Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una sucesión “sin tutelas ni ‘tutías’”

El partido muestra su cariño a Puy, que acudió a votar tras su infarto

Pedro Puy vota en el recinto ferial de Pontevedra, ayer. | ALBA VILLAR

La sucesión de Feijóo se cerró tras un acuerdo entre este, Rueda y los tres presidentes provinciales del partido (Diego Calvo en A Coruña, José Manuel Baltar en Ourense y Elena Candia en Lugo), no en vano los dos primeros agradecieron a estos tres su “generosidad” para facilitar una transición que el propio presidente del partido comunicó a Rueda en su despacho, después de que la guerra entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso abocase al PP a una crisis que propició el salto a Madrid del de Os Peares.

A pesar de ello, este recuperó ayer una frase legendaria de Manuel Fraga, pronunciada cuando rompió ante los compañeros del partido la hoja de dimisión de José María Aznar, que, tras varias derrotas ante Felipe González, acabaría encadenando dos legislaturas consecutivas como presidente del Gobierno.

Las frases históricas hay que usarlas. Aquí no hay tutelas ni hay ‘tutías’; aquí hay un presidente del partido, un presidente de la Xunta, hay un partido, un equipo y un proyecto”, exclamó ante cargos y militantes Feijóo, cuyo guante fue recogido más tarde por Rueda, que también negó “tutelas ni hay tutías” en la sucesión.

Recuperar esa histórica frase de Fraga marcó simbólicamente el inicio de un nuevo capítulo en la política gallega y del PP, un partido que vivió su congreso más extraño, pues se celebró menos de un año después del anterior para solventar la inédita dimisión de Feijóo como presidente de la Xunta y del partido.

La mañana estuvo marcada por la expectación ante la llegada del que fue su líder 16 años, pero la nota más emotiva la protagonizó Pedro Puy. El portavoz parlamentario fue ingresado en el hospital hace diez días tras sufrir un infarto durante la sesión de investidura. Días después de haber recibido el alta, el dirigente quiso acudir hasta el recinto ferial de Pontevedra para votar la candidatura única presidida por Alfonso Rueda.

Las muestras de cariño se acumularon al dirigente, que abandonó el lugar poco después de haber votado y tras recibir el abrazo de Rueda. Se lo agradeció Miguel Tellado en una alusión que generó aplausos de los asistentes, que también recordaron al fallecido Valeriano Martínez.

Compartir el artículo

stats