Una provincia que irradia por todos sus poros la fiesta del Entroido, con sus peculiaridades ancestrales propias. Un ciclo festivo de larga duración, y que en la jornada de ayer vivió con intensidad el Domingo Corredoiro, después de que se consumiesen el Fareleiro y el Oleiro. Dos zonas marcaron la fiesta, Verín y Xinzo de Limia, que junto con Laza forman parte de ese "triángulo mágico" del Carnaval que ya cuenta con proyección internacional.

Los Cigarróns recorrían ayer por primera vez las calles de Verín. // Iñaki Osorio

Con un temperatura de lo más veraniega, pues en algunas de estas zonas, al igual que en la capital, se llegaron a alcanzar los 24 grados, la salida, por primera vez de los Cigarróns, llenó las calles de Verín. Después de concentrase en la Plaza del Concello, realizaron su habitual recorrido hasta la iglesia, acompañados del ruido de las chocas que portan en sus trajes y a golpe de látigo "purificador", con el que "obsequiaron" a los feligreses y a todos los visitantes que no se quisieron perder un espectáculo de tradición festiva protagonizado por algo más de 150 cigarróns.

Pero lo mejor de todo, como así se reconocía desde el concello verinense, es que cada vez son más los jóvenes que se suman, cogiendo el testigo de los mayores y manteniendo muy viva una tradición que convierte a la localidad de Verín en un referente del Entroido, al que muchos visitantes siguen denominando carnaval.

La Pantalla hizo su aparición en Xinzo de Limia. // Iñaki Osorio

La otra cita dominical estaba en Xinzo, donde recibieron como se merece a los reyes del Entroido, como son las Pantallas, que se fueron concentrando en la Plaza Mayor. Su máscara es de lo más singular, así como su traje y demás elementos que conforman una figura de arraigada tradición en esta zona de A Limia, y que de nuevo volvió a ejercer ese liderazgo festivo compartido con los habitantes de la localidad y los muchos visitantes que acudieron a presenciar el desfile y participar de una animación festiva que está garantizada.

Fue, sin lugar a dudas, el mejor aperitivo de lo que queda por venir, como así lo aseguraban los que cada año se meten de lleno en su papel, bien sea de cigarrón o de pantalla, y al que se sumarán los Peliqueiros de Laza, con la que se completará ese triángulo mágico que ha convertido a la provincia de Ourense en el santo y seña de un Entroido diferente, con raíces históricas que viven su gran esplendor, pues no en vano la de Xinzo viene de ser reconocida como Fiesta de Interés turístico Internacional.