Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo rural espera un buen verano

Jornada de puertas abiertas, ayer en una casa de turismo de Arousa que acoge comuniones.   | // IÑAKI ABELLA

Jornada de puertas abiertas, ayer en una casa de turismo de Arousa que acoge comuniones. | // IÑAKI ABELLA

Galicia como paraíso natural –delicia para ‘instagramers’– cuyos paisajes (y gastronomía) son la carta de presentación desde hace décadas para los amantes de unas vacaciones alejadas de las masificaciones, encaja en este primer verano post-pandemia como anillo al dedo por su gran oferta de alojamientos medianos y pequeños e incrustados en plena naturaleza. Más aire puro y menos aglomeraciones. Los viajeros así lo han entendido. Muchas de las 584 casas de turismo rural en Galicia reciben reservas desde finales del año pasado, aún pendientes de conocer exactamente qué ocurrirá con las restricciones. Se percibe una corriente general que ansía vacaciones.

“Se ha notado que los visitantes buscan casas de turismo rural en las que pueda estar toda la unidad familiar más alejadas de los núcleos de población "

Presidente del Clúster Turismo de Galicia - Cesáreo Pardal

decoration

Presidente del Clúster Turismo de Galicia - Cesáreo Pardal Xoán Álvarez

“Se ha notado que los visitantes buscan casas de turismo rural en las que pueda estar toda la unidad familiar más alejadas de los núcleos de población y quizás sean la primera tipología con mayor ocupación, por encima de los hoteles este verano; lugares tranquilos, apartados y sin masificación”, confía el presidente del Clúster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal. Casas consultadas aseguran a FARO que ya tienen reservas de Madrid, León o Asturias, además del mercado interno.

Es más, muchos de estos establecimientos se reinventan. Sirva como ejemplo una casa ubicada en Vilanova de Arousa (Turismo Casa Benito) celebró ayer una jornada de puertas abiertas porque este año atiende “un furor” de demandas de primera comunión, con hasta 60 invitados. La elección de este tipo de viviendas permiten ofertas más pequeñas y selectas y dormir al núcleo familiar tras la celebración.

“Tenemos reservada la temporada completa en casas con jardín y aisladas de población”

Dulcinea Aguín - Aviturga

decoration

Dulcinea Aguín - Aviturga

Los apartamentos turísticos en entornos naturales también son tendencia. Más de 260 ayuntamientos gallegos cuentan con pisos turísticos para este verano y sus plazas ya superan las que ofertan los hoteles, un vuelco que se ha dado en plena pandemia. El sector da por hecho que las viviendas vacacionales serán esta temporada el alojamiento estrella “por sus garantías de aislamiento y su seguridad”, según augura la presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga), Dulcinea Aguín.

Una casa de turismo rural en cambados

Ocupación del 95% en la costa

Muy optimista se muestra el presidente del Clúster Turismo de Galicia, que asegura que este verano la costa gallega se llenará de turistas. “La situación es mucho mejor que el año pasado, pero todo dependerá del ritmo de la vacunación, pero se están moviendo muchas reservas desde el 15 de julio a septiembre”, asegura, “pensamos que va a ser un buen verano”.

Es una constante en el sector turístico. Varias fuentes consultadas vinculan el avance de la vacunación con la recuperación de la confianza vacacional. La pujanza del mercado interno gallego y estatal son las bazas del turismo de costa en estos momentos: “La gente está deseando vacaciones después del año y medio que llevamos”, expresa Cesáreo Pardal, “estimo que habrá zonas costeras cuya ocupación rondará entre el 90 y el 100% entre la segunda quincena de julio y la primera de agosto”, señala en relación a las Rías Baixas y Mariña lucense a las que se les suma últimamente Ribeira Sacra y Costa da Morte.

Por otra parte, los mayores podrán volver a viajar a partir de septiembre a través del programa de viajes subvencionados, conocido como Imserso, según anunció la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto que ha animado a los españoles a ir planificando sus vacaciones estivales.

Y, en el top de los más demandados por los viajeros procedentes de toda España están las casas con piscina, ya prácticamente agotadas. “Tenemos en muchas zonas de Galicia la temporada completa en viviendas aisladas, con piscina o jardín”, asegura Aguín. La gente se quedó con ganas el año pasado y “desde diciembre, se anticiparon”, explica la presidenta de Aviturga. Se buscan como una aguja en un pajar por los visitantes que quizás en otras ocasiones optasen por destinos de sol y playa más masificados. “Percibimos la necesidad que tiene la gente de salir y desconectar aunque, en este día a día, la gente pregunta mucho por la política de cancelaciones”. Además, estas viviendas acogen un perfil de usuarios más familiar. “Permite compatibilizar el trabajo en un entorno más agradable o el reencuentro con familiares o abuelos luego de mucho tiempo separados”, indica Aguín. “Ya ha sido el verano pasado un destino elegido y poco masificado, pero tenemos que seguir con prudencia. El hecho de coincidir en un Año Santo y con el problema sanitario que tenemos, también incide en que vengan personas que tienen fe”, añade.

