Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La red de hachís movía cada mes cien kilos de droga en coche entre el Estrecho y Vigo

El grupo burló los cierres perimetrales y el toque de queda con documentación falsa de que viajaban por trabajo | Hubo dos detenidos y ayer se buscaba a un tercer integrante

Los 30 kilos de hachís incautados estaban ocultos en el vehículo en el que viajaban los detenidos desde la zona del Estrecho. Policía Nacional

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los 30 kilos de hachís incautados estaban ocultos en el vehículo en el que viajaban los detenidos desde la zona del Estrecho. Marta Fontán

Un largo viaje de cientos de kilómetros por carretera recorriendo buena parte de España que acabó en los calabozos. El dispositivo desplegado este lunes por la Policía Nacional en Vigo ha logrado asestar un duro golpe a una organización criminal que operaba en la ciudad olívica y su entorno y que realizaba viajes semanales a la zona del Estrecho de Gibraltar, moviendo una media de 100 kilos de hachís de gran pureza al mes desde ese punto hasta Vigo.

Dos de los presuntos narcos, los que supuestamente se situaban al frente de este activo grupo, fueron detenidos cuando volvían de uno de esos frecuentes desplazamientos al sur peninsular con un considerable alijo de 30 kilos de estupefaciente oculto en el vehículo. La investigación sigue abierta y de hecho ayer se buscaba a un tercer integrante de la red, supuesto colaborador de confianza de los ya arrestados, que logró eludir el cerco policial.

Los detenidos tienen 36 y 30 años, son de nacionalidad española y están afincados en Vigo y O Morrazo. Los agentes del grupo Udyco de la comisaría viguesa, con los que colaboraron policías de Algeciras, andaban tras su pista desde finales de enero, cuando, por pesquisas previas, llegó a sus oídos la existencia de una red que estaría distribuyendo “importantes cantidades” de hachís en la urbe y en toda su área metropolitana.

Una organización que, como después comprobarían, funcionaba “con una estructura jerárquica perfectamente organizada” . El clan, según informa la comisaría viguesa, tenía una estructura piramidal, “con distintos responsables dentro del grupo, desde la dirección, distribución y captación de nuevos clientes”. Al parecer, les vendían a toda una red de compradores que trapicheaban ya a pequeña escala.

Las vigilancias y seguimientos permitieron identificar a los dos máximos responsables de la banda, los ahora detenidos. Y descubrieron que la red se desplazaba Andalucía tres o cuatro veces al mes, al Estrecho, para contactar con organizaciones de narcos marroquíes y cerrar acuerdos de compra de hachís.

Una de las cosas que llamó la atención, junto a la gran calidad de la droga con la que traficaban, fue que eran los propios jefes del grupo los que viajaban hasta el Estrecho, negociaban directamente con los suministradores –quizá para evitar que algún colaborador pudiera arrebatarles parte del negocio– y regresaban con el hachís, lo que suponía una mayor exposición en caso de un operativo policial, como finalmente ocurrió.

Viajaban en vehículos poco llamativos y, a raíz de la pandemia y las restricciones en Portugal, hacían toda la ruta desde Vigo y hasta el sur sin salir de España. ¿Y cómo eludieron los cierres perimetrales entre comunidades españolas y el toque de queda en sus continuos desplazamientos? Pues tenían “documentación falsa” con la que simulaban que hacían tan largos trayectos por trabajos lícitos.

El último viaje, del que volvían con una partida de 30 kilos de hachís en el coche, lo iban a completar este mismo lunes por la noche. Pero la Udyco los interceptó, deteniendo a los dos presuntos narcos e incautándose del alijo. Con autorización judicial realizaron también una entrada y registro en una vivienda usada por la red en Camiño Laxe Redomeira, en Vigo. La previsión es que los apresados pasen este miércoles a disposición judicial.

Compartir el artículo

stats