Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vialia, con aprobado alto en su primera prueba de fuego

36

Preestreno de Vialia Vigo solo a pasajeros Alba Villar

Su doble condición de acceso a la estación de trenes y futuro centro de ocio dejó ayer en Vialia una escena poco habitual en las áreas comerciales: una apertura de puertas a medio gas, con las obras todavía sin finalizar, lonas para cubrir los espacios lóbregos y un goteo de técnicos paseándose por los pasillos trajeados con chalecos reflectante y cascos de seguridad.

El complejo diseñado por Thom Mayne se sometió ayer a su primera “presentación en público” con la apertura de un acceso en Vía Norte para que los pasajeros de Renfe puedan bajar y subir a la zona de andenes, donde siguen recalando los trenes del Eje Atlántico. La medida se adoptó para liberar el edificio que funcionaba como estación hasta el domingo, una pequeña nave estrenada en 2015 al lado de la AP-9 y que ahora deberá derribarse para que la Xunta pueda avanzar en las obras de la terminal de buses. La demolición –prevista en un inicio para principios de marzo– es clave de hecho para que San Caetano cumpla su calendario y tenga listo su nueva recinto de autocares antes de que acabe 2021.

En vez de entrar o salir por Urzáiz, los viajeros lo hacen desde ayer por Vía Norte, a través de un acceso que les permite, de paso, asomarse a parte de la estructura interior de Vialia, que sigue tomando forma con el objetivo –anunciado por Ceetrus– de que el complejo esté al 100% en septiembre. Será entonces cuando se podrá disfrutar plenamente de la oferta de tiendas, hostelería y cine de Vialia, incluida su plaza superior de 23.000 m2.

  • Carmen Romero: "La otra estación se hacía algo pequeña; en esta me sorprende la cantidad de luz"

De momento los viajeros suben y bajan varias plantas gracias a cintas mecánicas que comunican con al puesto de control de Adif, donde deben presentar sus billetes para pasar a la misma zona de andenes a la que antes se llegaba a través del viejo edificio. En el interior de Vialia no hay de momento tiendas, ni restaurantes, ni quiosco, ni siquiera taquillas. Solo dos máquinas de autoventa en las que, con ayuda de personal de Renfe, se pueden comprar billetes de tren. Quienes quieran hacerlo de la forma tradicional, en mostrador y con vendedor, deben bajar hasta la terminal de Guixar, donde se concentra la venta. Así será al menos hasta mayo, cuando –avanzan desde el entorno de la operadora–, se estrenarán los mostradores y taquillas de la compañía en Vialia. Para facilitar la movilidad de los viajeros, Adif ha preparado también estacionamiento en un espacio acotado del aparcamiento, en la planta sótano -1.

  • Javier Domínguez: "Unir estación y complejo comercial, y tan céntrico además, me parece un acierto"

Aunque faltan aún meses para disfrutar de Vialia a pleno gas, ayer los viajeros y curiosos que paseaban por el centro reconocían que el edificio “promete”. “La otra estación se hacía muy pequeña. De esta me sorprende sobre todo la luz y que es grande y moderna”, explica Carmen Romero, usuaria frecuente del Eje Atlántico. Ayer echaba de menos, sin embargo, que el nuevo acceso se haya estrenado sin ningún servicio adicional, como el de cafetería. No muy lejos, Javier Domínguez concuerda en que la estructura es “diáfana”. “Me gusta el concepto, de estación y centro comercial”, reflexiona. Otro de los atractivos del complejo de Mayne –abunda– es su ubicación, céntrico, en pleno núcleo urbano.

  • Margarita Gómez: "La veo muy bien moderna y amplia; pero aún queda trabajo que hacer"

La posibilidad de asomarse a las “tripas” de Vialia tras meses viendo cómo tomaba forma desde fuera, cómo se levantaban sus fachadas y la envolvente, animó ayer a muchos curiosos a entrar en la estación de Mayne. Margarita Gómez, vecina de la zona, paseaba por la sala de espera atenta a los detalles que se aprecian ya en la estructura. “Se ve grande, moderna y amplia”, concede Gómez, aunque apunta que en el interior de la estructura queda todavía bastante trabajo pendiente que deberá apurarse si el centro quiere abrir sus puertas –como se ha anunciado– en septiembre.

  • Susana Roa: "Me gusta más esta estación; hay ganas de que termine y ver la oferta comercial"

Susana Roa y Diego Facenda llegaban ayer también a la estación tras comprobar que el edificio anterior ya no funcionaba y reconocían que el complejo “promete”. La fecha más esperada, señala Roa, es sin embargo la apertura al 100% con marcas como Primark. El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, destacó ayer también que la activación de servicios en Vialia es una muestra del “compromiso con Vigo” del Ejecutivo y brinda “un nuevo impulso a la alta velocidad que se merece la ciudad”.

  • Diego Facenda: "Voy a Santiago y me ha sorprendido, la verdad es que es muy moderna"

Compartir el artículo

stats