Viviendas turísticas con piscina, campings con bungalows y autocaravanas capitalizan reservas

Era el mes de noviembre cuando una familia de residentes en las islas Canarias marcaba el teléfono del gerente de Autocaravanas Vigo, “Traveling house”, José Antonio Rodríguez. Es el segundo año consecutivo que alquilarán una autocaravana en la ciudad para moverse por Galicia durante el verano, con la comodidad de recogida y traslado al aeropuerto cuando toque el despertador para volver a casa. “Tú te gestionas tu comida, tus rutas y viajes y al final, es más seguro porque es como si estuvieras en casa”, explica desde el parking de la ETEA. Existe un ‘boom’ de este tipo de vehículos y proliferan webs de alquiler y empresas.

José Antonio Rodríguez, gerente de una empresa de alquiler de autocaravanas en Vigo, en el interior de un vehículo. Alba Villar

Para muchas familias –de la península y fuera de España– el alquiler de autocaravanas se ha convertido en una opción ventajosa de turismo por evitar contactos en el interior de edificios y por el vínculo que promueve con la naturaleza. Por unos 115 euros al día en temporada baja, 125 en temporada media y 160 en alta, normalmente la mitad del importe se paga en el momento de la reserva y el restante, en el momento de recoger el vehículo.

Pero no son los únicos. El binomio vacaciones y naturaleza cada vez es más demandado en campings, donde cada vez es más habitual que haya bungalós y crecen las demandas de familias. “

Todo lo que está en un entorno natural juega una baza a favor”

decoration

José Antonio Rodríguez, enseñando la flota de autocaravanas que tiene en alquiler Alba Villar

A diferencia de un año ‘convencional’, eso sí, crecen otro tipo de reservas de última hora. Empresarios del sector explican que ya ha pasado en Semana Santa y el puente de San José y prevén que se repita en fechas estivales. “La gente está reticente y espera para reservar, porque no sabe aún si se podrá o no”, asegura desde Autocaravanas Vigo, “Traveling house”

Eso, a pesar de que el Informe de Perspectivas Turísticas de Exceltur –realizado en base a encuestas realizadas al sector– acaba de arrojar en Galicia unos resultados no tan halagüeños: solo el 9% de los empresarios gallegos del turismo cree que este verano se podrá volver a niveles prepandemia y casi la mitad fía la recuperación a 2022

Los viajes internacionales, una opción que prepara su particular ‘agosto’ 

Reducidos en número de destinos, agencias gallegas contemplan ya vuelos al extranjero

Viajar al Caribe en agosto ya tiene precio y posibilidades, para quienes puedan rascarse el bolsillo: desde 1.000 euros por persona y semana, las agencias gallegas contemplan varios destinos ya abiertos al turismo como México, República Dominicana, Costa Rica, Paraguay o las Maldivas. Pero no son los únicos. A Tanzania, Turquía, Sri Lanka, Nepal o una parte de los Emiratos Árabes acaba de sumarse uno de los bastiones clásicos del turismo en Europa: Grecia, que ya ha puesto fecha a su reapertura para ‘guiris’. Será el próximo 14 de mayo.

Aunque las nuevas variantes del COVID-19 y los coletazos de la pandemia hacen que la situación pueda oscilar en breve, con datos de los correspondientes Ministerios de Asuntos Exteriores y revistas especializadas, actualmente desde España se podría volar hasta a medio centenar de países extranjeros para pasar unas vacaciones este verano.

Se prevén minoritarios, pero para los que necesiten ‘volar’, poner kilómetros de por medio y olvidarse de todo en agosto, expertos touroperadores advierten de que viajar este año el mes de vacaciones por excelencia saldrá algo más caro. El CEO de Viajes Travelmakers, Severino Martínez, con treinta años de experiencia en el sector y asentado en Vigo, asegura que ya cuentan con destinos como las islas de Madeira con varios ‘vuelos charter’ desde Santiago desde julio a septiembre. “Se espera una demanda alta”, confiesa. La gente tiene ganas de viajar. Eso sí, a los requisitos habituales como visados o permisos específicos de cada destino se suman este año la exigencia de aportar una PCR negativa en las últimas 72 horas (para mayores de 12 años) o realizar pruebas –privadas y cuyo coste paga el visitante– en el país de destino, con el correspondiente aislamiento hasta el resultado. Otros requisitos como cubrir cuestionarios previos a la llegada o aceptar chequeos por síntomas in situ se suman a otra prueba para la vuelta. Más estrictas son las navieras más importantes del mundo, como Norwegian Cruise Line y Royal Caribbean, que anuncian su vuelta a los mares y reservan sus itinerarios solo para ya inmunizados.

Seguros COVID por 100 euros

Pero, ¿qué ocurre si el turista se contagia en el destino vacacional? Para ello, cada vez más operadores venden (o incluso, exigen) un ‘seguro COVID’. Este servicio, que varía de los 40 a los 100 euros en función del país de destino, cubriría los gastos médicos u hospitalarios en caso de contagio. Una abultada cifra a asumir en algunos destinos que carecen de sanidad pública o acuerdos internacionales con el Sistema Nacional de Salud. 

Compartir el artículo

stats