Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia solo contratará como profesores a personas no tituladas en casos puntuales

La Xunta alega que "en estos momentos" no tiene problemas para buscar sustitutos

El conselleiro de Educación Román Rodríguez presidió el Comité educativo de la Xunta, ayer, desde su casa, donde guarda cuarentena preventiva. // FdV

El acuerdo anunciado el jueves por la ministra de Educación, Isabel Celaá, de contratar como profesores a personas sin un máster para la docencia ha causado un gran revuelo en el sector. Sin embargo, desde la Xunta parecen esquivar esa polémica asegurando que "en estos momentos" no tiene problemas para encontrar sustitutos en sus listas y que, por lo tanto, solo aplicará la nueva norma, de carácter excepcional por la pandemia, en casos puntuales, para los cuales plantea una formación pedagógica exprés. Mientras tanto, los decanos de Educación consideran que el nombramiento como maestros de personas no homologadas se trata de una medida que ataca directamente a la profesión.

La Conferencia Sectorial, celebrada entre el Gobierno central y las consejerías de Educación autonómicas, abrió la veda para que las comunidades que tuviesen dificultades de encontrar profesores de refuerzo para garantizar las medidas de seguridad en las aulas nombrasen como docentes a personas que no lo son a falta de un máster que las acredite. Una medida que ya generó malestar a primera hora de la tarde del jueves y que se acentuó en la jornada de ayer. No obstante, en Galicia la bronca se apacigua. Tras la reunión del Comité educativo de la Xunta de ayer, el conselleiro Román Rodríguez transmitió que para la contratación de profesores extra echará mano de la lista de sustitutos. Y, en caso de que esta se agotase, algo que no ocurre "en estos momentos", pero que podría suceder "a lo largo del curso en algunas especialidades, fundamentalmente en la FP", la comunidad se acogería a esta medida de manera puntual.

En este sentido, Rodríguez explicó que la intención de su Consellería es empezar a trabajar en una formación específica en colaboración con las universidades que imparten el máster de profesorado. Se trataría de un curso de corta duración que dotaría a las personas no tituladas de contenidos pedagógicos que, en palabras de la Consellería, "garantizarían el mantenimiento de la calidad de la enseñanza" en medio de esta situación tan atípica.

Pero esto no convence al colectivo de decanos de Educación españoles, los más molestos, que emitieron un comunicado rechazando la medida: "Es una agresión directa a la profesión". Carmen Morante es la presidenta de la confederación de decanos de esta carrera, además de regir el departamento de la Universidad de Santiago: "Están eliminando algo muy grave, que es la titulación habilitante. ¿Se le ocurre a alguien hacer esto en Medicina?". Y añade; "Si algo ha demostrado la pandemia, es que hoy en día es más necesario que nunca la formación de profesorado".

Los decanos no entienden esta decisión y se escudan en los datos del Ministerio de Educación que dicen que en España, entre 2015 y 2019, se titularon 114.799 profesores y profesoras de Secundaria. Por lo tanto, a su juicio, "no hay razón alguna que justifique" la medida que se ha tomado desde el departamento de Celaá. "La incapacidad de contratación y gestión de las listas de sustitución no puede resolverse con medidas que devalúan la profesión docente y ponen en riesgo una educación segura y de calidad", concluye la organización que dirige Morante.

Del mismo modo, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) también ha repudiado la decisión acordada por el Ministerio y propone buscar una "alternativa" que no sea la eliminación del requisito del máster para agilizar la contratación.

Compartir el artículo

stats