Los investigadores de la Xunta dispondrán en enero de nuevas condiciones salariales y laborales

El Ejecutivo remite al Consultivo el decreto que fija incentivos económicos para premiar su rendimiento y la captación de fondos públicos

Impulsa la primera ley para regular la Inteligencia Artificial

Daniel Domínguez

Daniel Domínguez

Siete años después del intento de regular las condiciones del personal investigador dependiente de la administración autonómica, este colectivo contará desde las primeras semanas de 2024 con un nuevo marco laboral que pretende ofrecer estabilidad e incentivos económicos, así como un sistema de promoción interna y flexibilidad para los traslados y evitar así la fuga de talento.

El Consello de la Xunta aprobó ayer el decreto que regula la carrera investigadora en la administración gallega y lo remitió al Consello Consultivo, que dispone de un mes para darle luz verde. Posteriormente, el Ejecutivo lo validaría y entraría ya en vigor, afectando a medio millar de personas.

“Es una reivindicación justa y largamente demandada”, ensalzó el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, que sostuvo que Galicia se convertirá en la primera comunidad en regular esta cuestión. “Garantizará la estabilidad del personal”, proclamó.

El nuevo marco establecerá dos escalas: investigador estable y sénior. Los primeros percibirán, según el borrador del decreto, 48.880 euros anuales, cuantía que podrá incrementarse si supera las evaluaciones a las que será sometido cada lustro. Por cada aprobado sus retribuciones anuales aumentarán en otros 5.000 euros hasta un máximo de 30.000 euros adicionales. Es decir, podría llegar a cobrar hasta 78.880 euros. En el caso de los sénior –líder en su área o campo de investigación y cuenta con reputación internacional–, el sueldo parte de 56.876 euros anuales a los que podrá sumar 6.000 euros más tras cada evaluación positiva de su actividad hasta alcanzar los 80.876 al final de su carrera.

Además, Rueda avanzó que recibirán incentivos para premiar su rendimiento y la captación de fondos públicos. Su categoría laboral será de personal laboral fijo.

En este terreno, el Consello también aprobó destinar 60 millones de euros en 2024 a las universidades para que contraten precisamente investigadores.

Por otra parte, la última reunión semanal del Gobierno gallego de noviembre sirvió también para iniciar la tramitación de la que Rueda destacó como primera ley de una región europea para regular el uso de la Inteligencia Artificial (IA). “El objetivo es garantizar que los sistemas de inteligencia artificial que se utilizan en la comunidad sean fiables y respetuosos con los derechos fundamentales de las personas”, expuso.

Los principios rectores de la normativa, que se elaborará en coordinación con el Gobierno central, se centran en “el principio de reserva de la humanidad y de revisión humana, principio de fiabilidad y de responsabilidad y el principio de evaluación del impacto en las personas, la sociedad y el medio ambiente”, según la Xunta.

La normativa pretende evitar sesgos de cualquier tipo para blindar los derechos fundamentales de la ciudadanía y establecerá la creación de una comisión asesora para respetar estos principios. Además, se ofrecerán ayudas e incentivos fiscales a las empresas para “promover el uso responsable” de esta tecnología. La Xunta también facilitará al sector privado “códigos de conducta” específicos.

[object Object]

Rueda esquivó de nuevo las reiteradas preguntas sobre la fecha de las elecciones gallegas, que se celebrarán antes del verano. Incluso se limitó a sostener que la Xunta “seguirá gobernando” mientras no disuelva el Parlamento cuando se le preguntó si llamará a las urnas antes de poder aprobar la ley que regulará la inteligencia artificial.

También ironizó con las palabras del presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, que declaró el miércoles que las elecciones gallegas no coincidirían con las vascas, como ha sucedido desde 2009, porque las primeras “van a ir a toda pastilla”, ya que Rueda pretende “galleguizarlas”. “Si pensar en los intereses de Galicia es galleguizar las elecciones, desde luego lo voy a hacer sin ninguna duda”, indicó. “Como estoy convencido de que las elecciones en el País Vasco se celebrarán en función de las circunstancias del País Vasco”, añadió.

En el PP dan por supuesto que la cita electoral se producirá a finales de febrero o principios de marzo, pero Rueda mantuvo su mutismo sobre la fecha. Eso sí, reconoció que su partido ha empezado a activar la maquinaria. “Se van a celebrar durante el primer semestre [las elecciones] y hay trabajos que se empiezan a hacer con antelación”, aclaró.

El titular de la Xunta también se refirió a las críticas de la Fundación Paideia, presidida por Sandra Ortega, sobre que la Fundación Pública Galega para a Tutela de Persoas Adultas (Funga) cuente con apenas siete trabajadores sociales para velar por 3.000 personas. “Respetando todas las sugerencias, igual que la máxima responsable va a tomar las decisiones en su fundación en función de lo que estime oportuno, le puedo asegurar que la Xunta hará lo mismo”, zanjó.