El sueldo se erige en la principal traba de las empresas para contratar especialistas en TIC

Casi ocho de cada diez firmas gallegas señala que tiene dificultades para cubrir vacantes por las “expectativas salariales demasiado elevadas”

Hace un año solo esgrimían esta razón el 53%

Paula Pérez

Paula Pérez

Para adaptarse a la revolución digital las empresas gallegas precisan de profesionales expertos en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), pero si para una compañía tecnológica resulta complicado, más lo es aún para el resto de firmas de otros sectores. Y sobre todo por la dificultad que tienen para competir con los elevados salarios que exigen estos trabajadores que están cada vez más demandados. De hecho, los sueldos se han convertido en la principal barrera para contratar a estos especialistas.

Así lo revela la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el uso de TIC y comercio electrónico en las empresas. En Galicia, entre las compañías de más de 10 empleados que tienen dificultades para cubrir las vacantes de este tipo de puestos, el motivo más señalado son “expectativas salariales de los solicitantes demasiado elevadas”, una razón que apuntan el 76 por ciento de las firmas que no consiguieron contratar a especialistas en TIC.

En segundo lugar, –los empresarios pueden señalar más de una causa– alegan que no reciben solicitudes de candidatos para cubrir esas plazas (así le ocurre al 72 por ciento de las empresas). La escasa experiencia laboral de los aspirantes y la falta de cualificación adecuada son otros de los motivos que esgrimen los empresarios gallegos (el 64,8 por ciento y el 61,6 por ciento respectivamente).

Esto cambia radicalmente el panorama respecto a lo que ocurría en el primer trimestre de 2022 cuando era la poca experiencia laboral y la falta de cualificación de los candidatos la principal traba para cubrir vacantes (según señalaban más del 84 por ciento de las firmas), mientras que solo un 53 por ciento de las empresas aludía a las expectativas salariales demasiado elevadas de los aspirantes como motivo para no poder contratar profesionales expertos en TIC.

Estas dificultades frenan la incorporación de este tipo de profesionales a las empresas gallegas. Su implicación, sin embargo, es necesaria para impulsar el uso de la inteligencia artificial por parte del tejido empresarial, el fomento del comercio electrónico o la protección de las compañías frente a ciberataques que cada vez son más frecuentes.

La presencia de estos profesionales expertos en nuevas tecnologías en las empresas gallegas es, sin embargo, todavía minoritaria. Solo el 1,5 por ciento de las firmas de Galicia cuenta con estos especialistas (un total de 3.743 compañías).

En el caso de las empresas de más de 10 empleados representan el 11,75 por ciento, un porcentaje que sitúa a Galicia en la quinta posición por la cola en comparación con el resto de comunidades de España. Está así muy lejos de Cataluña, donde los expertos en TIC ya forman parte de las plantillas del 22 por ciento de las empresas, o de Madrid (21 por ciento).

Según la encuesta del INE, casi el 9 por ciento de las empresas gallegas contrataron o intentaron contratar a algún especialista en TIC en el primer trimestre de 2023. Y casi el 40 por ciento de ellas tuvieron dificultades para cubrir las vacantes. El porcentaje de firmas con problemas para ocupar estos puestos especializados en nuevas tecnologías se mantiene en niveles similares respecto al año pasado.

“Existe una infración salarial pero hemos podido gestionarla y atraer profesionales”

Ana Armada - Directora de Gestión y Personas de Bahía Software

decoration

Bahía es una empresa de Santiago dedicada al desarrollo de software en el sector de la salud. Aunque todavía tienen dificultades para cubrir vacantes de especialistas en TIC, advierte que han conseguido atraer profesionales tras incrementar los salarios y, sobre todo, ofertando más medidas de conciliación a sus empleados.

–¿Les resulta complicado cubrir las vacantes?

–Ahora mismo tenemos nueve puestos sin cubrir. Sí tenemos algunas dificultades, pero quizás menos que en años pasados. Todas las medidas de conciliación que hemos ido adoptando han permitido mejorar la tasa de retención y hacer la empresa más atractiva para la gente que se quiera incorporar.

–Y en su caso, ¿también los salarios son una barrera para contratar a estos profesionales? ¿Han tenido que incrementar los sueldos?

–En nuestro caso no son una barrera de entrada. Existe una inflación salarial en el sector pero la hemos podido gestionar balanceada con el incremento de la cifra de negocios. Nuestra dificultad para cubrir vacantes está en la especialización que requerimos para algunos perfiles.

–Hay muchos profesionales expertos en TIC que se marchan al extranjero atraídos por sueldos más altos. ¿Cómo compiten con eso?

–Hay que combinar dos variables. Por un lado, la conciliación de la vida laboral y familiar y, por otro, ofrecer un proyecto que resulte atractivo para esos perfiles tecnológicos.

–Y su empresa ¿ha tenido que ir a buscar profesionales fuera de la comunidad gallega?

–Sí, ya lo hacíamos antes de la pandemia. Ya teníamos políticas de teletrabajo. Tenemos a 70 personas fuera de la comunidad.

–¿Les roban trabajadores otras empresas?

–Sí, pero no lo sentimos como un robo. Simplemente alguien encuentra un proyecto que le resulta más atractivo. Pero también tenemos muchos profesionales que se marcharon y al final vuelven.