15 de febrero de 2019
15.02.2019

Mía, la perra que descubrió el 'alien' de la playa de Samil

Su fino olfato permitió a los investigadores del CSIC encontrar a las minúsculas criaturas marinas

15.02.2019 | 09:52
Mía regresa a la playa de Samil // R. Grobas

El quinto Beatle es el título que la industria musical le ha aplicado a todas las personas que en algún momento pasaron por el grupo de Liverpool. Julio Alonso, Iñaki Ferreiro, Manuel E. Garci y Álvaro Roura son los John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison que han protagonizado el excepcional hallazgo de ejemplares de Phronima en Vigo aunque en esta ocasión el mérito del descubrimiento de la especie marina que inspiró a Ridley Scott en la criatura protagonista de la saga Alien recae en Mía, una perra de la raza Golden Retriever de dos años y medio. 

Como cada sábado, su propietario, el ex patrón mayor de la Cofradía de Pescadores San Francisco de Vigo, Julio Alonso, paseaba con ella suelta a lo largo y ancho de playa de Samil. Pero de repente, Mía se paró en seco y comenzó a ladrar. Con la vista clavada sobre la arena, la perra insistía tanto en el ladrido que dirigía hacia su dueño que Alonso acabó por hacerle caso.

"Al principio creí que se trataba de una junta tórica o un envase de silicona, o algo así. Estaba perfectamente contorneada, transparente. Nunca había visto algo parecido", relata. Si hasta ese momento le parecía extraño solo por la forma, cuando cogió uno de los "barriles" con la mano y observó las diminutas criaturas moviéndose en su interior hasta se preguntó bromeando con el amigo que le acompañaba: "¿Extraterrestres?".

Hallan en Samil la criatura marina que inspiró "Alien" // MANUEL E. GARCI

Su perra localizó al menos diez de esas cápsulas, todas ya sobre la arena. "La perra iba parando y cada vez aparecían más. Así que decidimos que llevarlos al Instituto del CSIC", explica. Para este veterano marinero este hallazgo prueba que "lo que hay en esta ría de Vigo no lo hay en ningún lado".

Desde que FARO publicó las imágenes del parásito Julio Alonso y su perra Mía; los biólogos del CSIC, Álvaro Roura y Manuel E.Garci; e Iñaki Ferreiro, instructor de Buceo Islas Cíes, no han parado de responder a los teléfonos. Lejos de agobiarse todos se declaraban "entusiasmados" por haber agrandado la fama de ese "octavo pasajero" que cuando vuelvan a ver la película de Ridley Scott identificarán para siempre como el "Alien de Samil".

Así es el carácter de Mía

Parte indispensable de un descubrimiento extraordinario, Mía no llegó al mundo con la mejor de las suerte. Era la única hembra de una camada de ocho, nació muerta y solo el trabajo de reanimación de su dueño logro que la cachorra saliese adelante. Hace dos años y medio entraba en la vida de Julio Alonso para llenarla de afecto: "A veces la gente no es consciente del cariño que dan estos animales, además es muy sensible e inteligente, solo le falta hablar, por lo demás hace de todo", bromea orgullo de Mía.

La playa y el mar son casi el medio natural de esta Golden Retriever e interactuar con su biodiversidad forma parte de su entretenimiento favorito. Pero su trato con los humanos también es extraordinario, más de 30 kilos de amor incondicional. De hecho "esta raza es una de las más empleadas en diferentes terapias, como por ejemplo con niños con trastornos des espectro autista".

De lo que no cabe duda es de que Mía ya ha entrado en el ranking de animales que han cambiado el rumbo de la ciencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca