de Galicia.

Como el de Frigoríficos Berbés, la fachada marítima de la ciudad cuenta con una docena de inmuebles más en estado similar; tapiados, en el mejor de los casos

decoration

Tiene propietario, y reciente, pero de momento permanece abandonado. Con cerca de 3.300 metros cuadrados de planta, y 14.500 metros totales, repartidos en distintas plantas. A punto estuvo la vieja Fribesa de transformarse en supermercado, y coqueteó con una oferta de Comercial Pernas (Coper) para ser almacén frigorífico. La auxiliar del naval Grupo Emenasa se adjudicó la concesión, el verano de 2019 por hasta 40 años, para la ampliación y modernización de sus talleres. Las obras no han empezado; lo único arrancado es la valla que cercaba el edificio. Como éste, la fachada marítima de la ciudad cuenta con una docena de inmuebles más en estado similar; tapiados, en el mejor de los casos. Suman cerca de 150.000 metros cuadrados solo de planta, de acuerdo a la base de datos digital de la Dirección General del Catastro. Más de veinte veces la superficie de un campo de fútbol reglamentario, como el de Balaídos.

Empieza este viaje –por el vacío, el desuso y la decadencia– en Tomás Alonso, 186. Mejor ir cómodos, quedan más de seis kilómetros hasta el punto final.

Antigua fábrica de Alfageme

Esta primera ubicación luce una de las “joyas” arquitectónicas de la ciudad: la antigua factoría de Bernardo Alfageme. En 2015 salió a subasta por 35,6 millones de euros, tras una desastrosa gestión, en la que los gestores de la inmobiliaria Promalar fueron declarados culpables de llevar la conservera al óbito. Ahí está el edificio, con su ¡¡Miau!! en la fachada y un pavimento asfaltado en hierba y matojos. La parcela está catalogada para uso industrial, con 11.550 metros de superficie construida. Eso sí, las distintas plantas del edificio principal elevan el total de metros por encima de los 14.000.

Teniendo en cuenta las alturas, Vigo tiene ante sí más de 200.000 metros cuadrados de suelo muerto

decoration

Esta situación se repite en otros edificios de la ruta: teniendo en cuenta las alturas, la ciudad tiene ante sí más de 200.000 metros cuadrados de suelo muerto. Para el caso de Alfageme, el Concello ha asegurado que, como con la del antiguo asilo del barrio do Cura, la fachada es irrenunciable. “Mantendremos todo el edificio como no derribable y con todas las garantías porque es una joya de la arquitectura industrial de Vigo”, exhortó, en abril de 2019, el primer edil vigués, Abel Caballero.

Fachada de la antigua Frigodis. Es el edificio abandonado con más superficie construida de Jacinto Benavente. | // L.GRAÑA

La Artística: Sarajevo

Junto a la trastienda del mayor astillero privado de España, Hijos de J. Barreras, aflora un sarajevo. Otro espacio más para los caídos en la extensísima y próspera historia del Vigo industrial.

Unas pintadas poco elaboradas son lo más descriptivo de otro enorme mamotreto: RIP

decoration

Los terrenos de La Artística se extienden a lo largo de más de 16.400 metros cuadrados. Donde antes se alumbraba maquinaria para conserveras, latas o estañadoras, hoy hay un erial de cascotes donde solo las letras en piedra Taller Mecánico recuerdan lo que, hasta mediados de los noventa, fue una historia (más) de éxito en calle Coruña.

Los vestigios de La Artística

Muy cerca, donde arranca Beiramar con prolongación por Ramón Soler, unas pintadas poco elaboradas son lo más descriptivo de otro enorme mamotreto: RIP. Son parte de lo que fue en su día La Artística, fundada a principios del siglo pasado por Eugenio Fadrique. La calle lleva el nombre de quien cedió los terrenos, en 1905, para unir lo que ahora es Tomás Alonso con Beiramar.

Espacio trasero de Barreras, con salida en la calle Tomás Alonso. | // P. HERNÁNDEZ GAMARRA

Allí, tras un portalón de Barreras, reposan –sin destino conocido– los cascos dos barcos que se paralizaron en julio de 2019: iban a llamarse Pollux y Polaris, para realizar la ruta noruega entre Bergen y Kirkenes. El óxido de las chapas va a juego con lo que tienen enfrente. Más de 7.000 metros cuadrados de terrenos de Barreras, con salida hacia Tomás Alonso –tras el taller de chapa–, tampoco tienen actividad a día de hoy. En realidad, la propia compañía no tiene apenas actividad estas semanas, tras la salida hacia Astillero (Cantabria) del crucero de ultralujo Evrima. El espacio donde están las gradas, el varadero o el edificio principal de la atarazana es una concesión administrativa de la Autoridad Portuaria de Vigo; los segundos, no. De uso industrial, la superficie total construida rebasa los 13.200 metros cuadrados. Justo delante, como suelo urbano sin edificar, cinco fincas totalizan 6.400 metros cuadrados más.

