Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El refuerzo de la red eléctrica de Galicia incluye conexiones para eólica marina y “gigabaterías”

La gran “autopista” energética que REE construirá con Portugal estará lista en 2024

Subestación de REE en Silleda para alimentar la alta velocidad por ferrocarril. // Bernabé / Javier Lalín BERNABE/JAVIER LALIN

La transición energética se alimenta de electricidad, la única fuente en estos momentos capaz de aprovechar los recursos renovables para jubilar al carbón en la economía. Pero la integración masiva de tecnologías verdes supone un enorme desafío para el sistema eléctrico en España, que pasa de un patrón relativamente sencillo para cubrir la demanda –las térmicas o las nucleares se encienden a gusto del consumidor– a “un escenario en el que la producción potencial de la generación renovable y su ubicación serán las que fundamentalmente caractericen los flujos que debería soportar la red de transporte”, condicionada por la variabilidad del viento, el sol y la lluvia.

En un mismo día, un territorio será excedentario y deficitario, como recuerda la Planificación eléctrica 2021-26, donde se recogen todas las nuevas infraestructuras y refuerzos que ejecutará Red Eléctrica de España (REE) por encargo del Gobierno central. La hoja de ruta acaba de recibir el visto bueno del Consejo de Ministros e incluye en Galicia los desarrollos necesarios para enganchar parques eólicos marinos y la conversión de hidroeléctricas en centrales de almacenamiento.

Esqueleto eléctrico de Galicia

A diferencia de otras comunidades, el esqueleto eléctrico de Galicia cuenta con margen suficiente para integrar el incremento de generación eólica previsto por los huecos que dejan las dos centrales de carbón en los enchufes que ya existen. Habrá mejoras puntuales, como la ampliación de las subestaciones de Tomeza (Pontevedra) para apoyar la distribución eléctrica en la zona y la de Boimente, donde se vuelca una parte importante de la generación eólica del norte de Lugo. Se ampliarán también las subestaciones de Xove y la de Atios (O Porriño) “para hacer posible la futura conexión de generación eólica marina”.

Tanto la Mariña luguesa como la costa sur de la provincia de Pontevedra son, según el Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM), zonas aptas en principio para la colocación de parques offshore, junto con varios enclaves frente a Ortegal. La incorporación de ambas conexiones confirma el interés de las administraciones y del sector energético por el desarrollo de la eólica flotante en Galicia. Iberdrola y el consorcio de BlueFloat y Quantum presentaron proyectos que suman casi 2.000 megavatios (MW) de potencia.

Bombeo e interconexión con Portugal

En Vilariño de Conso se levantará una nueva subestación “para facilitar la conexión de nuevas instalaciones de almacenamiento”. Entre ellas destaca el proyecto de Iberdrola para convertir su central hidroeléctrica en este concello ourensano en una de las mayores gigabaterías de España con la incorporación de un sistema de bombeo de 900 MW a partir de dos embalses utilizados actualmente para producción convencional.

Uno de los “principales hitos” del futuro de las infraestructuras eléctricas en Galicia será la gran autopista con Portugal. Su larga y tortuosa historia arranca en 2007, cuando REE y su homóloga lusa, REN, apostaron por impulsar la interconexión. La previsión inicial de funcionamiento se remonta a 2013-2014. La ralentización de la tramitación en Portugal y los problemas que se encontró la línea a su paso por el municipio de Arbo dilataron todo el proceso que, según la nueva planificación, concluirá en 2024. La inversión ronda los 54 millones de euros. El incremento de la capacidad para exportar e importar electricidad al otro lado del Miño es un paso de gigante para integración del mercado energético en toda Europa y permitirá sumar casi 300 gigavatios hora (GWh) adicionales de producción renovable.

Concentración de Eólica Así Non, ayer, en el Parlamento. // Xoán Álvarez XOAN ALVAREZ

Concentración contra la eólica

El colectivo Eólica Así Non se concentró ayer frente al Parlamento para pedir al Gobierno gallego que derogue las conocidas como "leyes de depredación" que fomentan "megaproyectos eólicos" que no "respetan" el rural y denunciar que se le están poniendo "trabas" a la ciudadanía para presentar alegaciones. Bajo el lema "Non imos calar" y con proclamas como "Partido Popular, inimigo do rural", "eólica sí, pero non así" o "queremos traballar no noso rural", los manifestantes han exigido un modelo éolico completamente nuevo, adaptado a la situación actual, respetuoso patrimonial, social y medioambientalmente, y acorde a las directivas europeas.

Compartir el artículo

stats