Un 30% más

Los bancos rechazan la oferta de Surco por Maderas Iglesias pese a elevarla a 9,4 millones

Más de la mitad se destinaba a satisfacer créditos privilegiados

Protesta de los trabajadores de Maderas Iglesias por la situación de la compañía.

Protesta de los trabajadores de Maderas Iglesias por la situación de la compañía. / Marta G. Brea

Surco Interiors incrementó más de un 30% su oferta por Maderas Iglesias, en liquidación efectiva desde el 30 de mayo tras acumular impagos con cinco entidades de crédito, pero su mayor apuesta no fue suficiente para estas últimas. Los bancos vetaron la propuesta del grupo vasco pese a aumentar su importe de los 7 millones iniciales a los 9,4 millones que han llegado a plantear ahora, y aunque de ese montante más de la mitad (5,1 millones) tuviese como fin satisfacer créditos privilegiados –los que tienen prioridad sobre otros en el proceso de liquidación de bienes, como es el caso de los bancarios–.

Así lo ha podido saber FARO de mano de fuentes cercanas a la delicada situación que actualmente atraviesa la empresa que en su día se coronó como la reina de la tarima flotante, que fue a pique con la crisis del ladrillo. El conglomerado con sede en Azpeitia (Guipúzcoa) y filial en Silleda (Pontevedra), dedicado al diseño, fabricación y venta de parqué para interiores, ofreció 5,6 millones que se pagarían, como precio cierto, simultáneamente al otorgamiento de la escritura pública de venta de la unidad productiva. También subrogar la deuda con la seguridad social correspondiente a los trabajadores subrogados (1,3 millones), asumiendo además de esta subrogación un pasivo contingente ante un eventual despido que supondría un ahorro de 2,5 millones para la firma concursada.

De todos los aumentos, llama la atención el que hace referencia a los bienes inmuebles sujetos a crédito privilegiado, que en la primera oferta rondaban los 3 millones y ya se han elevado un 70%. Asimismo, Surco Interiors se comprometió a llevar a cabo una inversión inmediata por valor de un millón de euros para automatizar la fábrica.

El bloqueo de los bancos a las dos ofertas presentadas fue denunciado por los sindicatos CIG, UGT y CC OO, que en un comunicado remitido a los medios criticaron que las entidades de crédito que hace una década asumieron la deuda de Maderas Iglesias “veten” las operaciones de compra de la empresa. Reprobando la “despreocupación” del Gobierno gallego y la “codicia” de las compañías financieras, exigieron a la Xunta que obligue a los bancos a aceptar alguna de las propuestas presentadas en el juzgado.

Surco Interiors puja en estos momentos junto a Meifus Global Holding por hacerse con la emblemática –y antigua– reina de la tarima flotante. Según reconoció el CEO del grupo vasco, Faustino García-Moncó, en una breve entrevista realizada hace meses con este periódico, su objetivo es lograr facturar entre 40 y 45 millones anuales durante la fase de arranque de la fábrica: “Esta operación no solo facilitaría la ampliación del negocio, sino también el aumento progresivo de la plantilla en los próximos años”.