Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La llegada de cruceros a Vigo debe esperar

"Oceana", último cruceto que atracó en Vigo, hace un año

"Oceana", último cruceto que atracó en Vigo, hace un año Marta G. Brea

El pasado día 11 se cumplió un año de la última escala de un crucero en Vigo. Fue el británico Oceana el encargado de acercar a la ciudad a los últimos 1.710 pasajeros que acababan de embarcarse en Southampton. Dos días después de su escala en Vigo, el gobierno de España decretaba el estado de alarma. Un año después, la práctica totalidad de la flota crucerística internacional continúa varada en un mar de dudas, que hace impensable su vuelta a la actividad a medio plazo. En la actualidad tan solo dos navieras operan para el mercado europeo, admitiendo únicamente pasajeros nacionales, la alemana TUI que recorre las islas Canarias con dos barcos y la italiana MSC que lo hace con otras dos unidades con las que toca solamente en puertos italianos y Malta.

Distintos agentes consignatarios que gestionan esta actividad en Vigo ven muy difícil que veamos algún crucero hasta muy avanzado el verano. Todo queda en manos de la evolución de la pandemia y de la vacunación. Por de pronto, la naviera británica P&O, que este año estaba llamada a ser la mejor clienta del sector en el puerto vigués, ha anunciado que prorroga una vez más el regreso a la actividad pasándola de finales de abril a finales de agosto. Antes de la llegada del COVID, este operador tenía programadas 25 escalas en Vigo para 2021. A fecha de hoy tan solo sobreviven 9, que se centran en el último cuatrimestre del año y que quedan a expensas de nuevos aplazamientos si la situación no mejora.

Algunos, en junio

Otra naviera de las consideradas punteras en el puerto olívico, Royal Caribbean, mantiene sin embargo su intención de retomar la actividad a primeros de junio, con el gigantesco Anthem of the Seas de 169.000 toneladas y 348 metros de eslora y cuatro escalas en Vigo, la primera el 6 de julio. Un gemelo de este mega-crucero y nuevo buque insignia de Royal, el Odyssey of the Seas, tenía previsto venir a Vigo en su crucero inaugural a comienzos de abril. Finalmente ha sido desviado a Israel.

Por otra parte, los planes del gobierno de cara al levantamiento de la prohibición de atraques de cruceros en el país, continúan siendo una incógnita. La Autoridad Portuaria ha mantenido ya varias reuniones con consignatarios, tour operadores, Sanidad, Aduanas y Fronteras para programar un posible regreso de los cruceros. A pesar de que la temporada contempla ya más de 50 cancelaciones en Vigo, todas las armadoras que operan para el público europeo mantienen colgadas en sus webs las previsiones para lo que resta de 2021. De esta forma se pueden constatar 33 escalas en Vigo que se registrarían, en el mejor de los casos, durante el segundo semestre del año. Tras un comienzo tímido, con una visita del Seadream I el 30 de junio, a la que seguiría el Anthem of the Seas el 7 de julio y de nuevo el Seadream I el 14 de ese mes. A partir de agosto los atraques de Bolette el día 11 y Anthem of the Seas, el 27, apuntan a un crecimiento sostenido. Pero sería a partir de setiembre cuando se produciría el crecimiento continuado de la actividad con 8 visitas, mientras que en el último trimestre del año tendríamos el mayor número de atraques: 10 en octubre, 6 en noviembre y 4 en diciembre.

Vacunación

Los planes de vacunación despejarían el horizonte para la vuelta a la normalidad del sector. En este sentido, la mayor parte de líneas de cruceros ya incluyen la vacuna entre los requisitos para sus pasajeros y tripulantes. Royal Caribbean las hace obligatorias para acudir a Norteamérica e Israel, mientras que P&O requiere esa inmunidad para su regreso al servicio en el Reino Unido, programado para el verano.

Preparativos para la llegada de "Azzam" Alba Villar

El Puerto se prepara para recibir al “Azzam”

La empresa Ocean Diving ha comenzado los trabajos para que el megayate Azzam, propiedad del jeque presidente de Emiratos Árabes, pueda ser fondeado frente al Muelle de Trasatlánticos. Se trata de instalar los “muertos” –pesos de gran tamaño– en el fondo, para que el lujoso barco, de 180 metros de eslora (el más largo del mundo en su clase) pueda permanecer varios meses en Vigo, en principio hasta junio. En este tiempo será sometido a diversas tareas de mantenimiento en la empresa Freire. Entre esas labores se apunta a la instalación de un mástil de comunicaciones de unos doce metros de alto. El Azzam se encontraba ayer en el puerto de Gibraltar, procedente del de Cádiz, y se aguarda su llegada a la ría de Vigo a finales de mes. En concreto, está previsto que fondee ante Cíes el día 29 y entre en puerto en la jornada siguiente.

Compartir el artículo

stats