Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres de cada cuatro empresas TIC gallegas ven difícil contratar al personal adecuado

Asocian el problema a falta de formación STEM, experiencia o coste de estos titulados | Expertos avisan de que estas firmas compiten con el resto por fichar a estos perfiles

Trabajadores STEM

Hace ya un lustro, la Xunta promovió un estudio entre estudiantes de enseñanzas medias en Galicia que reveló que cuatro de cada diez de estos escolares no se veían capaces para afrontar carreras tecnológicas, a pesar de que la Comisión Europea detectaba, ya entonces, un déficit de casi un millón de profesionales en el sector de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

Este tipo de empresas, las TIC, que en 2019 rozaban los 19.000 empleados en la comunidad gallega y que tuvieron un volumen de negocio de 2.900 millones de euros, llevan años quejándose de no poder contratar el personal que precisan. En la última encuesta al sector, que acaba de difundir el Observatorio da Sociedade da Información e a Modernización de Galicia (Osimga), el porcentaje de las empresas TIC que consideran difícil o muy difícil encontrar nuevo personal con formación “adecuada” en especialidades STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en inglés) alcanza el 73,4 por ciento.

Hugo Barreiro

En todos los subsectores de las TIC se detecta esta carencia en al menos tres de cada cuatro empresas. La única excepción sería Telecomunicaciones, donde el porcentaje que denuncia estos problemas para hallar el personal adecuado es del 48,2. En general, las compañías relacionan estas dificultades, en más de la mitad de las ocasiones, con la carencia de candidatos con la experiencia STEM que precisan (56,3%) y los costes demasiado altos que supone contratar a especialistas en estas ramas (55,1%). Un 36% apunta directamente la falta de candidatos con formación STEM y un 23,9%, el que faltan aspirantes que sepan de TIC. En 2018, un informe puso cifras a esa carencia en la comunidad, entonces de mil profesionales.

De la elevada demanda de este tipo de titulaciones, que el presidente del Colexio Profesional de Enxeñaría en Informática de Galicia, Fernando Suárez, también presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática del Estado, asocia a que estos perfiles hoy en día los precisa “cualquier empresa”, no solo las TIC, y hay una competencia por ficharlos, da también muestra el que en el diagnóstico que sirvió a la Consellería de Educación para revisar las titulaciones universitarias y proponer una quincena de nuevos másteres se indicase que salud, sector TIC y sector público generarían unos 9.000 puestos de trabajo hasta 2030 en la comunidad.

Galicia trabaja desde hace varios años en una estrategia STEM para los escolares que busca fomentar las vocaciones tecnológicas y científicas entre los estudiantes para que elijan en mayor medida estas carreras.

“La demanda de estos profesionales va a ir a más y será más crítica”

Fernando Suárez - Presidente del Colexio Profesional de Enxeñaría en Informática de Galicia

decoration

Una de las cuatro patas de STEM son las ingenierías. Muy vinculada a las TIC es la Informática. Fernando Suárez, presidente del Colexio en Galicia, avisa de que la falta de personal puede ir a más, lo que ve “crítico” dado que ahora estos perfiles son “básicos”.

–¿Por qué tantas empresas TIC se quejan de problemas para contratar a titulados STEM?

–Pudo hablar sobre todo de la parte de ingeniería y de informática, pero es cierto que estos perfiles tienen una situación común: que hoy en día casi todas las empresas necesitan servicios tecnológicos, no solo ingenieros en informática, sino perfiles cercanos, como física, matemáticas, otras ingenierías. Porque la sociedad, en general, y las empresas, en particular, van hacia una digitalización total. Hay una demanda elevadísima y creciente de estos perfiles porque los demanda cualquier empresa, no solo TIC.

–¿Y del lado de la formación?

–Las universidades no son capaces de adaptarse a ese ritmo. Un ciclo universitario es de mínimo cuatro años, no todos los que entran salen y además se precisan perfiles que hace poco no existían, como en mi sector ciberseguridad, inteligencia artificial, big data, lo vinculado al 5G... Hay una demanda creciente de perfiles para los que aún no tenemos capacidad de surtirnos, sobre todo desde las universidades, pero también desde FP.

–Las empresas se quejan también del coste de esos titulados.

–Cuando hay escasez de recursos, los precios suben. Podemos decir que el talento es el petróleo del siglo XXI, es lo que mueve las empresas. Los costes pueden ser mayores porque hay más competencia por fichar a estos perfiles.

–También reprochan la falta de experiencia en los candidatos.

–En el sector de informática, el paro es cero. No somos capaces de mandar al sector productivo todos los titulados que nos piden, por eso una de las reclamaciones históricas del sector es ampliar plazas en las facultades. Lo de la experiencia puede ir asociado a los nuevos perfiles. Los que la tienen trabajan con salarios más altos o fuera de Galicia. Ese es otro handicap: hay que ser capaces de retener ese talento.

–Pero la queja de que faltan estos perfiles no es nueva...

–La situación de alta demanda no es puntual, sino que llevamos años con esa demanda no satisfecha y eso va a continuar y además está impactando en la transformación digital, es más crítica. Por eso las reformas estructurales en la enseñanza son fundamentales para poder ser competitivos en un mundo cada vez más interconectado.

–Aparte de elevar plazas en campus y FP, ¿qué propondría?

–Eso es lo más inmediato, pero creo que la reforma habría que acometerla desde edades más tempranas, que los estudios tecnológicos formen parte del currículum educativo de niños y niñas. Se está haciendo algo, pero a mi juicio muy despacio. Igual que todos estudiamos física y química, no para formar físicos y químicos, que también, sino porque sus leyes forman parte de nuestra vida, en la actualidad las leyes de la tecnología forman parte de ese día a día, por lo que tenemos que educar en ello. No todos tienen que ser ingenieros en Informática o STEM, pero en cualquier profesión la tecnología va a estar presente y, cuanto antes la aprendamos, mejor. Vamos a generar más vocaciones e intentar romper brechas de género. Y aunque se hace algo, falta muchísimo. Estamos, en cierto modo, entre comillas, perdiendo generaciones, porque los niños que ahora tienen entre 8 y 15 años no tienen esas reformas a su alcance y no se están capacitando en tecnología cuando va a ser una parte fundamental de su vida laboral.

Compartir el artículo

stats