Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poca oferta y mucha demanda para el máster de formación del profesorado

Un examen de la última OPE de educación. | // BERNABÉ / JAVIER LALÍN

Hace poco más de un año, el Ministerio de Educación abría la puerta, ante el COVID y el temor a encontrarse con personal insuficiente en algunas especialidades, a que titulados universitarios pudiesen optar a puestos de refuerzo de profesorado sin el máster de formación para ejercer la docencia en ESO, FP, música y artes escénicas, artes plásticas y diseño y escuelas oficiales de idiomas, medida contestada desde la CRUE o las asociaciones de inspectores. La iniciativa pretendía sacar de apuros al sistema educativo en un momento extraordinario, pero la Xunta y el Gobierno dieron “prioridad” en las contrataciones a quienes sí tenían el título. No obstante, no es fácil hacerse con una plaza para conseguirlo, dado que la oferta en Galicia apenas cubre un tercio de la demanda.

Los datos de la Universidade de Vigo –la universidad que oferta más vacantes en la comunidad– relativos al curso actual permiten constatarlo: las plazas en el “Máster de Secundaria” (el antiguo CAP), con sus variaciones por especialidades –hasta 14 en la UVigo–, ascienden a 280 entre los tres campus y la regla es que se cubren en su totalidad, explican fuentes de la institución. No obstante, los candidatos fueron más del triple: un total de 938 personas realizaron 1.485 preinscripciones, porque está permitido anotarse hasta en cuatro másteres o especialidades diferentes. La tasa de admisión rondaría el 30% y eso supone que dos de cada tres postulantes se quedarían en lista de espera.

Listas de espera y requisitos

Los datos facilitados desde la Universidade da Coruña permiten comprobar cómo son muchos los interesados que no pasan ya ni el primer filtro: el de los requisitos. Quienes no presenten la documentación en orden o no aporten o tengan la titulación o las exigencias que se demandan y no solventen las carencias en el plazo que se les da, se quedan fuera. El listado de excluidos en la UDC asciende a 1.219 personas. Aun así, la lista de espera propiamente dicha, conformada por quienes sí han presentado la documentación exigida y que irían en el orden marcado por la media del expediente, está conformada por 756 aspirantes. Si se tiene en cuenta que otros 204 sí lograron plaza, el dato se traduce en una tasa de admisión inferior a la registrada en la Universidade de Vigo.

En A Coruña las plazas ofertadas para el total de los másteres de profesorado son 220 y todas se agotaron en el primer plazo, con la excepción, trasladan desde la UDC, del itinerario de orientación educativa, que limita los candidatos a las licenciaturas de Pedagogía y Psicopedagogía, donde se cubrieron 4 plazas de 20.

La especialidad de FP, la más solicitada

La Universidade de Santiago proporciona las solicitudes recibidas y recuerdan que una misma persona puede figurar en espera en distintas especialidades e incluso haberse matriculado en otra universidad y no haber avisado. Los números que maneja la USC elevan las solicitudes en listas de espera a 977 –el máster que más tiene, con 223, sería el de Formación Profesional–, mientras las plazas ofertadas son 240. Las cubiertas a 1 de octubre son 228. La USC explica que hace tres llamamientos y después otro más para cubrir vacantes y completar las plazas ofertadas hasta el 17 de septiembre. No obstante, añaden, el alumnado pudo hacer anulaciones hasta el 24, por lo que en algún caso el número de matriculados está por debajo del límite de plazas.

Compartir el artículo

stats