Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corredor pone a Galicia en cabeza de la eólica marina y pide "un despliegue ordenado” del sector

La presidenta de Redeia, el nuevo nombre de REE, confía en la aceleración de las interconexiones como la de Galicia con Portugal

Corredor con el secretario del consejo, Carlos Méndez-Trelles (izda.), y el CEO, Roberto García . | // REDEIA

Hace tiempo que REE es muchísimo más que el transportista de la electricidad y un ejemplo imitado en todo el mundo de integración de las tecnologías renovables en el sistema energético. Tiene la mayor red de fibra oscura del país a través de Reintel, el negocio satelital de Hispasat, una plataforma tecnológica propia llamada Elewit y la filial internacional Redinter con la que opera en Latinoamérica. La compañía se aleja del negro clásico de su imagen corporativa y apuesta por el azul y el turquesa, colores simbólicos en la sostenibilidad y la innovación, para rebautizarse como Redeia, una nueva marca para “la nueva realidad de la corporación”.

“Un grupo sólido y diversificado, referente en los sectores de la energía y las telecomunicaciones”, según la presidenta, Beatriz Corredor, que quiere reforzar su posicionamiento como “gestor global de infraestructuras esenciales”. En el caso de los tendidos y las subestaciones, Redeia tiene por delante el desafío de adaptar el esqueleto eléctrico al acelerón de las fuentes limpias, siguiendo el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y, sobre todo, la planificación de proyectos hasta 2026 encargado por el Gobierno. Ahí aparecen las actuaciones destinadas a absorber la producción de las hidroeléctricas de bombeo y parques eólicos marinos previstos en la comunidad.

"El mayor potencial"

“Galicia tiene el mayor potencial de eólica marina de España, según las zonas que orientativamente se han determinado, y nosotros estamos preparando la red para que este tipo de energía eólica se incorpore cuando esté disponible la regulación”, aseguró Corredor durante una comparecencia de prensa ayer tras la celebración de la junta de accionistas de Redeia. El servicio de estudios de la compañía realiza en estos momentos “una comparativa muy exhaustiva” sobre las tecnologías de offshore que se están aplicando en Europa para analizar cuáles son las mejores opciones en España “en subestaciones, cables y aerogeneradores flotantes” ante la gran profundidad del lecho marino.

Los dos centros de control de Redeia, uno dedicado a renovables, en su sede central. // Redeia

“Hay un camino que recorrer donde Galicia está muy bien posicionada”, subrayó, con una defensa expresa de “seguir un trazado basado en la potencia del operador del sistema” –de la capacidad, por tanto, de la propia Redeia para evacuar la generación– para evitar que esas redes “se desplieguen con desorden o afectación al medio ambiente, los fondos marinos o la actividad pesquera”.

"Hay un camino que recorrer en eólica marina donde Galicia está muy bien posicionada"

Beatriz Corredor - Presidenta de Redeia

decoration

Interconexión con Portugal

La gran interconexión con el norte de Portugal es la joya de la corona de la planificación eléctrica en Galicia y una infraestructura fundamental para fortalecer el sistema peninsular dentro de la unión energética europea. La línea cuenta con la declaración de impacto medioambiental del Ministerio de Transición Ecológica para el tramo gallego y “en días, semanas, meses se tendrá que avanzar también en las autorizaciones pertinentes”. “Procuramos, sobre todo, explicar a las comarcas afectadas de qué manera mejora su vida estas interconexiones”, aseguró Beatriz Corredor, ante la oposición social que el trazado despertó en algunos concellos de Galicia, particularmente Arbo.

“Hay procesos larguísimos de tramitación, de análisis medioambiental”, explicó Roberto García Merino, consejero delegado de Redeia, que confía e ver “avances ya reales, físicos” en la interconexión con Portugal y en la nueva con Francia a través del golfo de Bizkaia “en los próximos dos o tres años”. “Es absolutamente imprescindible que se agilice la tramitación de todas las interconexiones”, reclamó Corredor, pensando ya en las otras dos en cartera hacia Francia por el impulso renovable que obsesiona a la UE para desenchufarse de Rusia. “Si antes se podía entender erróneamente como una urgencia de España hacia Europa –remarcó–, ahora la urgencia es de Europa hacia España”.

“No hay absolutamente riesgo de suministro”


En España hay en operación ahora mismo 114.500 megavatios (MW) en operación y el último pico de demanda se remonta a 2007 con 45.000 MW. Hay capacidad instalada de sobra para cubrir el consumo de hogares e industrias, pensando también en que una parte muy relevante, 28.000 MW, son parques eólicos que no siempre están disponibles por razones obvias de meteorología. “Pero es que dentro de esos 114.500 tenemos 14 tecnologías de generación distinta”, detalló Beatriz Corredor, “por lo que hay una absoluta diversificación de nuestro parque de generación eléctrica”. La presidenta de Redeia contestaba así a las dudas sobre un posible apagón como las que ya surgieron en invierno. “No hay absolutamente ningún riesgo de suministro en España, ni en la punta de verano, ni en la punta de invierno por motivos bastante repetidos”, insistió. El 24 de julio del pasado año, cuando a las 5 de la tarde un incidente en Francia desconectó a España del sistema eléctrico europeo, “en una hora todo el mundo recuperó el suministro”. “No se descongelaron ni los helados. Eso da una idea de la precisión, rigor, resiliencia y fortaleza de nuestro sistema”, dijo.

Compartir el artículo

stats