Los diésel siguen en caída libre y son ya solo uno de cada diez coches vendidos en Galicia

El mercado enfila su primer ejercicio al alza desde 2018 tras un incremento del 10% en las matriculaciones hasta noviembre

Un cliente en un concesionario de coches.

Un cliente en un concesionario de coches. / Gustavo Santos

Julio Pérez

Julio Pérez

El mercado automovilístico tosió en España antes de contagiarse por el coronavirus. Después de batir su máximo histórico en 2018 –casi 46.100 matriculaciones en Galicia y por encima de 1,3 millones en todo el país– ya en 2019 llegó la resaca. Las ventas bajaron un 12,7% en la comunidad (40.245) y el 4,8% en el global del Estado (1.258.260), aunque el sector en el aquel momento no parecía demasiado preocupado. Anfac, que integra a los fabricantes, apeló al sentido común. Era un buen dato, cerca de los niveles “naturales” . Lo mismo pensaron los concesionarios, sin esconder ciertas reservas “por el ruido en torno al diésel”. Daban por hecho que la incertidumbre continuaría en 2020 y anticiparon otro recorte del 3%. “Este resultado puede mejorar o empeorar en función de la evolución que tenga la economía, el empleo, la confianza del consumidor o el contexto político”, esgrimió Faconauto.

La patronal de vendedores Ganvam aprovechó el cambio de tendencia para reclamar “una estrategia clara y bien fundamentada en materia de movilidad que insufle confianza en el comprador”. La pandemia desbarató cualquier pronóstico. Las ventas se desplomaron el 23% en Galicia y un 32% el total nacional, profundizando en los números rojos que el mercado ha mantenido hasta ahora.

Un 10%

En noviembre se comercializaron 2.195 turismos en Galicia, un 7,8% más que en el mismo mes de 2022. A falta solo de diciembre para finiquitar el ejercicio, las matriculaciones registran un ascenso del 10%, hasta superar las 22.300. Será el primer año que el mercado autonómico cierre al alza desde 2018, en números, eso sí, todavía muy inferiores a la etapa pre-COVID. La subida en todo España fue del 7% en noviembre y del 17,% en el acumulado hasta noviembre. “La estabilidad en la producción ha permitido una mejor respuesta de cara a los puntos de venta”, explica el sector, que señala al canal de particulares y de empresas como empuje de las ventas “principalmente de vehículos de cero y bajas emisiones, que han copado el 53% del mercado general”.

matriculaciones de turismos W

matriculaciones de turismos W / Hugo Barreiro

Los coches de combustibles alternativos concentran también en Galicia una de cada dos ventas. Eléctricos, híbridos, hidrógeno y el resto de vehículos sin motor de combustión alcanzaron las 11.300 matriculaciones tras un alza del 23%. Otras 8.000 unidades fueron de gasolina, con un incremento del 6%. El diésel extiende su desplome. En el caso de noviembre, las ventas de turismos de gasóleo bajaron a la mitad (únicamente 207) y en todo lo que va de año disminuyeron prácticamente el 16%, hasta los 2.941. Suponen tan solo una de cada diez operaciones.

Cambio de hábitos

Desde Anfac destacan, precisamente, el progresivo avance de los híbridos convencionales, “a punto de convertirse en la primera elección de los compradores”. “Las matriculaciones en noviembre se han comportado mejor de lo esperado, sobre todo gracias a la aportación del canal de particulares, esa venta uno a uno que hace el concesionario”, afirma Faconauto, que resalta la importancia de que “hay coches en el mercado, hay stock en los concesionarios suficiente y eso, lógicamente, da más alegría a la actividad comercial”. Ganvam suma a las razones del dinamismo la pausa del Banco Central Europeo en los tipos de interés, “un estímulo” para los compradores.

Entre las preferencias en Galicia sobresale la cada vez mayor cuota de la marca china MG. De ser una absoluta desconocida salta al puesto 15 entre las más vendidas en la comunidad: 748 coches vendidos. A la cabeza se mantienen Toyota (2.427), KIA (1.850) y Hyundai (1.775).