El Concello tiene ya un primer cálculo de los desperfectos ocasionados el domingo de madrugada por el vehículo que impactó contra la "ciberfuente" de la calle Rosalía de Castro y terminó dentro de la rotonda, de donde tuvo que ser extraído horas después con ayuda de una grúa. Según precisó ayer el alcalde, Abel Caballero, las primeras estimaciones sitúan los desperfectos en torno a los 10.000 euros.

La información que poco a poco se va conociendo sobre el suceso, que sorprendió a los viandantes y conductores que circulaban por Rosalía de Castro el domingo a primera hora, arroja también algunas claves relevantes que ayudan a comprender lo ocurrido. Por ejemplo, el informe preliminar que maneja el Concello de Vigo y servirá de base para formular las dos sanciones administrativas que afrontará el propietario del coche indica que el conductor circulaba en sentido contrario antes del suceso.

Además del informe policial, un vídeo que circula por las redes sociales certifica los hechos reflejados por el departamento de Atestados. En las imágenes, sin sonido, se aprecia cómo el BMW de color blanco circula en sentido contrario por el tramo de Rosalía de Castro que conecta con la rotonda de García Barbón. Treinta segundos después, se aprecia cómo el vehículo supera el bordillo de piedra de la fuente y acaba en su interior.

El coche de la rotonda de Rosalía de Castro circulaba en sentido contrario

"Había indicios en la carretera y en la fuente de que había llegado a la zona circulando por dirección contraria", explicó ayer Abel Caballero, quien avanzó que al conductor del vehículo se le impondrán una sanción por haberse marchado del lugar tras el accidente y otra por conducción temeraria.

A pesar de que las pruebas de alcoholemia y drogas realizadas por la Policía Local arrojaron un resultado negativo, varios testigos del accidente en la rotonda de Rosalía de Castro aseguran que vieron al conductor abandonar el vehículo en la "ciberfuente" y también que parecía que "iba perjudicado".

Uno de esos testimonios es el de una camarera que, además, asegura que paró al protagonista poco después de abandonar el coche en la rotonda. "Le pregunté si era el del accidente y me dijo: Sí, sí, pero me tengo que ir", recuerda la hostelera antes de señalar que el joven se habría marchado en taxi.

Fue la madrugada del sábado cuando, alrededor de las 5.45 horas, se habría registrado el accidente de tráfico en la rotonda de Rosalía de Castro. El conductor, que abandonó el vehículo, fue localizado horas más tarde en su casa y finalmente se encontró con una dotación policial para aclarar lo ocurrido. Se le sometió a las correspondientes pruebas de alcohol y drogas, arrojando un resultado negativo en ambas. La policía gestionó también el servicio de grúa, que acudió a retirar el coche ya entrada la mañana.