Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuga de gallegos a la sanidad privada en el año del COVID

Un médico en su consulta privada.

Un médico en su consulta privada. Pablo Verdes

Con la sanidad pública metida en las trincheras de la lucha contra el coronavirus, con consultas y operaciones aplazadas y el miedo entre la gente a una pandemia desconocida, casi 7.000 gallegos contrataron un seguro de salud. Suman así ya 438.610 los asegurados en Galicia. Esto significa que el 16,25 por ciento de la población, uno de cada seis, cuenta ya con asistencia sanitaria privada.

La cifra de asegurados sube hasta los 438.610, lo que equivale al 16 por ciento de la población | Las pólizas médicas crecieron casi un 20% en la última década

El incremento de gallegos que pagan un seguro médico parece no encontrar techo, ni siquiera en medio de una pandemia. Pero la tendencia viene ya de atrás.

En los años 2018 y 2019 las pólizas de asistencia sanitaria sufrieron un importante impulso debido a que muchas empresas empezaron a incorporar estos seguros como pago en especie a sus trabajadores. Sin embargo, llegó 2020 y estalló la crisis del COVID. Con la economía ralentizada y muchos trabajadores en ERTE, la cifra de asegurados siguió al alza, aunque en menor medida que en los años anteriores debido al parón económico. Sin el tirón de las pólizas de salud ofertadas por las empresas, la pandemia se convirtió en un factor decisivo para que 6.785 gallegos se pasaran a la sanidad privada.

“El sector asegurador facilitó el acceso a atenciones a enfermos de coronavirus. Se sufragaron pruebas diagnósticas de COVID-19 a millones de personas. A través de actuaciones como éstas, el seguro ha contribuido a la contención de la pandemia en el país"

Unespa - Patronal del sector de seguros.

decoration

El aplazamiento de operaciones y consultas elevó las listas de espera en el Sergas. La demora para operarse subió en más de 18 días y se tarda casi ocho días más para ir a la consulta de un especialista.

En la sanidad privada no hay esperas y además, según destacan desde Unespa, se establece una relación de “confianza” con los médicos, pues los usuarios son atendidos siempre por los mismos facultativos que conforman su cuadro médico.

Además, a diferencia de otros seguros en los que pagas aunque no necesariamente vayas a tener que hacer uso de ellos (por ejemplo, un seguro del hogar o de accidentes), en las pólizas de salud los servicios que se ofrecen se usan “de manera recurrente” varias veces al año.

En la última década el número de gallegos con seguro de salud creció casi un 20 por ciento. Entre los 438.610 asegurados se incluyen los funcionarios de la Administración del Estado a los que se le da la opción de recibir asistencia sanitaria por una mutua. En este caso, renuncian a la atención en la pública. Es decir, su cobertura es exclusivamente por la privada.

Sin embargo, en el resto de asegurados los servicios que reciben son complementarios de la sanidad pública, a la que siguen teniendo acceso.

Existen dos tipos de pólizas de salud. Puede ser un servicio de asistencia sanitaria en el que la compañía ofrece a sus clientes un cuadro médico al que pueden acudir. cuando lo necesitan. Pero también hay seguros de reembolso: el paciente va al especialista que elija y la aseguradora le reembolsa los gastos.

“Ahorramos dinero a la sanidad pública”, defienden las compañías

En España hay 11 millones de personas que pagan por un seguro de salud en España y que, por lo tanto, no consumen servicios sanitarios públicos. “El ahorro de costes para la Administración que genera el seguro privado, por lo tanto, es evidente”, defienden desde Unespa. “Se alivia la carga de trabajo que tienen los centros públicos”, añaden.

Desde las aseguradoras defienden las ventajas de las pólizas privadas, pero se cuidan de no criticar a la pública. “Las necesidades de salud de una sociedad son muy extensas y los recursos limitados. Hay que tener presente que la sanidad pública y la privada no son rivales, sino que se complementan”, explican en Unespa.

Compartir el artículo

stats