La ría de Vigo es una fuente inagotable de sorpresas. Asoman a la superficie una cantidad muy pequeña del crisol de criaturas que surcan estas aguas, y ante la complejidad de grabarlas o fotografiarlas al final cunde la falsa impresión de que lo más espectacular que se puede observar aquí son manadas de delfines o ballenas. Pero como bien saben los buceadores expertos, de vez en cuando llegan nadando a la bahía viguesa animales fascinantes.

Y con uno de ellos se toparon los biólogos Manuel E. Garci y Miguel Boquete; el buzo y director del Centro de Buceo Islas Cíes, Iñaki Ferreiro; y las también biólogas de las Universidad de A Coruña, Cristina Piñeiro, Sara Barrientos e Isabella Provera. Durante una inmersión organizada para la recogida de muestras de laminarias frente a la playa de Liméns (Cangas), al poco de lanzarse al agua se produjo lo que definen como un encuentro "cautivador". Tenían delante una medusa descomunal.

Una masa gelatinosa amorfa, mayor incluso que la grabada en noviembre de 2020 en Punta Lagoa. En aquella ocasión se trataba de la especie “Rhizostoma octopus” de casi un metro de diámetro, y tanto como su volumen, lo singular de la escena fue lo que duró. Como si la monstruosa medusa perdiera de repente su característica timidez porque desapareció de la vista de los buceadores tras más de cinco minutos posando ante sus cámaras.

Así fue el encuentro con una medusa gigante en la ría de Vigo R.V.

"Iba a su rollo"

El excepcional ejemplar avistado este miércoles en la ría viguesa no lo puso tan fácil a sus espectadores. En un principio despuntaba su cuerpo en la superficie "pero Iba a su rollo, y en un momento dado se metió hacia el fondo, y desapareció", relata Garci. Aun así este veterano camarógrafo submarino dispuso del tiempo justo para componer una imagen que reflejase el gigantesco tamaño del bicho.

La duda que asalta ahora al biólogo es la especie a la que pertenece. Apunta a "Cyanea capillata", protagonista por ser la asesina misteriosa en una novela de Serlock Holmes "La aventura de la melena de león". La umbrela o campana en estas criaturas puede llegar a los tres metros de diámetro y sus tentáculos hasta los 30 metros de longitud.

Para Garci y Ferreiro, este encuentro se produce al año siguiente de vivir otro con una criatura muy extraña, enigmática como pocas: la Phronima sedentaria. Se trata de un inquietante crustáceo que inspiró por su comportamiento a la alimaña de la saga cinematográfica de Ridley Scott, "Alien, el octavo pasajero".

Parte del grupo que avistó a la enorme medusa en la ría de Vigo. / Bioimaxe