Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empieza el adiós a la estación provisional de Urzáiz

Trabajos en la zona en la mañana de ayer.

Trabajos en la zona en la mañana de ayer. Pablo Hernández

Nueve semanas, es decir, algo más de dos meses, hasta junio aproximadamente. Es lo que calcula la Xunta que durarán los trabajos de demolición de la estación provisional de Urzáiz, un pequeño edificio estrenado en 2015 en uno de los laterales de Vialia y que se planteó ya desde un comienzo como una solución “temporal” mientras no se completase el complejo de Mayne. Este derribo, cuyo inicio visitó este miércoles la delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, es posible después de que el acceso a los andenes ferroviarios se haya habilitado desde Vía Norte, atravesando parte del futuro centro comercial, aún en obras.

Los trabajos los realiza la Consellería de Infraestruturas, que ejecuta también la estación de autobuses integrada en el complejo. De hecho, los terrenos del local provisional deben ser ocupados por esa terminal. La propia consellería ha programado varias fases: en la primera semana, la actual, se procede al desmontaje manual de carpintería e instalaciones en coordinación con Adif, mientras su personal retira los elementos que se reutilizarán en otras estaciones; en las semanas dos y tres se continuará con esas mismas tareas pero ya sin la implicación del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias. Por su parte, entre las semanas cuatro a nueve, a partir del 12 de abril aproximadamente, se completará la demolición de la estructura del edificio y la retirada de los escombros mediante retroexcavadoras y otro tipo de maquinaria. Añade Infraestruturas que “la demolición de realizará en sentido Oeste-Este, pudiendo coincidir el inicio de los trabajos en la zona Oeste de la Estación con la finalización de los trabajos de desmontaje de carpintería e instalaciones en la zona Este”.

Este derribo permitirá a la Xunta seguir con las obras de la estación de buses que se desarrollan justo al lado, con el objetivo de que nueva terminal esté lista antes de que termine el año.

Desde el pasado lunes y hasta el estreno del complejo, el acceso a los andenes se realiza “exclusivamente” a través de la calle Vía Norte. Además de la entrada peatonal, el gestor de las infraestructuras ferroviarias habilitó una zona para el aparcamiento de vehículos en la planta -1 del sótano, al que se accederá a través de una rampa desde Vía Norte.

Quejas

Por otra parte, el concejal del grupo municipal del PP Jesús Marco González preguntó ayer en una comisión informativa del Concello si el gobierno local es conocedor de que este nuevo acceso “no cuenta con taquillas ni venta de billetes”, solo hay máquinas para ello que, por cierto, en la mañana de este miércoles no funcionaban a pleno rendimiento. “La única alternativa es pagar con tarjeta de crédito o desplazarse hasta las taquillas de la estación de Guixar para sacar un billete.”, dice el PP, que emplaza sal Concello a “exigir a Renfe, a Adif o al propio ministro José Luis Ábalos que, de manera urgente e inmediata, reponga el servicio presencial de venta de billetes que tenía la estación”.

Compartir el artículo

stats