Dos semanas de confinamiento por la alerta sanitaria de coronavirus han terminado por encender la creatividad de muchos vigueses. El objetivo es romper con esa anodina rutina que pasa únicamente por dormir, comer y ver pasar las horas frente a la pantalla del televisor. Muchos lo hacen convirtiendo su salón en un gimnasio, algunos transformando su piso en un patio de juegos y otros refugiándose en la música. Este último es el caso de Mauro Picatoste y Carmen González. Con la libreta en una mano y la guitarra en la otra han versionado cuatro clásicos del rock y del pop para adaptarlos a los tiempos de cuarentena. Canciones en acústico para animar el confinamiento y a los confinados.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Sus letras, adaptadas con retranca y llenas de optimismo, hablan del "bicho", de los sanitarios, del aburrimiento, de las ganas de salir de casa y hasta del papel higiénico. Mauro, periodista y Carmen, del sector del marketing, han elegido los acordes de Maná, Dorian, Andrés Calamaro y Joaquín Sabina para sus composiciones. Las canciones, subidas a Twitter y contadas a dúo bajo la atenta mirada de su Lola, su hija de cinco meses, acumulan docenas de 'likes' y felicitaciones por la iniciativa. Los propios Dorian o el humorista Florentino Fernández han compartido los vídeos. "Se nos ha ido de las manos", explica Mauro Picatoste, que confiesa que él y su mujer suelen componer este tipo de versiones en sus ratos libres habitualmente y las comparten con sus familiares y amigos. "Sacaremos más", promete el periodista.

Y ahora me cierran el bar (Clavado en un bar) - Maná

Me quiero largar de este piso (A cualquier otra parte) - Dorian

Para (Flaca) - Andrés Calamaro

Tropecientos días y otras tantas noches (19 días y 500 noches) - Joaquín Sabina

Bonus track - Joan Manuel Serrat