Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cuánto paga la Xunta por una plaza en una residencia concertada?

Una usuaria en una residencia de mayores. | // FDV

Las plazas subvencionadas en centros privados se incrementaron un 40% desde 2009

Galicia arrastra un déficit crónico de plazas en residencias para mayores. La red pública no da abasto ante el elevado envejecimiento poblacional que sufre la comunidad autónoma y la Xunta optó por concertar cada vez más camas en los centros privados para dar respuesta a toda la demanda que existe de estos servicios. En los últimos doce años el número de plazas concertadas creció un 40 por ciento. Se ha pasado de 2.464 camas en 2009 a un total de 3.450 en la actualidad. La atención a cada dependiente en estos geriátricos cuesta a la administración pública 52,45 euros al día, IVA incluido, según los datos de la Consellería de Política Social. Es decir, un total de 1.572 euros mensuales. Si se trata de mayores autónomos el desembolso baja a 45 euros diarios por persona atendida, unos 1.350 euros mensuales.

Así lo traslada el departamento que dirige Fabiola García en respuesta parlamentaria a una pregunta del BNG. La Xunta destina anualmente 49 millones de euros a la concertación de plazas para atención residencial de mayores. Son 16,6 millones de euros más que hace doce años. “La cuantía se ha incrementado anualmente como consecuencia de la variación del IPC, de la concertación de nuevas plazas, de la revisión de precios y de nuevas contrataciones para el mantenimiento de las plazas existentes”, explica Política Social.

A pesar de ello, la patronal de las residencias privadas ha denunciado que el precio que el Gobierno gallego paga por plaza es insuficiente y está por debajo de la media estatal que ronda los 1.900 euros mensuales.

Durante la pandemia se ha puesto en cuestión el modelo residencial y, en concreto, la atención que se presta en los centros de mayores concertados, donde, en algunos casos, se ha denunciado la escasez de personal y el incumplimiento de las ratios de trabajadores por plaza.

Política Social defiende que ya ha incrementado el desembolso por mayor atendido en estos geriátricos tal y como reclamaba la patronal. El coste se sitúa ahora 1.572 euros al mes, ¿pero resulta más barato o más caro concertar plazas en un centro privado o prestar el servicio en la red de titularidad autonómica? La Xunta explica que no puede cifrar el gasto por mayor atendido en la pública porque “hay múltiples casuísticas que hacen imposible su cálculo real”. “Hay centros propios en los que hay residencia y centro de día o centro ocupacional y los gastos no están diferenciados y además hay centros mixtos (para dependientes y no dependientes)”, explica la consellería.

En todo caso, en los últimos años la apuesta ha sido claramente por incrementar las plazas en la concertada. El número de camas de titularidad pública creció desde 2009 en un total 225, mientras que se subvencionan casi un millar de plazas más en la red privada. Es decir, la concertada creció cuatro veces más que la pública.

En todo caso, Política Social recuerda que en la actualidad están en fase de construcción siete nuevos equipamientos residenciales públicos en las ciudades gallegas que supondrán un total de 900 camas más para personas mayores.

“Estas nuevas plazas públicas supondrán un avance significativo en la ratio de cobertura de las necesidades de atención residencial de las personas mayores”, explica Política Social, que también recuerda que además la Xunta concede 5.000 bonos para ayudar a pagar una plaza en una residencia de titularidad privada.

Se crearán unidades para tratar demencias en centros de mayores

Cada vez los gallegos vivimos más años y esto está provocando un incremento de las demencias. Para dar respuesta a esta realidad, la Consellería de Política Social abrirá unidades psicogeriátricas en los centros de mayores para tratar a estas personas con deterioro cognitivo.

Es una de las medidas que se están analizando dentro del nuevo modelo de atención residencial en el que trabajan la Dirección Xeral de Atención Integral Sociosanitaria y el Comité Asesor Sociosanitario.

Las personas con demencia necesitan una atención específica. Sin embargo, en los centros de mayores las ratios de personal sanitario y gerocultor que se establecen son generales. Solo se distingue entre mayores con autonomía –0,20 trabajadores por plaza– y dependiente –0,35–.

“No hay ninguna regulación específica para personas con demencias”, explica Política Social en una respuesta parlamentaria a una pregunta del PSdeG.

Por eso plantea la creación de estas unidades específicas que ayudarían a tratar a mayores con demencia. “Son zonas específicas para alojar, cuidar y trabajar con residentes que padezcan deterioros o trastornos cognitivos severos, facilitando así su correcta atención y mejorando la calidad asistencial”, explica la Xunta. Ya antes de la crisis sanitaria del COVID-19, el Gobierno gallego planeaba incorporar estos módulos a las nuevas residencias públicas que se van a construir en las siete ciudades gallegas, pero la pandemia interrumpió el proyecto. Ahora retomará la iniciativa en el marco del nuevo modelo de residencias que está en pleno diseño.

Compartir el artículo

stats