Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El norte luso moviliza 2.300 millones con los fondos COVID, 750 en la frontera con Galicia

El Gobierno aprueba 51 grandes proyectos tractores en todo el país, incluido el de Stellantis, con inversiones de 7.500 millones | Solo el área de Oporto aglutina casi 1.400 millones

Línea de montaje de la planta de Stellantis Mangualde Grupo PSA

La ejecución de los fondos Next Generation, anunciados para “reparar los daños económicos y sociales inmediatos causados por la pandemia” de COVID, no es sencilla. En España, el primero de los Perte (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) concretados, el del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC), todavía se encuentra en la recta final de la asignación de ayudas para los proyectos presentados. No sin polémicas (como las exclusiones de las iniciativas de Stellantis y la gigafactoría de Extremadura), según el reparto provisional tan solo se emplearía el 23% de la dotación total de 2.975 millones. Tampoco está siendo fácil en el país vecino. En Portugal, el Gobierno dirigido por António Costa solicitó la semana pasada ante la Comisión Europea una ampliación para poder ejecutar su Plano de Recuperação e Resiliência (PRR) más allá de 2026. Y eso que, según parece por los anuncios realizados, al otro lado de la raia las iniciativas están empezando a cristalizar. El mes pasado se firmaron los primeros contratos para 13 de los 51 proyectos tractores aprobados en materia de industria. En total, suponen una movilización de 7.572 millones de euros en inversión en todo el país, de los que un tercio son para la región norte. En esta zona, empresas, universidades y centros tecnológicos participan o lideran iniciativas por valor de 2.294 millones, de los que 750 recaen en las comarcas más cercanas a Galicia.

Portugal abrió una convocatoria de ayudas para que se presentasen proyectos tractores, denominados “Agendas Mobilizadoras para a Inovação Empresarial”, con el objetivo de crear consorcios formados por empresas (incluidas pymes) y entidades científico-tecnológicas que aportasen iniciativas para revolucionar la industria en diversos sectores. Dotado en un principio con 930 millones de euros, tuvo que ser ampliado hasta los 3.000 millones debido a la buena acogida.

El primer ministro portugués, António Costa MIGUEL A. LOPES

Tras una fase de negociación, se presentaron un total de 64 consorcios, cuya inversión prevista ascendía a 8.385 millones. Finalmente pasaron el corte 51, de los que ahora empiezan a firmarse los primeros contratos. El último fue el de Stellantis, que puso sobre la mesa un ambicioso plan de 137 millones de euros para lanzar la nueva Fiat Doblò eléctrica (que comparte con la planta de Vigo) en su factoría de Mangualde. Recibió 60 millones de euros.

El de Stellantis es uno de los 51 proyectos, que alcanzan una inversión conjunta de 7.572 millones. De ellos, el grueso corresponde al sector de la energía, con 2085 millones, que además contiene el proyecto más ambicioso, liderado por GALP. Asciende a 914 millones de euros y busca crear una cadena de valor centrada de las baterías para automoción con su iniciativa CVB.

A este nicho le sigue el de las tecnologías de producción e industrias de producto, con 1.888 millones, y más lejos están otros consorcios en sectores como el de transportes, movilidad y logística (689 millones) o tecnología de producción e industrias de proceso (674 millones). En este último se engloba la iniciativa presentada por la planta Volkswagen Autoeuropa, Transição para a fábrica do futuro, de 167 millones.

Los otros sectores son el del automóvil, aeronáutica y aeroespacial (de 537 millones y en el que está GreenAuto, de Stellantis Mangualde), de tecnologías TIC (385 millones), salud (238), materias primas y materiales (236) y agroalimentario (234). Por último, con solo un proyecto tractor en cada caso, están las áreas de la economía del mar (168, de Inovamar), turismo (151, de Palminvest), forestal (150,9, con una única iniciativa de Altri, que también promueve fábrica de fibras textiles en Galicia) y hábitat (136, de Bosch Termotecnologia).

Frontera

Las “agendas mobilizadoras” recogen a un total de 933 empresas y 111 entidades de educación superior (universidades) y del sistema científico o tecnológico. Como no, muchas están en la región norte, que viene de vivir un bum industrial en los últimos años. La subregión de Oporto y su área aglutina 1.393 de los 2.294,6 millones de euros de inversión en la zona.

Braga concentra 245 millones en inversión y Boticas, cerca de Ourense, 123 millones

En lo que respecta a las cinco subregiones más pegadas a Galicia (Alto Minho, Alto Tâmega, Cávado, Ave y Terras de Trás-os-Montes), la movilización de fondos alcanza los 750 millones, siendo las localidades que más inversión captan la de Braga, con 245 millones por los múltiples proyectos en los que participa la universidad y las empresas de la zona, y la de Boticas, con 123 millones por uno de los dos proyectos de Galp.

De las doce localidades lusas en la raia, la mitad captan inversión. Son casi 35 millones que se reparten entre Vila Nova de Cerveira (15,7 millones), Valença (2,1), Monçao (7,7), Arcos de Valdevez (0,8), Terras de Bouro (0,4) y Bragança (8).

Compartir el artículo

stats