Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navalia 2022

Armón ultima la firma de un bacaladero de casi 60 metros y apura el ferri de Baleària

El barco, de armador español, tiene 1.875 GT | El astillero vigués prevé botar en agosto el buque de pasaje de 80 metros | Alperi se estrena en la feria como dueño de Barreras

El expositor de Armón. En el recuadro, una recreación del arrastrero. / MARTA G. BREA

Navalia fue el estreno del grupo asturiano Astilleros Armón como el nuevo dueño de las instalaciones de Hijos de J. Barreras. Aprovechando la inauguración de la feria y la visita del rey, el máximo responsable de la firma, Laudelino Alperi, acudió al evento vigués. En declaraciones a FARO, se mostró contento por la resolución de la adjudicación. “Con Barreras vamos a ir poco a poco”, reconoció de forma prudente. Aunque todavía están “trabajando” en cómo acoplar la actividad de su astillero en la ciudad (desde 1999) con el recién adquirido (el plan pasa por derribar el edificio de Aucosa que se interpone), Alperi se muestra confiando en dotar de pedidos las instalaciones: “No vamos a tener problema de carga de trabajo”. De hecho, Armón continúa cerrando pedidos. A los recientes oceanográficos para Islandia o Nueva Zelanda, el grupo está a punto de sumar un nuevo bacaladero de casi 60 metros de eslora para un armador español. El último de este tipo que se construyó en España fue hace ya 17 años.

El grupo se encuentra en la recta final en varias licitaciones internacionales, en especial del nicho de los buques oceanográficos en el que se disputa la corona en el país con otro astillero vigués, Freire Shipyard. El stand de Armón en Navalia era ejemplo de ello, con un espacio privilegiado para el nuevo barco de casi 85 metros que construye ya para el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y cuya presentación oficial tuvo lugar el lunes con la visita a la atarazana de la ciudad de la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant.

El bacaladero, cuyas negociaciones están muy avanzadas, es para una de las armadoras españolas que explotan el bacalao y supondrá el reemplazo de una de las unidades en activo, animando de nuevo la renovación de la flota pesquera que se vio truncada por el estallido de la pandemia. La contratación estaba pendiente de la resolución de los problemas entre Noruega y la Unión Europea por la cuota, resueltas el mes pasado con un acuerdo para restablecer el cupo que le corresponde a los buques comunitarios, entre ellos los gallegos.

Recreación del arrastrero

La eslora total proyectada para el arrastrero congelador es de 58 metros, con una manga de 13,2 y un arqueo (mide el tamaño de los buques) de 1.875 GT (gross tonnage, tonelaje bruto).

Está por ver si esta será una de las unidades que nutrirán la nueva megafactoría que formará Armón en la ciudad olívica. De ser así, se sumaría al oceanográfico de 70 metros para Islandia o a otro arrastrero de 60 metros para la firma argentina Red Chamber.

Por otro lado, Armón Vigo continúa con las construcciones en marcha. En concreto, está ultimando las pruebas del oceanográfico irlandés Tom Crean para su entrega este mismo verano y acelera la obra del ferri eléctrico de Baleària con la intención de botarlo el próximo agosto. Esta unidad tiene 80 metros y su característica más significativa, además de la motorización, es que será de tipo double ended, es decir, con rampas de entrada y salida tanto a popa como a proa.

Compartir el artículo

stats