Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rueda pide al PP un éxito en las municipales como acicate para lograr la quinta mayoría

El presidente de la Xunta es elegido líder del partido con un 97% de apoyos | Afila las críticas a Gobierno, PSOE y BNG | Celebra la unidad interna y eleva el listón de la “exigencia” para preparar los comicios locales

Paula Prado, en primera fila, Núñez Feijóo, Alfonso Rueda y Cuca Gamarra, ayer en el recinto ferial de Pontevedra. | ALBA VILLAR

Alfonso Rueda ya es el líder del PPdeG, cerrando así el relevo de Alberto Núñez Feijóo tras haber sido investido presidente de la Xunta hace poco más de una semana. Su entronización ayer en el congreso extraordinario de los populares estuvo marcada por el fin de tres meses dedicados al proceso interno por el salto de Feijóo a Madrid. A partir de ahora, toca trabajar y Rueda pidió a los suyos centrarse ya en preparar las elecciones municipales de mayo de 2023. Será la cita que siente las bases de su gran reto: conseguir la quinta mayoría absoluta consecutiva del PP en las autonómicas de 2024. “Nos jugamos más que las alcaldías y las diputaciones. Nos jugamos seguir siendo un partido netamente local y estar en forma para lograr la quinta mayoría absoluta”, resumió.

Pontevedra acogió ayer el cierre del congreso que abre una nueva etapa en la política gallega. Adiós a la era de Feijóo y hola a la de Rueda. El pontevedrés fue elegido presidente del partido con un 97,2% de votos, una aclamación ya prevista tras el pacto entre Feijóo, los barones provinciales de A Coruña (Diego Calvo), Ourense (José Manuel Baltar) y Lugo (Elena Candia) y el propio Rueda para dejar en sus manos el timón del partido.

Rueda promete continuidad en gestión y vida orgánica, así como la máxima “exigencia” para mejorar resultados en una cita, las municipales, que se le atraganta a los populares. Solo gobiernan una de cuatro diputaciones y no cuentan con ninguna alcaldía en las siete ciudades, aunque cogobiernan en el bipartito ourensano de Pérez Jácome.

“Tenemos que ser un gobierno que hable con una sola voz”, advierte

De momento, pide transmitir estabilidad y blindar su unidad interna. “Tendremos que ser un gobierno coherente que habla con una sola voz”, advirtió ante más de un millar de personas.

Desde que se activó el relevo de Feijóo, definir el “estilo Rueda” se ha convertido en un objetivo de su equipo. Ayer mostró atisbos: mantener sus costumbres de salir a correr (estaba a las siete y media de la mañana en pantalón corto con varios compañeros) y fustigar a la oposición, como en sus tiempos de secretario xeral entre 2006 y 2016.

6

Mañana 'running' de Rueda con la plana mayor del PP en Pontevedra R. P.

Defendió la visita del rey emérito Juan Carlos I a Galicia tras dos años fuera del país por sus escándalos económicos. “Instituciones como la Corona deben ser defendidas frente a los demagogos”, lanzó. Luego atacó a BNG y PSOE. A los primeros los definió como “lobos con piel de cordero” y les afeó no conseguir “nada” para Galicia, pese a las promesas del Gobierno de Pedro Sánchez en la investidura, caso del traspaso de la Autopista del Atlántico (AP-9).

Los nacionalistas viven su mejor momento y Rueda trató de rebajar sus expectativas de poder alcanzar la Xunta. “Los nacionalistas nunca se sintieron obligados como nosotros a parecerse a Galicia. Creen que Galicia está obligada a parecerse a ellos”, les atizó.

Al PSdeG lo culpó de plegarse a los intereses de Moncloa. Y al Ejecutivo central de Pedro Sánchez lo avisó de que encontrará batalla para defender un nuevo sistema de financiación que no perjudique a Galicia o reclamar que no se discrimine a la planta de automoción viguesa de Stellantis. Definió “lo que pasa en la Moncloa” como un “bochorno” producto de las cesiones políticas a los socios del PSOE.

Mejorar el empleo constituirá su principal reto. “No descansaré hasta que ningún gallego que quiera trabajar pueda hacerlo”, prometió.

En el capítulo municipal también le espetó un mandoble a Abel Caballero, alcalde de Vigo. “Algunos pasando el puente de Rande piensan que están en una República Independiente”, denunció.

El perfil de Rueda es diferente no solo al de Feijóo, que llegó al partido en la treintena y comenzó primero como alto cargo, sino también al de Fraga. Consciente de ello, destacó su periplo desde Novas Xeracións hasta la Presidencia de la organización. “Sé de dónde vengo. Vengo de las historias de la política que me contaba mi padre”, recordó. Se abre una “etapa de normalidad extraordinaria” en el PPdeG.

Rueda, con su mujer Marta a la derecha y una de sus hijas. | // A. V.

Dos tandas de gritos de “¡presidente, presidente!” y una celebración en familia

La segunda jornada que cerró el relevo de Feijóo como líder del PP gallego por parte de Rueda permitió escuchar por primera vez gritos de “¡presidente, presidente!”, dedicados en primer lugar al que ahora es jefe del partido a nivel estatal y futuro candidato a la Presidencia del Gobierno y, más tarde, a quien lo ha sustituido como presidente de la Xunta y del PPdeG. En las filas populares desbordan los halagos a Feijóo, al que ven como próximo jefe del Gobierno tras los fracasos cosechados por Pablo Casado ante Pedro Sánchez. “Alberto, eres el mejor”, le dedicó, por ejemplo, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Pero también hubo momentos para el aplauso al verdadero protagonista del día, un Alfonso Rueda que durante su discurso recordó a su padre, tiró de humor para reprocharle a algunos de sus compañeros las caras de haber dormido poco y disfrutado mucho de la noche pontevedresa y guardó tiempo al final para la celebración en familia, con su esposa y una de sus dos hijas. Pasadas las dos y media, Rueda era de los últimos en abandonar el recinto del congreso.

Compartir el artículo

stats