Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accidente del río Órbigo: 45 vidas truncadas en un siniestro que conmocionó Vigo

Los recuerdos de los lectores de FARO se suceden el día que se cumplen 42 años del fatal accidente

Accidente de autobús en el río Órbigo: 42 años del mayor día de luto en Vigo

Accidente de autobús en el río Órbigo: 42 años del mayor día de luto en Vigo

10 de abril de 1979. Los relojes pasan de las 16:30 horas cuando la crónica negra de la ciudad de Vigo añade un triste recuerdo a su lista de tragedias: un autobús escolar cae a las gélidas aguas del río Órbigo y en el accidente mueren 45 alumnos del colegio Vista Alegre, tres profesores y el conductor que los traía de regreso a la ciudad olívica. Solo diez de los pasajeros consiguieron salir con vida.

Hace más de 40 años desde el trágico accidente en el río zamorano, pero la memoria de los vigueses no ha podido borrar de sus recuerdos el día que Vigo se tiñó de luto con la muerte de 49 personas y que muchos recuerdan como el peor día de sus vidas. Vivencias que perviven a flor de piel que recuerdan las historias y los nombres de las víctimas.

Accidente del río Órbigo: 2 historias diferentes

Roberto García Martínez es uno de los nueve niños que lograron ponerse a salvo en el espantoso accidente ocurrido en Santa Cristina de la Polvorosa. Solo tenía 12 años y, durante todo este tiempo, ha tirado de una serenidad especial para superar las secuelas de la tragedia y en otras ocasiones en las que ha sentido de cerca el aliento de la muerte.

Daniel García Vázquez, el pequeño héroe del Órbigo cuya vida quedó ensombrecida por la tragedia es otro de los nombres asociados al accidente de autobús. El pequeño pudo salvarse del agua gracias a su habilidad como nadador, pero nunca superó no poder ayudar a sus compañeros y murió, aún traumatizado, a los 31 años.

Quienes estuvieron allí para arrimar el hombro minimizan las actuaciones individuales para que descansen en el colectivo: "Yo ayudé, pero también hubo otros vecinos que sacaron a muchos más niños del agua. El héroe fue Santa Cristina, todo el pueblo". Lo dice Manuel, uno de los vecinos que estaba en el bar sobre las cuatro de la tarde de aquel 10 de abril. "Quienes trabajaban en el taller, vieron en directo cómo caía el autobús al agua. Cuando llegamos las personas que estábamos en el bar, todavía vimos algunos niños en el agua. Nosotros sacamos a una niña, pero estaba ya muy mal y falleció en el hospital", relata. "Cuando ves algo así, no piensas el peligro que corres, haces lo que puedes por salvar vidas, asegura Manuel.

Otra de las personas que colaboró en el operativo de salvamento fue un guardia civil destinado a Sanabria. Cuando escuchó por la radio la noticia del accidente, se puso manos a la obra, consciente de que tendría que participar en el salvamento. "No me bajé de la moto hasta las tres de la madrugada. Fuimos a Porriño (Galicia) para traer unas péndulas flotantes con imanes para localizar el autobús bajo las aguas", explica.

"Ver allí a los niños fue una escena dramática, había que tener los nervios de acero", reconoce el exagente. La gente de Santa Cristina colaboró muchísimo. Un vecino, Pedro, quedó cojo a raíz de participar en el salvamento, relata. Pero lo más dramático es la escena que vivió ante los familiares." Un matrimonio había tardado 16 años en tener descendencia y allí perdió a dos hijos. Nunca vi llorar tanto a una mujer", rememora. "Aquello es lo más desgarrador que he visto, peor que el 11-M, porque eran niños", añade.

Vigo y Zamora recuerdan el accidente del Órbigo

El Ayuntamiento de Vigo rinde homenaje de forma permanente a las víctimas del río Órbigo con una placa en la 'lonja' del Concello á en la 'lonja' del Concello de Vigo. "Las heridas se curan, pero las cicatrices no desaparecen". Esas fueron las palabras de Francisco, "Chisco", uno de los supervivientes del accidente.

Compartir el artículo

stats