Edificio en Jacinto Benavente, sin uso

Quizás es la calle Jacinto Benavente la que pueda resultar más representativa en este camino de vigas al aire. Más por concentración de ejemplos que por pena. Oficinas de Casa Mar, la propia Fribesa, Frigodis (Pescanova) o Pescapuerta todavía conservan sus antiguos nombres en puertas o telefonillos; la fábrica que linda con la promoción de Avantespacia (Cordelerías Mar) solo deja ver, a través de las verjas y con su chimenea, que en un tiempo funcionó como conservera. Como Hijos de Carlos Albo, que en año y medio iniciará su traslado a la Plisan.

Inveravante ha promocionado las viviendas de Cordelerías Mar como "una zona con futuro"

decoration

Solo en un tramo de 417 metros en línea recta, entre la conservera y la promoción de la división inmobiliaria de Inveravante, Vigo cuenta con 28.000 metros cuadrados de suelo sin utilizar, en desuso o abandonado; si se agrega la superficie construida de todas las edificaciones, de nuevo con información oficial del Catastro, la nómina supera holgadamente los 62.000 metros. Las construcciones están en suelo portuario y municipal, con catalogación de industrial. Como los 3.471 metros cuadrados de la antigua Cordelerías Mar: consta en esta base de datos únicamente como suelo sin edificar. Con diez plantas, se ha proyectado para 155 viviendas. “Es una zona de futuro”, anuncia la compañía en su página web corporativa.

Locales traseros en Beiramar. | // ALBA VILLAR

Las antiguas instalaciones de Frigodis disponen de la mayor superficie construida. Era la filial de logística de frío de Pescanova SA, integrada ahora en Pescanova España. Hasta cinco plantas agigantan hasta los 20.947 metros cuadrados los 4.329 que ocupa de suelo. Por poco recatado que fuera el remedio, la mano de pintura azul no ha logrado cubrir, pese a intentarlo, su nombre.

El paseo avanza, camino a O Berbés. Con más de lo mismo.

Antiguo Frigorífico Alba Villar

En los patios traseros del Instituto Social de la Marina, hay talleres con actividad, los vestigios de otro frigorífico y pequeñas oficinas tapiadas, a pie de calle y en primeras y segundas alturas. Suman otros 4.000 metros cuadrados más, pero con cerca de 14.500 metros de superficie construida. Hay edificios a prueba de okupaciones, y bajos tapiados con tablones reciclados. Uno fue una puerta.

De cara a la lonja, la brillante sede central de la Asociación Española de Mayoristas, Importadores, Transformadores y Exportadores de Productos de la Pesca y Acuicultura (Conxemar); tras este telón, entre negocios intermitentes, una mujer asoma.

– ¿Buscas algo?

– Actividad.

Interior de la antigua Frigoríficos Berbés

De la hipoteca millonaria al éxodo de pesqueras

No todos los edificios y naves sin actividad comparten la misma casuística, ni el mismo origen de su abandono. Aunque algunas pesqueras mantengan inmuebles en el entorno de Jacinto Benavente para el almacenamiento de redes o puertas de arrastre, la logística de frío se había alejado de esta calle hasta que afloraron dos proyectos. Y con protagonista compartido. Primero, la rehabilitación completa de las antiguas instalaciones de Freiremar, de mano de Atunlo (participada por la viguesa Comercial Pernas y las vascas Pevasa e Inpesca) y Frigalsa (filial de Grupo Iberconsa).


Coper repitió experiencia con Centro Loxístico Porto de Vigo, una iniciativa pionera que trató de extender hacia Frigoríficos Berbés, aunque Emenasa se acabaría adjudicando la concesión. Pescapuerta es una de las tres accionistas de referencia de Frioya –con Profand y Pereira–, con instalaciones en Chapela y que construye un enorme frigorífico en Mos. La nave de Frigodis ya había quedado en desuso mucho antes de la reordenación interna de la multinacional, y por supuesto de la decisión de ésta de asignar a ALC Logística la gestión de los almacenes de frío. En el caso de Barreras, la nueva propiedad ha hipotecado tanto las instalaciones que dan a Beiramar como las que lo hacen a Tomás Alonso. Como desveló FARO, suman una superficie de 22.400 metros cuadrados. Fueron tasadas en 10,136 millones de euros en favor de Cruise Yacht 1, filial de Cruise Yacht OpCo (dueña del astillero) y propietaria del Evrima.

Antiguo frigorífico de Pescapuerta

Última parada: En busca de un futuro para el suelo de Vulcano

Termina la ruta en Teis. Una empresa, San Enrique, pretende dar una nueva oportunidad a un astillero que funcionó durante un siglo. Acaba de empezar, pero ya ha perdido la salida al mar. Los 25.095 metros cuadrados de concesión portuaria serán adjudicados mediante concurso de libre concurrencia, aunque la Autoridad Portuaria de Vigo no descarta siquiera hacer una oferta por los 38.000 metros cuadrados privados de la compañía de José Alberto Barreras. El informe de liquidación sostuvo que las instalaciones no concesionadas no eran versátiles por sí mismas si no tenían la salida al mar.

Muelle de Vulcano Cedida

Compartir el artículo

stats