Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de la luz dispara las familias que precisan ayuda para pagar los recibos

En solo medio año ya suman 4.991 los hogares que perciben el bono eléctrico de la Xunta, superando la cifra de beneficiarios de todo 2020 | La subvención es del 50% del recibo

Luz encendida en un hogar. Gustavo Santos

Los ciudadanos pagan ahora el doble por la luz que hace dos años. Y no todos pueden afrontar este incremento. Para costear los recibos y evitar cortes en el suministro los gallegos pueden recurrir al bono eléctrico de la Xunta, una ayuda que cubre el 50 por ciento de la factura hasta un máximo anual de 300 euros –que se eleva a 450 en caso de familias numerosas–. Los beneficiarios de esta subvención se han disparado desde 2020, lo que da idea de las dificultades cada vez mayores de los ciudadanos para asumir el precio de la electricidad. En lo que va de año suman ya 4.991 los hogares que están percibiendo este apoyo público. Son un 15 por ciento más que los que recibían la ayuda a fecha de junio de 2021, un año en el que las ayudas del bono eléctrico ya habían crecido notablemente. Y, de hecho, en solo seis meses de 2022 ya se concedieron más prestaciones para pagar la luz que durante todo el año 2020.

Según los datos del Instituto Galego de Estatística, más de 37.000 hogares gallegos tuvieron retrasos en el pago de recibos de obligado cumplimiento en los últimos tres meses. Son un 30 por ciento más que las familias que tenían dificultades para abonar facturas el pasado año.

Y el recibo que más se ha encarecido es el de la luz. Según los datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el precio medio de la factura de la electricidad en junio fue de 102 euros al mes para los clientes que están dentro del mercado regulado. Hace solo un año el coste era de 68,8 euros mensuales y en 2020 el recibo estaba en 56 euros.

Para apoyar a las familias con más dificultades para hacer frente al pago de la electricidad, la Consellería de Economía ofrece un bono eléctrico que complementa al bono social del Estado. Los destinatarios son aquellas personas residentes en Galicia y titulares de un servicio de suministro eléctrico que sean consumidores vulnerables severos y estén en riesgo de exclusión social.

Estas familias pueden beneficiarse ya del bono social del Gobierno que les cubre el 40 por ciento de la factura. Lo que hace la Xunta es completar la subvención costeando otro 50 por ciento del recibo, de manera que, en la práctica, estas familias vulnerables tienen cubierto el recibo.

Para este año la Xunta reservó un presupuesto de 1,9 millones de euros, que se incrementarán de ser necesarios si reciben más solicitudes. Y a mitad de este año ya se han gastado el 84 por ciento de esta partida –1,6 millones de euros– para beneficiar a 4.991 familias. En 2021 por estas mismas fechas las ayudas llegaban a 4.339 hogares y se habían desembolsado 1.397.400 euros.

En total, el pasado año se concedieron apoyos por cerca de 1,7 millones de euros para 5.278 familias. Fue un año ya especialmente complicado, con constantes subidas en el precio de la luz, lo que ya disparó las solicitudes. De hecho, los hogares con ayudas crecieron un 19 por ciento respecto a 2020, cuando la Xunta dedicó 1,4 millones a sufragar parte del recibo a 4.407 hogares.

Las subvenciones se conceden por concurrencia no competitiva, es decir, por orden de entrada de la solicitud, a todos cuantos cumplen los requisitos.

La idea es no solo ayudarles a costear los recibos sino garantizar que estas familias con más dificultades tengan garantizado el acceso continuado al suministro eléctrico, pues no se les puede cortar el servicio mientras sean beneficiarios del bono eléctrico de la Xunta.

Como complemento a esta ayuda el Gobierno gallego concede también un bono térmico para afrontar los gastos de calefacción, cocina o agua caliente que oscila entre los 228 y los 473 euros anuales.

Compartir el artículo

stats