La decisión

El administrador concursal de Ganomagoga propone a GRI para hacerse con Talleres

Choca contra la plantilla, que alerta a la jueza sobre la oferta: “Infringe preceptos legales que hacen imposible su adjudicación”

Manifestación llevada a cabo por los trabajadores de Ganomagoga, tras la declaración del concurso voluntario de acreedores.

Manifestación llevada a cabo por los trabajadores de Ganomagoga, tras la declaración del concurso voluntario de acreedores. / Ricardo Grobas

FCH Social y Mercantil es el bufete coruñés que desde abril tomó las riendas de la quebrada Ganomagoga, asumiendo el rol de administrador concursal. Durante estos meses, casi medio año, se ha encargado de gestionar un procedimiento judicial que previsiblemente concluirá el mes que viene, cuando se adjudiquen las distintas unidades productivas en las que se fragmentó el conglomerado industrial tras su caída. La más importante es la UPA de Areas, que contempla las recientemente remodeladas instalaciones de Talleres Ganomagoga y los cerca de 100 profesionales que en ellas trabajaban hasta comienzos de 2023, vinculados todos a la producción de tramos de torres eólicas. A ojos de FCH Social y Mercantil, la propuesta más válida para hacerse con parte de este pack es la de GRI Renewable, precisamente la oferta que descartan los trabajadores por considerar que “infringe preceptos legales que hacen imposible su adjudicación”.

Así de tajante se ha mostrado el comité de empresa en la valoración que ha emitido a la jueza que se ocupa del caso. Según indica en su informe, al que ha tenido acceso FARO, dicha intención de compra incumple varios artículos del TRLC (texto refundido de la Ley Concursal) y del Estatuto de los Trabajadores. Por un lado, al tratar de “limitar” el importe de los créditos laborales y de Seguridad Social correspondientes a los empleados subrogados; por el otro, al querer “imponer” la extensión de un expediente de suspensión correspondiente al anterior empresario.

Conforme denuncia la plantilla, GRI Renewable “no aporta ningún plan de negocio”. Tampoco tiene “actualmente, ni a corto plazo, carga de trabajo ni para sus propios trabajadores”, algo que ya avanzó este periódico al publicar el ERTE que su filial de O Carballiño comunicó a sus más de 300 empleados en primavera. Por si con ello no bastase, el personal advierte del cierre que la multinacional está acometiendo en su planta GRI Castings, que fue adquirida, al igual que intenta ahora con Talleres Ganomagoga, a través de un procedimiento concursal.

“No podemos obviar que GRI tuvo responsabilidad directa en el cierre de Talleres Ganomagoga al reducir los trabajos encargados drásticamente en el último año sin margen de maniobra, lo que precipitó el cierre. Llama cuanto menos la atención que, tras reducir a mínimos los trabajos encargados al centro de Ponteareas, pretenda ahora hacerse con todos los activos de Talleres Ganomagoga y dar trabajo efectivo a los trabajadores cuando no tiene trabajo ni para sus propios trabajadores”, reza el escrito remitido a la justicia.

¿Una cuestión de precios?

La plantilla, que respalda en su amplísima mayoría la segunda propuesta, presentada por Emobi Industries a través de Inbersa, choca así con el dictamen de su administrador concursal, cuyo veredicto tilda de “sesgado”. Entre los argumentos que da FCH Social y Mercantil para defender la oferta de GRI Renewable está que ofrece 500.000 euros por la UPA frente a los 200.000 de Emobi Industries, si bien los empleados recuerdan que la primera contempla la compra de las instalaciones (y supondría malvenderlas, ya que están valorados en más de dos millones) y la segunda no (las alquilaría, permitiendo venderlas por separado para ganar más liquidez).